Pastore: “Ojala el 2016 sea el año en que la Selección gane un título”

Después de un 2015 con muchas críticas, Pastore pidió su deseo para el año que recién comienza. Y banca al Tata... “Estamos a muerte con él y su idea, siempre va a morir con la suya”, reconoce.
sábado, 02 de enero de 2016 · 10:54
Messi va a seguir ganando premios a lo largo y ancho del mundo; en unos días seguramente ponga el quinto Balón de Oro en su vitrina; también, sin dudas, romperá todos los récords habidos y por haber; gritará más goles, dibujará más gambetas, levantará más trofeos con el Barcelona, como los cinco de seis que ganó el año pasado. Sin embargo, hay un solo partido, uno solito, que todavía no pudo ganar y que le cuesta horrores. Y es el estigma que existe sobre él, de parte de unos pocos, que sostienen que "mientras no gane nada con la Selección, no va a ser como Maradona”. Para colmo, esos dichos se agigantaron con las derrotas en la final del Mundial de Brasil y en la de la Copa América de Chile.

De eso habla, en parte, Javier Pastore, uno de los componentes de esta generación dorada a la que solamente le falta una corona para espantar algunos fantasmas. Y el Flaco, que en Asunción le pidió prestada la 10 a Leo, le apunta a la Copa América Centenario que se jugará en junio en Estados Unidos. "Ojalá el 2016 sea el año en que la Selección gane un título”, le dice el volante a Olé y pide su deseo para este año que arrancó ayer. "Son campeonatos que te dan la posibilidad de entrenar y pasar más tiempo juntos y ayuda mucho para el funcionamiento de cualquier equipo. Y además, obvio, es la chance ser campeón”, sigue con su relato el hombre que es el jugador fetiche de Martino, pese a que su 2015 con la Selección tuvo varios altibajos.

-Después de la Copa en Chile se habló mucho de la Selección, ¿dolieron las críticas?

-Cuando realmente el equipo jugó mal contra Ecuador (0-2) y perdimos, las críticas tenían razón. Jugamos muy mal. Si uno ve las críticas las tiene que aceptar. Pero después cuando hace las cosas bien, aunque no se den los resultados, y llegan las críticas de manera exagerada sí molesta.

-En medio de ese contexto, ¿es más difícil tratar de implementar la idea que pregona el Tata?

-Y sí. Un equipo que trata de jugar bien y no gana, siempre es más criticado que otro que juega mal y pierde. Un equipo que juega mal, de diez partidos tiene chances de perder nueve y una de ganar; y otro que juega bien tiene nueve de ganar y una de perder. Entonces cuando perdés te van a criticar el doble que a cualquier otro. Cada vez que esta Selección pierde se critica el juego, los jugadores y la idea.

-¿Cómo pensás que le pegan las críticas al DT?

-El Tata está tranquilo, convencido de a lo que quiere jugar, sigue trasmitiendo siempre lo mismo. No ha cambiado su forma de ver el fútbol, su sistema de juego, por una o dos derrotas. Le pone el pecho a su estilo. Nosotros estamos a muerte con él y la idea de juego que tiene. Yo no veo que vaya a cambiar su idea por las críticas o los resultados. Martino va a morir con la suya.

-Y encima en 2015 les tocó no tener a Messi durante varios partidos...

-Leo es un grande. A veces se nos hace difícil no depender de él porque es un jugador extraordinario que si está vos sabés que en cualquier momento te hace ganar un partido él solo. Igual, creo que fuimos aprendiendo. Tenemos que ser más fuerte como equipo y como grupo para encontrar el juego sin Messi.

-Como pasó con el triunfo en Colombia.

-Con Leo tenemos un plus y siempre vamos a querer que esté. Pero también tenemos que saber jugar con y sin él . Y creo que algo de eso se vio en Colombia y se fue logrando.

-Igual, por las dudas, que Leo esté siempre, ¿no?

-Ja, ¡obvio! Que estén él y todos. A mí me pasa a veces que digo "tengo a los mejores jugadores del mundo al lado mío”. Estando Messi sin dudas que los rivales lo miran más a él que a nosotros.

A sus 26 años, Pastore está consolidado en Europa. Primero en Palermo y desde hace cuatro años y medio en el PSG. "En todos lados, al principio, siempre me insultaron aunque después me va bien, je”, cuenta y recuerda que en Huracán le sucedió lo mismo. "Yo siempre juego para que me puteen o me ovacionen”, dice el cordobés y sueña con que en la Selección le ocurra lo mismo. "Tengo esa confianza. Con continuidad y con mis condiciones, ojalá que pase lo mismo que en los clubes”, pide. Y agrega: "Si perdemos dicen que no corro y si ganamos dicen que jugué un partidazo, pero seguro lo habré hecho de la misma manera en los dos partidos”.

-¿Sentís que aún tenés que rendir examen en la Selección?

-Siempre es un examen porque jugás cada un mes o dos. Y yo tengo pocos partidos en comparación con otros convocados, pero sí... si quieren decirlo como "examen”. Estoy contento de tener la posibilidad de jugar, hacerlo bien y estar feliz. La veces que me tocó hacerlo mal me quedé muy triste porque no es lo mismo jugar en tu club que en la Selección. En la Selección lo sufro mucho más. Por eso quiero jugar mejor, para no sufrir.

-En algunos partidos, Martino te usó como conductor, ¿te costó?

-En la Selección me cuesta agarrar la pelota porque nos juegan muy atrás y yo trato de buscarla muy adelante; por ahí debería tratar de bajar un poco más para comenzar la jugada desde más atrás para tratar de convertirme en el conductor de este equipo. Pero ojo que tampoco es tanto lo que me pide el Tata.

-¿Y qué te pide?

-Hemos hablado bastante sobre la posición: él quiere que siempre esté por detrás de los volantes del rival para tener la posibilidad de asistir a los delanteros en cualquier momento.

-¿A eso vas a apuntar en este 2016?

-La misma posición que me pide Martino es la que tengo en el PSG. Por eso se me hace más fácil. De a poco vamos a ir encontrando mi funcionamiento y también el del equipo.

"Tuve mucho miedo”

Argentina finalmente iba a jugar el clásico de Sudamérica con Brasil. El Monumental estaba bien, ya no se encontraba inundado como el día anterior, motivo por el cual se tuvo que suspender el partido. Pastore está en el vestuario, vestido con la ropa de la Selección pero en zapatillas, bancando a sus compañeros. Claro, un desgarro le impidió formar parte de la última doble fecha (Colombia, el otro partido) de Eliminatorias de 2015. El esta ahí, sentado. Sin embargo, su cabeza piensa en París. Llegan noticias desgarradoras desde Francia, donde hay atentados por toda la capital. Su mujer y su hija están allá, sus amigos también.

"Me afectó como a todo el mundo. Cuando volví a Francia tuve mucho miedo. Es muy feo lo que pasó, son cosas que no se entienden”, cuenta el Flaco, que lamentablemente perdió dos amigos a causa de los actos terroristas. "Tenían un restaurant a tres cuadras de mi casa. Ese día fueron a ver una banda de rock al teatro que sufrió los ataques. Desgraciadamente estaban adentro”, relata y se estremece cuando recuerda que vive cerca del Le Bataclan, hoy en día todavía en ruinas.

Sin embargo, todo va volviendo a la calma. "Ahora ya hago una vida normal. Por ahí hay más controles y más policías por todos lados. Y menos turistas, claro”, comenta. Y agradece que su pequeña hija Martina y su mujer Chiara están con él: "El reencuentro fue hermoso, como todos. Siempre quiero volver a mi casa para estar con ellas. Son mi vida”.

"Sé que voy a volver”

Pastore aún no puede entender cómo es que caminando por París se cruza con hinchas del Globo que enseguida le piden una foto, una firma o lo que sea. "Siempre pienso en volver a Huracán. A Talleres también, eh. Son los clubes que amo y que me dieron la posibilidad de jugar. Pero no ya. Aún me quedan algunos años más acá en Europa, ya que tengo contrato hasta el 2019”, dice el Flaco, que se queda "hasta las tres de la mañana para ver a Huracán”.

La verdad es que no suena tan ridículo lo que cuenta, ya que además mantiene el contacto con algunos compañeros del 2009 que hoy están en el club. "Con Eduardo (Domínguez) hablo bastante, casi siempre. Tengo buena relación con él y su familia. Con Toranzo lo mismo; es más, la última vez que estuve en Argentina con la Selección, el Pato me invitó a comer a su casa”, dice y sueña con Parque Patricios.

 

(Fuente: Olé) 

Comentarios