Fotos y Videos

La alegría de las primeras familias en recibir las casas donadas por Misiones: al borde de las lágrimas

El fin de semana llegaron las viviendas y ya empezaron a instalar las primeras. Llenos de esperanza por esta nueva etapa, los beneficiados hablaron con Tiempo de San Juan.
martes, 9 de febrero de 2021 · 20:30

Este martes comenzaron a instalarse las primeras viviendas prefabricadas donadas por el Gobierno de Misiones para los damnificados por el sismo del 18 de enero de El Abanico, Pocito. Este lugar fue uno de los más afectados por el sismo y allí viven algunas de las familias que en días se estarán mudando a su flamantes nuevos hogares.

Los hermanos Rodríguez (derecha) junto con los misioneros Marcos Matuchaka y Juan Fernández (izquierda), enviados para supervisar la construcción de las prefabricadas.

La primera casa en instalarse pertenecerá a los hermanos Jorge y Raúl Rodríguez, dos hombres de edad avanzada. Jorge es paciente oncológico y Raúl recibe una pensión. Con el terremoto, perdieron su casa, que según Jorge “su familia llevaba en esa misma vivienda más de 100 años”. El hombre aseguró estar “contento por empezar esta nueva etapa”. No pudo disimular una gran emoción por esta nueva etapa que encararán, en una casa digna.

La segunda casa, donde ya estaba listo el contrapiso, pertenecerá a Melisa Gatica, su marido y sus tres hijas pequeñas. Melisa contó que no vivían más que tristezas y problemas desde aquel 18 de enero. Sólo tres paredes de una habitación aún servían y el resto de su casa se derrumbó. La pareja y sus tres hijas quedaron en la calle, sobreviviendo como podían con lo que les quedaba. La mujer recordó las fuertes lluvias, que hicieron que los nylons con los que improvisaron un techo no aguantaran y se les llenó de agua la casa.

Esta mañana, cuenta Melisa, su marido la despertó informándole que, en la casa de los Rodríguez, justo al lado, ya estaban construyendo la casa y la próxima era la de ellos. La madre de tres hijas contó que la pareja se abrazó con sus 3 hijas y lloraron juntos, al sentir lo que describió como “el primer rayito de luz” desde el terremoto. 

 

Galería de fotos

Comentarios

Otras Noticias