Emprendimiento

El rinconcito del té y de los postres made in San Juan

Soledad Bastías y Mariana Bonacossa abrieron una confitería gracias al crédito Capital Semilla en la que se sirven blends saborizados con productos locales. Las tartas y tortas son adaptaciones de clásicos con vino torrontés y batatitas en almíbar.
lunes, 17 de agosto de 2015 · 11:32
Por Natalia Caballero

Un enorme ventanal por el que ingresa la luz solar es el lugar ideal para tomar un té con deliciosas tartas hechas con productos sanjuaninos. Esta la propuesta de la casa de té "Entre Montañas”, un emprendimiento creado por dos jóvenes que gracias a dos créditos de Capital Semilla pudieron montar su negocio en plena avenida Libertador. 

María Soledad Bastías (25 años) y Mariana Bonacossa (26) son las jóvenes que tras recibirse de licenciadas en Hotelería y Turismo en la Universidad Católica de Cuyo decidieron abrir un local relacionado con la gastronomía, ya que en la carrera vieron todo lo relacionado con esta faceta del rubro turístico y las sedujo. El primer acercamiento fue una empresa de mesas dulces para eventos, proyecto que finalmente no funcionó. 

Luego las chicas decidieron emprender un negocio juntas y tomando el té en el hotel Alvear de Buenos Aires como se dieron cuenta que una casa de té era un negocio increíble, al que le podrían agregar toques locales. "El año pasado fuimos a tomar el té en el Alvear y ahí concretamos muchas ideas, a qué apuntábamos. En ese entonces nos habíamos presentado para Capital Semilla. Una opción era enfocada en pastelería y otra en los blends de té, lo fusionamos y así nació Entre Montañas”, contó Soledad. 

Si algo caracteriza a las chicas es la creatividad y las ganas constantes de innovar. "Queríamos hacer algo que no estuviera en San Juan. Mi socia estuvo trabajando en una cafetería en Australia y yo empecé a incursionar en el tema del té. Después le fuimos dando forma a la originalidad de las tartas. No hacemos lemmon pie ni las tortas clásicas sino otras opciones”, añadió Sole. 

Con el esfuerzo de toda la familia y obviamente el de ellas, las jóvenes le dieron forma a una casona por sobre avenida Libertador a metros de Cabaña. Hasta el verde que luce un jardín en el ingreso fue hecho a pulmón por los novios de las dueñas. Finalmente el 11 de junio abrieron. 

Mesas desgastadas con sillas pintadas de igual manera, carpetas tejidas artesanalmente y una vajilla exquisita le dan vida a la mesa del té en Entre Montañas. La carta también tiene su toque, ya que entre los blends de té que ofrecen al público tienen una categoría especial netamente sanjuanina. Todos estos tés llevan nombres de montañas sanjuaninas. En la mesa de tartas, tortas y galletas se lucen dos estrellas: la tarta de peras con torrontés y albahaca y la panacota saborizada con batatitas en almíbar. 

"Unos de nuestros conceptos es la innovación, nosotros no tenemos siempre las mismas tortas y tartas. La gente generalmente se queda al menos cuatro horas merendando. Hacemos una producción más reducida, pero todo el tiempo vamos cambiando”, explicó Mariana. 

Por el momento no venden blends al público, pero no descartan en un futuro poder hacerlo porque la gente les halaga muchos las variedades exóticas de té que preparan con deliciosos productos sanjuaninos como las pasas, el tomate desecado, entre otros. A los clientes al principio les cuesta innovar y probar estos blends distintos, pero cuando se animan no los cambian por nada. 

Otro de los toques de Entre Montañas son los uniformes que ambas jóvenes lucen. Son de color uva, el cultivo sanjuanino por excelencia. 

El emprendimiento abre de lunes a lunes de 16 a 20 y de martes a sábado de 8 a 12. Generalmente se mueven con reservas pero cuando hay lugar reciben a los clientes que llegan con una sonrisa de oreja a oreja. 

Entre la clientela que tiene el local hay muchas señoras mayores, familias y también turistas que llegan en busca de un rincón íntimo en el cual poder disfrutar de un té sanjuanino con terrones de azúcar y ricos postres.

La mesa está preparada. Un té, con el correspondiente infusor. Galletitas con pasas y una tentadora porción de tarta de zanahorias. Todo se presta para disfrutar una merienda bien sanjuanina. 

Galería de fotos

Comentarios