Un gran paso

La sanjuanina que tiene una de las enfermedades más raras del mundo llegó a Alemania en busca de la sanación

Se trata de Florencia Genovart, quien padece endometriosis profunda y el casi desconocido “síndrome de cascanueces”
miércoles, 20 de octubre de 2021 · 08:32

Desde hace tres años convive con el dolor. Un dolor que no se puede explicar y que, prácticamente, la mantiene postrada en una cama. Tras un sinfín de consultas médicas, tratamientos fallidos y de ocho intervenciones quirúrgicas, la sanjuanina Florencia Genovart llegó a dos diagnósticos: padece endometriosis profunda y el “síndrome del cascanueces”, una de las enfermedades más extrañas del mundo. Sin embargo, como nunca tuvo algo de alivio, su última esperanza sería afrontar un costosísimo tratamiento en Alemania que, tras mucho esfuerzo y colaboración, logró conseguir. 

Florencia debió dejar todo, literalmente, a raíz de las enfermedades. Su padre falleció, su mamá es jubilada y no tiene hermanos. Pero tras arreglársela haciendo sorteos y rifas, y con el apoyo de los sanjuaninos, pudo llegar a Alemania, lo que significa una luz de esperanza en medio de tanta oscuridad.

Como lo hace a menudo, la joven compartió la noticia en sus redes sociales. 

"Quiero agradecer a todos los que me ayudaron, me acompañaron y a la ayuda económica de todos mediante sorteos, colecta, y al gobierno de San Juan, sino fuese por esa ayuda no podría haber llegado. Agradecer a los dos seres maravillosos que me están acompañando en el viaje, familia y amigos por tanto tanto apoyo. Y agradecerme a mi misma por tanto esfuerzo, ganas y lucha paa poder llegar a encontrar la solución. Voy a ir informando mientras pueda sobre todo lo que vaya pasando, rogando de que se ilumine la mente de éstos médicos y puedan ayudarme a vivir.", expresó Florencia. 

 

La historia de Florencia

La odisea de Florencia comenzó en 2019. Pasó por distintos centros de salud donde le indicaron que se hiciera diferentes estudios por posibles diagnósticos pero ninguno era preciso. Incluso fue como pasó por ginecólogos, gastroenterólogos y hasta psiquiatras. Luego decidió ir a Mendoza para buscar una solución a la incertidumbre de su padecimiento. Le diagnosticaron muchas cosas: abdomen agudo, apendicitis, menstruación retrógrada, cólicos renales, quistes hemorrágicos, várices pélvicas, síndrome de ansiedad pos-pre menstrual. Incluso fue medicada con ansiolíticos y antidepresivos.

A los siete meses de que comenzara su calvario, un médico de Córdoba le dijo que padecía de endometriosis profunda y que solamente en Buenos Aires iba a poder hacerse el estudio que le confirmara esto. A los días se entrevistó con un médico especialista que le aclaró las sospechas.

La endometriosis se produce cuando el endometrio (Membrana mucosa que recubre la cavidad del útero) se adhiere a los órganos de la pelvis y comienza a crecer. Este tejido endometrial desplazado causa irritación en la pelvis y puede provocar dolor e infertilidad. El tejido sigue reaccionando a los cambios hormonales que se producen en cada ciclo, provocando una hinchazón en los órganos donde se sitúa. Todo este proceso podría conllevar a un sangrado interno, a la descomposición del tejido y la inflamación de los órganos afectados, lo que podría desembocar en fuertes dolores, problemas intestinales, adherencias e infertilidad siempre dependiendo del estadio de la enfermedad.

Comentarios