jueves 25 de julio 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
el "flaco" dillon

Entre la pelota y la guitarra

Con la música empezó en una iglesia parroquial y luego integró el grupo “Vida”. El técnico de Alianza no sólo toca la guitarra sino también canta y compone canciones. Conoció a Facundo Cabral, es fana de Baglietto y amigo de “Los Nocheros”. Por Carla Acosta.

Por Redacción Tiempo de San Juan

 

Por Carla Acosta
Tiempo de San Juan

Transpirado y algo cansado, recién llegado del entrenamiento con el Lechuzo, agarra su guitarra y a la vista de su familia comienza a tocar y cantar alguna de sus composiciones. Ricardo Dillon, DT de Alianza, vestido con la ropa deportiva del club, sorprende con su voz ronca, algo dulce y con un timbre -según él-, muy parecido al de Juan Carlos Baglietto, a quien admira. No sólo tiene carácter a la hora de dirigir sino también a la hora de interpretar una canción propia o de alguno de sus artistas favoritos.
Ya no es un secreto que después del fútbol su gran pasión es la música. Entre sus discos no falta el de Joan Manuel Serrat, Almendra, Pastoral, Porchetto y Serú Girán, quien para él fue la mejor banda argentina de rock. Mucho menos faltan las placas de sus ídolos Juan Carlos Baglietto y Lito Vitale, la cual está autografiada. Dillon confiesa que admira mucho a Baglietto y tuvo la posibilidad de conocerlo este año, en el recital que dio en el Teatro Sarmiento.  “¡Me saqué una foto con él!”, dice eufórico y con mucha emoción al mostrar la imagen de él junto a uno de sus músicos preferidos. De hecho, en sus momentos de inspiración en su casa del Barrio Altos de Natania, agarra la guitarra e interpreta una canción del rosarino, es que según el técnico, se identifica mucho con su timbre de voz.
Gracias al fútbol recorrió estadios y escenarios. Así como llegó a pasar dos días en la cancha de Andes Talleres escuchando recitales, por su ex ayudante de campo Juan Manuel Giñonez conoció a Los Nocheros y se hizo amigo de los integrantes. Recuerda con una sonrisa a Quique, quien para él es el “capo” del grupo, mientras que al “Negro” Rubén dice que lo caracteriza su buen humor y su humildad. Se acuerda los backstage, charlas con el conjunto y los asados.
También tuvo la oportunidad de estar cara a cara con Facundo Cabral, otro de sus favoritos en la música,  a quien le dijo “es un placer maestro”, le estiró la mano y le dio un cálido saludo. Eso sucedió en un hotel mendocino dos semanas antes de que muriera baleado en Guatemala. También es fana de artistas como Abel Pintos, Luciano Pereyra y Maná.
Si bien es amante del rock and roll, sus inicios con la música fueron en la Parroquia de Nuestra Señora del Consolata,  en Guaymallén, Mendoza. Allí, con sólo 12 años e invitado por sus amigos del barrio Germán, Gabriel y Carlos, se animó a cantar y tocar la guitarra en la iglesia. Joven y de pelo largo con ondas, le ponía sonido a las misas y a los festivales que realizaban ahí. Sin embargo, no dejaba de lado el fútbol porque a dos cuadras de la parroquia estaba el Club Argentino (Mendoza), donde hacía las inferiores. “Viví la época de la liberación del rock. Me gustaba mucho ir a los recitales, fui a casi todos. Me falta ver a Silvio Rodríguez, es mi gran cuanta pendiente. Y con los chicos de la parroquia todavía seguimos hablando. Allí era un ambiente familiar”, dice. El técnico también compone canciones, lo hizo en la iglesia donde escribió su tema favorito: “Canción de Reyes”. El  DT, sentado en la silla de su casa comienza a cantarla y la siente muy propia, hace un pequeño paréntesis y explica la canción, la cual hace referencia a un papá que no tiene qué regalarle a su hijo para el día de Reyes Magos. También como compositor ganó un festival en conmemoración a la visita del Papa Juan Pablo II a Mendoza, donde su canción  “Cuando estamos en silencio” fue la elegida.
 Para él, la música es su cable a tierra. Así como alguna vez tocó en la parroquia de San José también lo hizo en los vestuarios y pretemporadas. A veces era motivo de cargada, como el día en que le dijeron sus compañeros de equipo de Godoy Cruz que se subiera al escenario en un restaurante en Tupungato y él lo hizo deleitando y dejando boca abierta a más de uno. Sin embargo, con el tiempo Dillon demostraba que su pasión por la música era grande.
Si bien para él es un hobby, llegó a formar una banda con sus amigos Pablo y Gustavo Rigero,  llamado “Grupo Vida”.  Interpretaban canciones de Maná, Juan Manuel Serrat y Juan Carlos Baglieto, entre otros. Más allá de que los entrenamientos con el Lechuzo le quiten horas no descarta volver con su antiguo grupo.

Su gran compañero

Junto a su hijo Valentín, quien también toca la guitarra, pasan ratos escuchando, tocando y haciendo música. Dice que antes él le enseñó sobre Serú Girán y ahora su hijo le enseña sobre Las Pastillas del Abuelo.

 

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

LO QUE SE LEE AHORA
Emmanuel Mas fue presentado por el club. 

Las Más Leídas

Cuál es la verdura que bajó drásticamente su precio en San Juan
El horóscopo de este miércoles pinta sorpresivo para tres signos.
La versión de los Bomberos tras las acusaciones de la familia por la muerte de Paolo Di Biase.
El conductor que atropelló a las hermanas en Ruta 20, más complicado
Encontraron al dueño del caballo que provocó la tragedia en Ruta 40

Te Puede Interesar