Archivo

Mirá la nota de Tiempo con la emprendedora que distinguió Cristina

Hace más de un año Jésica Sánchez contó la evolución de su emprendimiento a este medio. Luego de ser premiada con Capital Semilla que le entregó CFK en persona, volvé a leer su historia.
jueves, 20 de agosto de 2015 · 19:25
 
EMPRENDEDORES

La Pájara Pinta, a tus pies

Una estudiante de arte comenzó diseñando y vendiendo almohadones; hace pocos meses se le ocurrió llevar sus diseños a alpargatas y fue un boom en Facebook. Por Viviana Pastor.

Por Viviana Pastor

Alpargatas que hubieran sido la envidia de los gauchos de Molina Campos con coloridos diseños psicodélicos, imágenes de Marilyn Monroe o los simpáticos Minions, son algunos de los diseños de los originales productos de La Pájara Pinta.

Jésica Sánchez, estudiante del Profesorado de Artes Visuales, comenzó hace seis meses a diseñar, armar y vender estas alpargatas por internet, a través de su página en Facebook. La idea era producir algo único, original, que no estuviera en el mercado, acertó y fue un boom, las alpargatas se venden como pan caliente.


"Aposté a hacer algo novedoso, que no hiciera nadie, porque sí había alpargatas pintadas a mano, pero no sublimadas con diseños. Tuve que ponerme a investigar las telas porque la sublimación no es para cualquier lienzo, tiene que tener poliéster, así que probé con varias texturas hasta dar con la correcta”, contó Jésica. 

Al principio las mandaba a imprimir afuera pero hace poco se compró la máquina para sublimar –que es el sistema de impresión en la tela- así que tiene casi todo el proceso en su casa, sólo manda afuera a armar las alpargatas. 

"Primero las corto, defino el diseño, imprimo en tela y mando a armar. Los diseños son algunos propios y otros que me pide la gente, sus ídolos o fotos de los hijos, equipos de fútbol; etc.”, dijo.  

Los diseños de la casa están más orientados a obras de artistas reconocidos o personajes de  moda como los de la película Mi Villano Favorito. "Los Minions les gusta a chicos y grandes; voy subiendo modelos al Face y de ahí van saliendo los pedidos que entrego personalmente”, contó.

La Pájara Pinta está en pleno crecimiento: se viene un local propio de ventas en la zona de Trinidad y la ampliación de productos con imágenes exclusivas, remeras, bolsos, baberos, morrales, cartucheras, etc.

La producción de esta emprendedora de 26 años comenzó hace dos, con almohadones diseñados y pintados a mano que gustaron, se vendían mucho y se siguen vendiendo. Con este producto nació la marca y la página propia en Face y los amigos y clientes se multiplicaron por miles.
 
Fue en esa época cuando le sugirieron sublimar para ganar en rapidez, compró la impresora, empezó a diseñar a investigar en Corel y estampaba afuera, hasta que compró su propia sublimadora.

"Los almohadones personalizados se siguen vendiendo bien, pero las alpargatas han gustado mucho”, aseguró la joven. Contó que este año piensa presentar un proyecto en Capital Semilla para seguir sumando a la pequeña empresa. 

"Por ahora todos los ingresos van a parar a las máquinas y materias primas. ¿El nombre? Es por mi abuela, ella cantaba siempre La Pájara Pinta”. 

Galería de fotos

10

Comentarios