súper secreto

Operativo anti espías de Alfaro: ¿qué esconde?

El técnico de Boca bajó la persiana: en la previa vs. River hay cada vez más seguridad en Casa Amarilla, el cerrojo se volvió muy intenso y hasta mudaron a la prensa.
jueves, 17 de octubre de 2019 · 15:23

El operativo cerrojo empezó hace rato, ya no es nuevo en el Mundo Boca. Sin embargo, a medida que pasan los días y se acerca la revancha con River, sí se van tomando otras precauciones que antes no existían. Y en esta oportunidad no sólo porque este jueves Gustavo Alfaro aprovechó la lluvia para encerrarse (otra vez) a ver videos con el plantel, sino porque además ahora la prensa no pudo estar en el mismo lugar donde siempre se hicieron las guardias periodísticas y hubo mudanza. Mirá...

Habitualmente, las veces que la práctica de Boca es cerrada en Casa Amarilla, los periodistas hacen la guardia en las cómodas instalaciones que el club les ofrece en la Bombonerita, a metros de donde trabajan los jugadores y Lechuga. Allí, donde por lo general también se realizan las conferencias, la prensa pasa largas horas pase lo que pase. Este jueves, y con la idea de que el cerrojo sea cada vez más intensivo y ni siquiera se puedan escuchar los gritos de los futbolistas y no haya "espías" de ningún tipo, la disposición fue que los medios debían trasladarse al Hall principal en la Bombonera, ubicado en Brandsen y las vías.

Esta medida se suma a otras que ya había adoptado el plantel, siguiendo la línea que marcó la Dirección Deportiva del club. Apenas se supo que el rival de la semis de la Libertadores era River, los jugadores y CT cerraron filas y se cortó el contacto con la prensa. "La idea es que ninguno pueda pisar el palito y queden mal parados", le explicaron a Olé. Es decir, hubo un par de excepciones: las veces que desde Boca mismo salieron las notas editadas de los jugadores, donde obviamente no había repreguntas, y el día de la Cena Anual de Boca Social, donde Alfaro, Tevez y otros integrantes dejaron algunos títulos interesantes.

Pero también en este tiempo cambió la modalidad de concentración, sobre todo después de la ida en el Monumental: el plantel se encerró de martes a sábado en el hotel Madero y laburó en doble turno en Casa Amarilla. Y aquí entra también el trabajo meticuloso de Alfaro que, como ya pasó hace algunos días, aprovechó el temporal y en la previa de Racing todos vieron videos analizando distintos sistemas, tácticas, errores y demás cuestiones... Siempre pensando en River.

El cerrojo es cada vez más intenso, está claro. Al punto tal que el propio Lechuga interrumpió por un tiempo su relación con la prensa. En boca saben que el del martes es el partido del año y por ahora no pareciera haber más nada antes o después de ese compromiso. Y para esperar ese día, nada mejor que estar juntos, concentrados y encerrados.

Fuente: Olé

Comentarios