Sociedad

La muerte en tiempos del Covid-19 en San Juan: irse sin el último adiós

Los familiares que pierden a un ser querido no pueden despedirse. Ya no se trabaja en la preparación de los cuerpos y solo una persona traslada al difunto a su descanso eterno. Los cementerios permanecen cerrados y algunos piensan en la posibilidad de trasmitir los sepelios por streaming.
miércoles, 25 de marzo de 2020 · 15:32

La crisis del coronavirus está tensando todos los sectores sociales y el funerario no es una excepción. Después de los anuncios presidenciales para poder combatir la pandemia se determinó el cierre de cementerios, velatorios y se sigue un estricto protocolo, tanto de los trabajadores como de los familiares que tienen que resignar su derecho al último adiós para no colocarse en una situación peligrosa.

El protocolo determina lo siguiente:  una vez que queda efectuada la certificación médica de la defunción, y el familiar ha realizado las gestiones correspondientes con la funeraria, el cuerpo se recoge en el hospital o en el domicilio donde falleció, y se traslada a cámaras cerradas y perfectamente aisladas hasta los distintos cementerios de San Juan o al único crematorio del cementerio San Miguel de Rawson.  Todo el tiempo es solo un familiar el que realiza toda la gestión y en varios casos, ni siquiera esta persona puede entrar a despedir a su difunto al cementerio, solo tiene unos instantes mientras observa el traslado del cajón.

El horno crematorio de Rawson fue inaugurado el día de los muertos en el año 2015. El servicio ocupa unos 90 m2 del cementerio municipal de Rawson, ubicado en calles doctor Ortega y Meglioli. 

Xavier Savin es uno de los psicólogos de la Fundación Salud y Persona de España, uno de los países más golpeados por la pandemia, donde se está dejando los precedentes de cómo actuar en estos casos donde no hay duelo. En dicho país las empresas velatorias ha contratado a fundaciones como la de Savin para dar apoyo emocional no solo a sus clientes, sino también, y especialmente ahora, a sus trabajadores y a los profesionales de salud y servicios sociales que lo necesiten durante la crisis del coronavirus.

En Europa está imagen se repite a diario. Fuente BBC.

Del otro lado del mundo la realidad de otros países empieza dejar precedentes de cómo actuar y prevenirse ante los  futuros posibles escenarios. En San Juan todas las empresas funerarias han acatado el protocolo de coronavirus cerrando momentáneamente las salas velatorias, y los cementerios, quedando solo abierto para recibir al coche fúnebre.
Los familiares no despiden al fallecido y solo uno de ellos entra al cementerio donde descansará eternamente. José Rigillo de la conocida cochería Lanusse & Annecchini, afirmó a este diario que “la gente lo ha tomado bastante bien y respeta el protocolo, porque en si tienen miedo de ser contagiados, y nosotros hemos reducido la cantidad de gente que habitualmente trabaja, en principio ahora no se realizan velatorios pero si hay sepelios sin la gente por supuesto”, sostuvo.

Una vez que se constató el deceso, se traslada el cuerpo hasta el cementerio o el crematorio. Solo un familiar acompaña todo el proceso. 

Además, Rigillo contó que “van como máximo dos personas a retirar el cuerpo, y es una sola persona la que traslada el féretro hasta el cementerio o el crematorio”. Y agregó que “tampoco se están realizando trabajos de preparación de los cuerpos para cuidar a los trabajadores del sector”.

En la morgue también tomaron medidas para evitar la concurrencia de personas que, por diferentes motivos, tienen que asistir a cumplir el protocolo. Y en algunas salas velatorias se está empezando a diagramar la idea de poder brindar un servicio de streaming (un video en vivo) para que las personas tengan una posibilidad de despedirse.
En San Juan no le pierden mirada al mundo y están imitando ciertos modelos que se probaron en otros países con buenos resultados.

Los trabajadores del sector se vieron reducidos a guardias mínimas. 

De hecho, en España una empresa trasmite via streaming un video del difunto a todos los familiares que acceden al sitio con contraseñas para que las personas allegadas puedan presenciar la ceremonia desde la computadora, la tablet o el celular. Y en otros países, como en EEUU,  se les otorga tablets a los pacientes terminales para que pueden despedirse de sus familiares. Los momentos que se viven son terribles, pero todos están de acuerdo en poder al menos tener está posibilidad. 

De por si muchos de los trabajadores de empresas velatorias de San Juan coincidieron en que su trabajo es complicado, “siempre estamos en el peor momento, pero tenemos que estar porque para la gente es necesario, ahora con todo lo que está pasando todo es más triste” afirmaron desde cochería San José.

Recientemente, Mónica Jofre, jefa del Área de Epidemiología de San Juan afirmó que "en el caso que tengamos fallecidos, los familiares no se van a poder despedir de sus difuntos, nosotros hemos recorrido el hospital y hasta hemos contado la cantidad de bolsas mortuorias que posiblemente tengamos que usar, por eso es sumamente importante que se queden en sus casas a cumplir la cuarentena", sostuvo. 

Comentarios