En fotos

Cerámica San Juan: la empresa que supo ser un gigante y ahora es una fábrica fantasma

Fue una de las fábricas más pudientes pero terminó dejando a 70 familias en la calle. En el medio empresarios detenidos por estafas y deudas millonarias. Mirá como está en la actualidad.
viernes, 21 de febrero de 2020 · 11:13

Cerámicos destrozados, algunos materiales que todavía quedan en los galpones cubiertos de tierra, restos de un letrero que cayeron al suelo con el mismo paso del tiempo, y un uso actual que escapa a la vieja tradición de una de las empresas más grandes de la provincia que supo darle trabajo a varias familias que lograron educar y alimentar a sus hijos por varios años. Se trata de Cerámica San Juan un sitio en total abandono ubicado sobre ruta 60 a metros del paredón del Dique de Ullum en Rivadavia.

El ingreso a la misma no está custodiado por nadie, y a simple vista se nota el descuido de más de 5 años. Según los documentos de la época, la empresa Cerámica San Juan cerró en mayo del 2016 tras meses de audiencias fallidas y el despido de 70 trabajadores que recibieron su telegrama de fin de actividades. En la Secretaria de Trabajo afirmaron que “existieron expedientes hace muchos años, pero ahora no hay nada, no se sabe si esta empresa esta con procedimiento de crisis o si le pertenece a alguien” sostuvo Jorge Oribe a cargo de dicha entidad de gobierno.

Durante ese año se vivieron varias huelgas y acampes en la puerta de la misma empresa. Eran más de 70 familias las que se vieron complicadas sin tener el dinero para sustentar las necesidades básicas. La llamada “ruta del sol” estuvo cortada varios días y la empresa nunca presentó un procedimiento preventivo de crisis. Muchos trabajadores incluso no dejaron de producir para que los dueños no declararan que la empresa no era rentable. Finalmente, en mayo de 2016, Cerámica San Juan cerró con 70 trabajadores en la calle. Pero la historia no terminó ahí.

En 2017 la policía local en conjunto con funcionarios riojanos apresaron a uno de los ex dueños de la firma Cerámica San Juan. Fue por orden del juez riojano Héctor Barría, quien pidió la captura del empresario Mario Néstor García y la de su hijo por estafar con casi un millón de pesos de venta de materiales a una constructora de la vecina provincia.

García fue apresado en su casa del Country Club El Huarpe, en Rivadavia, por efectivos de la división Delitos, del área Búsqueda de Personas y una comisión de la Brigada de Investigaciones riojana.

En ese entonces la versión policial sostuvo que el empresario pretendió escapar montando una escalera en una medianera para cruzarse al vecino, pero al verse rodeado desistió de hacerlo.

Según fuentes del caso, un vocero de la compañía "Radar Compañía Constructora SA" adjuntaron documentación por la compra de ladrillos a la Cerámica San Juan en 2015, operación por la que abonaron tres pagos de $80.000, $300.000 y $480.000. Y luego de múltiples reclamos sin éxito, decidieron denunciar el presunto fraude porque sólo recibieron un 10 por ciento de la mercadería.

Año 2016.

Luego apareció el empresario chubutense Daniel Giamberardino, quien alquiló la fábrica sanjuanina en el mes de mayo y por un tiempo aproximado de tres años; todo parecía normalizarse con este nuevo hombre de negocios que había prometido hacerse cargo de la deuda con los trabajadores y remontar la empresa. Pero a los días de abrir la firma, Ecogas les retiró el medidor de gas por una deuda millonaria 8.000.000 de pesos que dejaron sus anteriores propietarios.

En este asunto también hubo varias idas y vueltas, pero a las claras los acuerdos no se alcanzaron y hoy la empresa está en un claro abandono. Desde el gremio de los ceramistas no quisieron dar información al respecto y desde la Secretaria de Trabajo afirmaron no tener ningún expediente de la firma.

Mira cómo se encuentra en las siguientes imágenes:

 

Comentarios