HISTORIA

Con el carnaval en la sangre

'Unidos de Villa Paula' es la comparsa más antigua del Carnaval de Chimbas. Tienen a Susana, una mujer que confecciona los trajes e impulsó en el `97 el famoso corso sanjuanino; y a un pibe que integra el grupo desde los 7 años y hoy dirige una batucada de más de 50 muchachos.
miércoles, 27 de febrero de 2019 · 10:39

Por Carla Acosta y Santiago Staiger

Plumas, agujas, perlas de todos los colores y mucho brillo. En el taller ubicado en calle Rodriguez, a metros de Chaco, en pleno corazón de Villa Paula, se respira carnaval. Allí vive la hija de Susana Ortíz, una mujer que viaja desde El Mogote exclusivamente para confeccionar la vestimenta de los más de cien integrantes de la comparsa. Y no es cualquier costurera, se trata de una de las personas que impulsó el primer Carnaval de Chimbas en 1997 y que formó, junto a su esposo y otros vecinos, la comparsa Unidos de Villa Paula, la más antigua de todo San Juan. 

Restan menos de 72 horas para otra edición del corso más importante de la provincia, que por primera vez se llevará a cabo en el recién estrenado Costanera Predio Ferial, y los nervios están a flor de piel. Susana cuenta que desde hace tres meses trabaja en los espaldares y cascos de las bailarinas, que apenas duerme un par de horas por noche y que prácticamente se tuvo que mudar temporalmente a su antigua vivienda para trabajar codo a codo con los chicos. Para ella es una pasión. 

"Trabajo desde que se hizo el primer corso, cuando las plumas las conseguíamos de una avícola porque no se vendían ni se conseguían las que se usan ahora. Mi hija es la que diseña los trajes, de acuerdo al tema (este año es Alicia en el País de las Maravillas) y después trabajamos en las gargantillas, guantes, cascos y trajes. Son más de 100 trajes", comentó a Tiempo de San Juan. 

 

En otro lugar de Chimbas, en la unión vecinal de Villa Sarmiento, está la otra parte del equipo. En un gigantesco salón al aire libre, los responsables de hacer entretener y hacer bailar al público a lo largo del corsódromo realizan sus últimos ensayos antes de salir a escena. Hay todo tipo de instrumentos de percusión y sonidos, todos, claro, hacen alusión al ritmo carioca del carnaval. Allí está Cristian Calderón, un pibe que integra el grupo desde los 7 años y hoy dirige la batucada de más de 50 integrantes; y Betiana Villegas, la joven mamá y pasista oficial de la comparsa. 

"Salgo de trabajar y me vengo a ensayar. Esto es una pasión, todos los que estamos en esto lo hacemos sin fines de lucro, no recibimos nada a cambio, y lo hacemos porque nos gusta. Todos estamos entusiasmados, queremos que estos días pasen volando", apunta el jefe. 

 

 

Comentarios