El peor fin de año de la AFA

viernes, 23 de diciembre de 2016 · 09:24

 Por Daniel Lagares 


Las endebles estructuras del fútbol argentino aguantan, como pueden, el viento cruzado. Nadie puede garantizar cómo será la AFA en 2017. No hay dinero en la calle Viamonte, no hubo acuerdo con las sociedad Turner-Fox por los derechos televisivos, no pasó del anuncio la propuesta de ESPN-Mediapro impulsada por Marcelo Tinelli y ayer Daniel Angelici propuso la continudad del programa Fútbol para Todos. Está vigente la denuncia penal de la AFIP y la exigencia de la jueza María Servini de llamar a a elecciones antes de fin año. En ese punto la guerra interna es cada día máz feroz. Y en medio de ese panorama, Armando Pérez, presidente de la Comisión Normalizadora, lucha por su vida, internado en el Sanatorio Otamendi.

 "No estamos al tanto", dijeron anoche fuentes del Gobierno a Clarín. Fue lo más cercano a una respuesta oficial a "seis meses más para poder negociar" que horas antes había pedido Angelici en La Red. El presidente de Boca pretende mantener el FPT hasta que la AFA  encuentre nuevo  socio. Suena a un "lance" y suena más a un pase de factura a sus compañeros dirigentes.

"Yo no rescindo ningún contrato si no tengo firmado otro", había dicho  Angelici quien remarcó su voluntad de cerrar la relación con el Estado pero "así apurado no". Añadió que "tenemos que seguir seis meses más para poder negociar y tenemos que conseguir esa guita para poder sentarnos con las empresas, porque te ven desesperado y te ofrecen un chupetín y una Coca". Parece una curiosidad, pero no lo es. Javier Medín, abogado vinculado a Boca y uno de los cuatro miembros de la Comisión Normalizadora, negocia en estos días con el Gobierno los términos de la rescisión del contrato por el FpT. Busca resarcimiento por la ruptura del vínculo casi dos años antes de lo establecido.

Anoche Angelici compartía con el presidente Mauricio Macri la fiesta de casamiento de Carlos Tevez. Tal vez, entre champagne y coincidencias azul y oro, hablaban del tema.

En la costa oriental también estaba Claudio Chiqui Tapia el hombre que lidera el poderoso grupo de dirigentes del ascenso. Antes de acompañar a Tevez, dijo en Radio 10  que "si en marzo no hay presidente, dudo que el año que viene haya fútbol. Los dirigentes tienen que elegir las autoridades de la AFA, no el gobierno. Mientras no tengamos un presidente de AFA legítimo estas cosas van a seguir pasando". Una bomba. Una más. A esa hora, Armando Pérez seguía en el Otamendi.

La encerrona no avizora una salida. Tapia reclama que el presidente futuro sea elegido por los 75 dirigentes, aquellos que empataron 38-38. Sin embargo, la FIFA, tras aquel escándalo, designó a la Comisión Normalizadora integrada por Pérez, Medín, Pablo Toviggino y Carolina Cristinziano, con dos objetivos: reformar los estatutos y llamar a elecciones, de acuerdo al proyecto final que aún no envió la FIFA. Si, como se cree, ese proyecto reduce el número de representantes, entonces los clubes de ascenso perderán poder. Es la madre de todas las batallas. Pero, en medio de eso, la jueza Servini ordenó reformar los estautos y llamar a elecciones antes del 30 de diciembre. el lunes se reunió con las varios dirigentes a los que les aclaró que el 30 es la fecha límite para convocar y no para hacer, las elecciones. Hay coincidencia en que el nuevo presidente de la AFA se conocerá en marzo de 2017. 

Cómo sobrevivir sin el dinero del FpT, sin nuevos patrocinador televisivo y, hasta ahora, sin indemnización por el contrato concluido con el Gobierno, es el desafío de los dirigentes. 

Comentarios