Modernización

Un IPV digital: qué buscan con el nuevo sistema y cómo fue la primera prueba

Inscripciones online, consulta de información a través de la web e incluso seguir el resultado en casa. El último sorteo cambió el sistema histórico por completo, ¿pero para qué?
jueves, 13 de diciembre de 2018 · 09:07

Desde que se anunció cómo iba a ser el nuevo sorteo de viviendas del IPV se notó el cambio radical de la metodología, sobre la cual había retazos en los medios desde hacía tiempo. Iban a trabajar con los padrones nuevos, iba a ser por zonas, los participantes tenían que elegir su barrio, la inscripción era online y hasta a través de una app y las prioridades tenían en cuenta por primera vez la cantidad de tiempo que llevaba el grupo familiar inscripto en el sistema.

El cambio más notorio es la inclusión de nuevas tecnologías en el Instituto, que históricamente ha dependido de expedientes y carpetas. Este proceso lleva un tiempo, según explicó el actual interventor Juan Pablo Notario, pero la prueba de fuego fue sin duda la inscripción online para el sorteo de 1421 viviendas, en el que además debían elegir vivienda.

Hasta el último día, cientos de personas pasaron por la planta baja del Cívico a consultar sobre el trámite. 

Lo cierto es que muchos, alrededor de 700 al día, fueron hasta el Centro Cívico igual, aunque el trámite se podía hacer por completo desde casa. Pero esto no desalentó a las autoridades, que aseguraron que están muy conformes con el resultado de la prueba piloto. “Que hayan asistido tantos tiene que ver con que no estamos acostumbrados a este sistema y por ahí, para inscribirse en un sorteo de viviendas, quedarse con una pantalla del celular les resulta poco”, explicó Notario. Incluso, la mayor parte de los que llegaron a las islas fue para confirmar que habían realizado bien los pasos para estar inscriptos. El interventor explicó que esperan que el proceso sea como “Mercado Libre, donde al principio pocos se animaban y ahora casi todos pueden hacer compras online”.

Para las autoridades del instituto, el resultado del proceso va más allá del aprendizaje de los inscriptos de los nuevos sistemas. El objetivo está puesto en que durante todo el proceso los adjudicatarios puedan apropiarse de la casa y disminuir así la cantidad de viviendas alquiladas, deshabitadas e incluso que intentan vender por estar disconformes, lo que antes representaba un problema grave.

Adjudicatarios enamorados de las casas

El primer contacto con las casas siempre fue el día de la entrega, ahora eso cambiará.

Además de la modernización y agilidad del nuevo sorteo, el objetivo final es que cada uno que gane una casa se vaya apropiando y pueda, al momento de mudarse, integrarse a la comunidad de la mejor forma. Para esto es fundamental la opción de elegir un barrio e inscribirse en el mismo, ya que no hay un desarraigo por parte de los que eligen vivienda. Incluso, es un sistema más exacto que sortear en el mismo departamento que en el que viven, ya que muchas veces “los que necesitan vivienda están en Rawson porque alguien les dio una pieza o les presto una casa, pero necesitan vivir, por ejemplo, en Chimbas”, detalló Notario.

Además de elegir departamento, saber exactamente cuál es el barrio cambia la forma en la que el grupo familiar se integra a la comunidad. “Los que tienen chicos pueden ir eligiendo una escuela cercana, hasta conseguir una niñera, además de conocer los servicio”, dijo el interventor. Esto cambia profundamente el sistema anterior, en el que los adjudicatarios conocían el lugar apenas dos días antes y debían enfrentar una mudanza y un cambio de dirección en poco tiempo.

Según dijo Notario, ahora quieren profundizar el acercamiento de las familias que resulten elegidas y harán hasta talleres y visitas a los barrios en construcción “para que vean cómo funcionan los servicios y conozcan las características del barrio”. Pero además de las medidas del IPV, lo que quieren es que “ir a dar una vuelta para ver cómo está la construcción sea una salida de domingo de la familia, para que de a poco vayan sintiendo como suyo ese hogar”.