El poder de la música

El psicólogo que canta de corazón en el Hospital Marcial Quiroga

Se trata de Ariel González (36), un psicólogo que sale del diván a llevar el canto a quienes necesitan alegrar su día.  Cuando rompe el silencio de hospital el ambiente se vuelve mágico. Por Pablo Amado
sábado, 27 de abril de 2019 · 17:09

La sala de espera de un Hospital público está llena de preocupaciones y estrés. De niños y adultos con algún problema en su salud y que esperan ser atendidos. El lugar suele estar de caras largas, porque en general la situación no es alentadora. En medio de todo esto, existe una alternativa distinta. Se trata del "Proyecto de intervención en impacto emocional", por el cual músicos tocan en las salas de espera, sumando un poco de alegría y color a los tiempos muertos. Uno de esos artistas es Ariel González (36), un psicólogo matriculado que cuando no está en el diván; está ejerciendo su lado más artístico, cantando con él corazón, buscando generar un impacto con la música en quienes necesitan olvidar la tristeza por un rato.

La música relaja, distrae y libera; al tiempo que ayuda a paliar el dolor. Estos preceptos son conocidos por muchos centros hospitalarios en el mundo. Y es precisamente la idea que comparte Ariel, que opina que “la música acompaña, ayuda a que el paciente se sienta mejor, es un sano complemento para la medicina tradicional”. Eso se puede notar precisamente en las salas de espera del Marcial Quiroga, donde niños y adultos se voltean en busca de los acordes que inundan la sala. Incluso algunos pacientes, se acercan con el suero en mano a disfrutar de estos recitales inesperados.

La imagen produce algo de desconcierto cuando ingresa Ariel con un parlante y un micrófono en su mano, como ocurre en otras ocasiones cuando otros músicos llevan bombos, guitarras u otros instrumentos. Se rompe “el silencio de hospital” y la alegría vuelve a una simple sala de espera, en un lugar mágico.

Los efectos de la musicoterapia: “sin música la vida sería un error

"Sin música, la vida sería un error"; Así dijo el filósofo alemán Friedrich Nietzsche adelantándose a lo que las investigaciones científicas actuales incorporarían casi como un axioma. Quizá por esta razón pueda ser una herramienta esencial no solo para conservar la salud sino también para recuperarla cuando esta falla.

En los últimos años, diferentes estudios internacionales han demostrado el efecto positivo que la música tiene en trastornos como estrés, ansiedad o depresión, pero también en el alivio del dolor y en la evolución de ciertas enfermedades.

Según varios estudios científicos abocadas estudiar los efectos de la música en el cuerpo, en resumen se podría decir que la música ayuda a regular el nivel de hormonas relacionadas con el estrés; fortalece la memoria y el aprendizaje; afecta la velocidad de las ondas cerebrales, recrea recuerdos; y mucho, mucho más.

Fuente Universidad de Florida.

¿Cuándo empezó todo en él Marcial Quiroga?

El primero en surgir con la idea de tocar fue Maximiliano Barbano, que es residente de medicina clínica en el hospital público. Él a su vez invitó a Emiliano Nebro, Juan Cruz Recalde y Hernán Trad, todos ellos que se dedican a otras cosas y se tomaron unos minutos antes de ir a sus trabajos para tocar para los pacientes. Los chicos incluso se fueron con sus uniformes de trabajo, ya que después de la media hora de música tenían que salir corriendo a cumplir con sus obligaciones.

Residentes del Hospital marcaron el camino de esta tendencia. 

El Proyecto de Intervención tiene como objetivo distender a los que están en las salas de espera y eso fue lo que lograron los músicos, ya que muchos se acercaron a ellos, algunos hasta bailaron un poco y casi todos los felicitaron. Hernán Trad, quien habló con Tiempo de San Juan, aseguró que quedaron sorprendidos por la buena respuesta de los que estaban en las dos salas donde tocaron.

No es la primera vez que los pacientes viven una sorpresa de este tipo,  y esperemos que no sea la última.

Comentarios