Historias

Una leyenda sobre ruedas

Con 82 años, Wenceslao Carrizo es el patinador de mayor edad de toda Sudamérica. Toda una vida dedicada al patinaje artístico, además del hockey y el patín carrera. Por Carla Acosta.
miércoles, 25 de noviembre de 2015 · 11:06
Por Carla Acosta
Tiempo de San Juan

Tenía 7 años cuando se puso por primera vez unos patines y empezó a practicar en los veredones del Parque de Mayo. Creció haciendo saltos como también goles, siendo un histórico del club Huarpes. Esta es la historia de Wenceslao Carrizo, de la escuela Fantasía, quien tiene 82 años y hoy es el patinador de mayor edad de Sudamérica. 

Nació en 1933, en Desamparados. Tenía padres ferroviarios y nueve hermanos, muchos de ellos también admiradores del deporte. De chiquito se puso los patines, usando desde ruedas de madera y ruedas de fibras hasta las metálicas. Si bien su gran amor fue el patinaje artístico, a temprana edad jugó y enseñó hockey sobre patines en Huarpes. "Soy socio fundador del patín en Huarpes. En aquel tiempo jugábamos con arcos grandes, como los del baby fútbol. Los palos eran de madera, los pulíamos a mano y los vendábamos. La pelota era de cuero y en cuanto al juego no había reglamentos como los de hoy”, cuenta don Carrizo. 

En el Cacique no sólo se dedicó al stick y a la bocha, sino también a los festivales de patinaje artístico y a impulsar el patín carrera junto a Modesto Morales, en los años 40: "En Huarpes practiqué las tres disciplinas y creo que me destacaba en todas. Siempre practicaba las tres, hasta que ahora de grande sólo hago patinaje”. 

En el año 1954 realizó el Servicio Militar obligatorio en Córdoba, sin descuidar su pasión por el hockey. Fue convocado por el Club Suizo, una institución famosa y de buen prestigio, con la que participó en torneos nacionales e internacionales, en uno de estos últimos se consagró como el mejor jugador. Al año siguiente ingresó a trabajar como conductor de locomotoras del Ferrocarril General Belgrano, actividad que lo ayudó a propagar el deporte por todo el país, en provincias como La Rioja, Catamarca, Tucumán y Jujuy, entre otras. "Recuerdo que cuando me tocó estar en Pie de Palo me iba hasta la ciudad de Caucete con los patines colgados porque tenía que jugar. No había luz ni nada, me iba caminando. Creo que ahí me hice corredor de patín, ya que los perros salían detrás de mí para morderme”, dice entre risas. 

Hace 30 años se incorporó a la escuela de Fantasía acompañando a sus hijos, abandonando Huarpes, ya que el hockey sobre patines había copado por completo las instalaciones del club y no había lugar para otro deporte. Sin embargo no aguantó estar fuera de las pistas y se puso nuevamente los patines, integrando el plantel dirigido por Ramón Córdoba, su entrenador y gran maestro en los últimos años. "En Fantasía estoy desde que se fundó hace 35 años, desde queestaba en el colegio Don Bosco. Toda mi familia siempre estuvo vinculada a esta actividad pero hoy sólo siguen mi hija Luisa del Valle y mi nieta Jimena. Mi hijo Javier supo ser uno de los mejores hockistas en aquellos tiempos”. 

Dice que no fue fácil el paso del tiempo con la disciplina, sobre todo porque en sus comienzos usaba patines artesanales y ahora en unos modernos: "Fue muy raro el cambio pero me fui adaptando, aunque hoy me sigue costando atarme las botas hasta arriba. Siempre patinaba con los viejos, con los del hockey, hasta que un día la esposa de Ramón me dijo que me comprara unos nuevos. Y acá los tengo, hasta que me muera y queden en el club”. 

Don Carrizo es una leyenda viva del patín. Viajó por todo el país e incluso hasta Perú y Venezuela de la mano de la disciplina, y se consagró campeón en cuanto torneo participó, en patinaje, carrera y hockey. Hoy los 82 años sus huesos y corazón no le pasan facturas, goza de buena salud: "No tengo privilegio por mi edad, trabajo a la par del resto. A veces me dicen que estoy loco porque en el precalentamiento ando rápido, me dicen ´esto no es patín carrera´, pero me gusta andar rápido. A todos les llamo la atención, cuando voy a un torneo me saludan y me felicitan porque sigo a pesar de mi edad”. 

Actualmente compite en Libres y Pareja Mixta junto a Cecilia de Pérez, siendo el hombre más grande actualmente en la disciplina de toda Sudamérica. Sigue conservando la misma energía y el mismo entusiasmo de los ´40, cuando empezaba a incursionar en los deportes sobre ruedas. Sobre su retiro no habla ni le pone fecha. "El patín me dio todo, los mejores años de mi vida los he pasado gracias al patín. En mi casa no puedo estar porque me duele todo pero vengo acá (escuela) y salgo nuevo. A veces no puedo caminar pero me pongo los patines y se me pasa. Recuerdo que mi esposa Luisa me decía ´éste se cree que soy tonta, míralo, como los niños saca los patines y se va a lo de Ramón (entrenador)´”. 

Galería de fotos

Comentarios