atención, conductores

Lo que no te cuentas (bien) las aseguradoras y te enterás cuando chocás: parte II

Ante cualquier incidente con un vehículo, más de uno cree que tiene una cobertura total de los daños pero no es así en todos los casos. Las claves para evitar amargas sorpresas.
domingo, 17 de noviembre de 2019 · 09:28

Como ya se había mencionado en una nota anterior de Tiempo de San Juan, en la que se revelaron detalles que las aseguradoras no te cuentan bien y te enterás recién cuando chocás, existen términos que confunden a la gente y finalmente, si no lee por completo una póliza, no sabe qué tipo de cobertura tiene frente a un siniestro vial. Acá, algunas claves que proporciona una especialista sanjuanina en seguros para evitar amargas sorpresas. 

En primer término, la productora asesora de seguros Victoria Seguín detalla uno por uno los tipos de cobertura habituales -sujetas  y relacionadas directamente al valor del auto- que las aseguradoras ofrecen y cómo se aplican en los automóviles 0KM prendados. 

"Recomendar un tipo de cobertura u otra no puedo, pero acá están detalladas y cada uno, a su conveniencia, eligirá la que guste y esté dispuesto a pagar", manifiesta la productora (con oficinas en Av. Rioja 424 - Sur).

  • Responsabilidad Civil

Sólo cubre daños a terceros transportados, no transportados o a bienes de terceros. Si uno tiene un daño, no está cubierto. El precio promedio ronda hasta los 800 pesos.  

  • RC - Robo Incendio Total 

Además de la Responsabilidad Civil, la cobertura sólo se da en caso de que haya un incendio que destruya por completo el auto -es decir que el arreglo de los daños superen el 80% del valor del auto- o que lo roben y el auto nunca más aparezca. En el último caso, pasados los 30 días de desaparecido, la aseguradora debe expedirse.

El precio se aproxima a los 900 pesos.

  • RC - Robo Incendio Total - Destrucción Total

A los beneficios de las coberturas antes mencionadas, se le suma la destrucción total por siniestro vial. Como en los incendios, el arreglo de los daños superan el 80% del valor del vehículo. Si el 0KM está prendado y tiene patente del mismo año del siniestro, la reposición es a nuevo. Si es un modelo prendado de años anteriores, la restitución es a valor de mercado. 

El costo se acerca a los 1.400 pesos.

  • RC - Robo Incendio Total y Parcial (Terceros Completo, también llamada)

Con las coberturas anteriores, en este paquete se agrega el daño parcial que es más probable que suceda que el daño total. Es más posible que un auto pueda chocar y tener como saldo de destrucción un faro roto, un parabrisas, etcétera, que protagonizar un siniestro y el vehículo quede inutilizable o los deterioros superen el 80% del valor del mismo.  

El valor promedio de las aseguradoras ronda los 1.500 pesos.

  • RC - Robo Incendio Total y Parcial - Destrucción Total (Terceros Completo, también llamada)

A la cobertura ya ofrecida se suma la destrucción total. Si bien es cierto que es menos probable destruir por completo un vehículo, está dentro de las posibilidades y esta opción la tiene. 

El precio aproximado de este clase es de 1.600 pesos. 

  • Todo Riesgo

Este es el respaldo que todo conductor querría tener porque agrega la destrucción parcial por siniestro y entonces hasta un rayón puede ser considerado. Por lo general, los precios son altos y por ello lo utilizan aquellos que tienen autos de alta gama, cuyos repuestos son difícil de conseguir o sus valores son muy elevados, sobre todo si no tienen Franquicia. 

En general, puede costar más de 8 mil pesos, si tienen una Franquicia de 5 mil pesos. 

La Franquicia

Es el monto que el dueño del vehículo se compromete a pagar sí o sí, mientras que del resto se encarga el seguro. Por ejemplo, una abolladura, cuyo arreglo podría ser de 15 mil, el conductor paga 5 mil pesos y de lo restante corre por cuenta de la aseguradora.

Las probabilidades cambian con las provincias

Según la zona en la que se esté, varía el precio de la cobertura. Por ejemplo, es más probable que en Buenos Aires o Mendoza, con un parque automotor más grande que el de San Juan, hayan más siniestros viales; entonces los riegos aumentan, como así también las tarifas de las coberturas.  

"Los niveles de riesgo lo son todo", dice la asesora que marca: "Hay falta de conciencia de parte de algunos automovilistas. No se puede tener un auto tan caro asegurado por una cobertura base porque después es peor; tampoco tener un seguro para zafar del control policial".

Conceptos engañosos

Las palabras total y completo aparecen en los títulos de las coberturas, pero no significan un respaldo total. Puestas al azar o no, refieren a otro concepto y por ello muchas veces resulta confuso, si no se explica.  

"Es por eso que la cobertura total es más barata que la parcial, dadas las probabilidades".

 

 

Comentarios