Historia de San Juan

La época en la que San Juan fue parte de Chile

Durante más de 200 años las tres provincias cuyanas, San Juan, Mendoza y San Luis, formaron parte de la Capitanía de Chile. Conocé con detalles los datos históricos que son muy poco conocidos por los sanjuaninos. Por Santiago Staiger.
domingo, 28 de abril de 2019 · 14:36

Una resolución del presidente de la Real Audiencia del Perú, licenciado La Gasca, del 23 de abril de 1548, confirmada por la real cédula del 31 de marzo de 1552, creó la Capitanía de Chile y señaló sus límites. Dentro de ellos se encontraban lo que hoy es San Juan, Mendoza y San Luis. Así fue nombrado don Pedro de Valdivia como gobernador y capitán general de la nueva entidad colonial.

De esta manera, la región de Cuyo y por ende el territorio de San Juan, quedó asignada desde antes de su conquista a la Capitanía de Chile hasta la creación del Virreinato del Río de la Plata, en el año 1776.

Al producirse la llegada de los españoles, lo que configura el actual territorio provincial, estaba habitado por distintos grupos originarios: huarpes, capayanes y yacampis, que eran descendientes de otras culturas que, según los restos arqueológicos más antiguos encontrados en la provincia, se remontan al 8.500 a.C.

Mapa francés de Chile, 1656.

Los primeros españoles que pisaron suelo cuyano fueron Francisco de Aguirre y Francisco de Villagra. La ocupación efectiva de Cuyo con la fundación de Mendoza, San Juan y San Luis, constituyó el “triángulo defensivo del Chile transmontano”. De regreso a Chile desde el Perú, a través de la meseta boliviana y de Tucumán, el capitán Francisco de Villagra pisó suelo cuyano en San Juan en mayo de 1551.

El jefe español, al servicio del primer gobernador de Chile, llevaba a Valdivia un refuerzo de 185 hombres y 500 caballos para la guerra de Arauco. Esto implicó el descubrimiento de Cuyo para los españoles y su posterior conquista. Tras el “descubrimiento” de Cuyo por Villagra, en 1551, varios capitanes trasandinos lo exploraron, hasta que el capitán Juan Jufré comenzó a poblar en 1562 la nueva provincia de Chile.

Dentro de la Capitanía de Chile se encontraba gran parte del territorio de Tucumán y todo el correspondiente a Cuyo, por lo que los gobernadores de Chile despacharon expediciones a explorar y poblar esas regiones. Pero la corriente de las exploraciones chilenas se cruzaría con las colonizadoras del Alto Perú, que encabezaba Juan Núñez del Prado, con una concesión sobre Tucumán otorgada por las autoridades de Lima, superpuesta con la de Valdivia y sus sucesores.

La denominación de San Juan de la Frontera hace alusión a su estratégica posición: era frontera con Tucumán y con los indígenas, constituyendo un punto de avanzada desde Chile hacia el norte. Cuyo representaba en su totalidad el frente oriental defensivo del Chile trasmontano y el centro abastecedor de mano de obra indígena que, a través de la cordillera, se extraía rumbo a aquél país.

Retrato de Francisco de Villagra

El choque entre la colonización por Chile, y la del norte con foco en Lima, encendería la guerra civil en suelo de lo que hoy es Salta, Tucumán y Santiago del Estero. La administración española efectiva se ejerció sobre las tres ciudades cuyanas (Mendoza, San Juan y San Luis) por dos siglos y, desde el norte, la acción de la Gobernación del Tucumán llegó hasta Famatina.

Hasta 1776, fecha de la creación del Virreinato del Río de la Plata, Cuyo formó parte de la Capitanía General de Chile, la cual dependía del Virreinato del Perú y estaba dividida en once Corregimientos. Cuyo era uno de ellos, siendo su capital Mendoza. La más alta jerarquía política se denominaba Corregidor, lo que involucraba el tratamiento de General, por debajo de éste se encontraba el Teniente de Corregidor. San Juan contó hasta 1782 con Teniente Corregidor. Al crearse el Virreinato del Río de la Plata, Cuyo fue incorporado al mismo separándolo de Chile, algo muy anhelado por los cuyanos.

La situación desde el punto de vista político se mantuvo igual, con la diferencia que los virreyes desde Buenos Aires nombraban ahora las autoridades. La implantación de la Real Ordenanza de Intendentes de 1782 significó la supresión de los Corregimientos. La ordenanza dividió al Virreinato en diversas unidades políticas, las Intendencias, siendo Cuyo incorporado a la de Córdoba del Tucumán con capital en Córdoba.

* Esta nota busca aportar al conocimiento de la historia de San Juan en base a trabajos hechos por distintos historiadores en la provincia.

Fuentes:

Lopez Daneri, M. E. y Davire de Musri, D. Breve referencia al San Juan Prehispánico y colonial y a su integración al programa revolucionario (1562-1820).

Videla, H. (1962). Historia de San juan. Buenos Aires: Academia del Plata.

Comentarios