Personaje

Un maestro del stick y la bocha

Emiliano Romero viene de cosechar su cuarto título con Richet y Zapata y de despacharse con 43 goles en todo el torneo. Los secretos del goleador que sueña con la albiceleste y la clasificación al Internacional. Por Carla Acosta.
jueves, 03 de septiembre de 2015 · 07:40
Por Carla Acosta

No hay con qué darle, ni a Richet y Zapata y ni a él. Al stick y a la bocha los maneja a su antojo y a los arqueros los vuelve locos. Se trata de Emiliano (26), el mayor de los hermanos Romero del hockey sobre patines, goleador y campeón con la Violeta del Apertura. 

Es una bestia haciendo goles. No es una exageración, simplemente es lo que reflejan los números del último campeonato: metió 43 tantos, 5 de ellos en la final ante Banco Hispano en donde su equipo ganó el partido por un abultado 7 a 1. Dice que su secreto es mirar de frente al arco y encontrar hasta el hueco más imposible para meter la bocha. "Son cosas de las que uno toma consciencia cuando pasa el tiempo y cuando pasan los días, los meses, te das cuenta que se hizo las cosas bien ¿Mi gol favorito de todos? El que hice el año pasado por la final de la  Liga, tras un pase de Gonzalo a siete minutos del final. Ganamos ese partido 7 a 2 y nos consagramos campeones”, expresó. 

Pero esto no es de ahora. Recuerda que por un partido de Liga Nacional (2010) le hizo 11 goles a Federico Sánchez, su actual compañero de equipo que en aquel entonces defendía el arco de Muarialdo: "Ese partido lo ganamos 14 a 7 y cuando Fede llegó a Richet lo cargaba (risas)”. 

Emiliano es oriundo de Santa Lucía y a pesar de que su papá Miguel jugó bastante tiempo al fútbol, él y sus hermanos Gonzalo y Mariano terminaron con los patines en Richet. Jugó un tiempo en Europa y el año pasado se integró al Violeta para alcanzar la cima, cosa que hizo tras conquistar el Clausura ´14, la Liga ´14, el Torneo San Juan ´15 y recientemente la Liga. "Es lindo estar en lo más alto en tan poco tiempo. Tenemos a dos campeones del mundo –su hermano Gonzalo y el arquero Sánchez- y todo es más fácil. Y compartir esto con mis hermanos también es lindo, es como que nos tocó una varita mágica. No todos tienen la fortuna de jugar con sus hermanos en un club y ganar. La alegría se multiplica al cien por cien”, señaló.

El hockista es señalado como los más bromistas del equipo. Lo asume con gran soltura y reconoce que es el encargado de sacarle una sonrisa al que está decaído. "Soy el que siempre molesta y hace chistes. Cuando el grupo está cajoneado trato de ponerle un poco de humor. Y creo que este es otro de los secretos del éxito del equipo, que tenemos un gran grupo y que somos amigos. Que hay críticas pero mucho compañerismo”, añadió. 

Va por más 

Descartó cualquier oferta europea y se queda en Richet para alcanzar nuevos objetivos. La clasificación al Internacional es uno de ellos. La Selección Argentina, en lo personal, es otro de esos objetivos aunque lo toma con calma: "Es la intención de cualquier jugador y más cuando tenés estos premios al sacrificio que se hace día a día. Si viene, viene, y sino seguiré peleándola. Falta mucho, queda por trabajar bastante”.

Galería de fotos

Comentarios