OSSE va por más

Mano dura al manejo del agua

Hay 65 uniones vecinales que manejan la distribución del agua potable en 15 departamentos. OSSE quiere formar un área dentro de la empresa estatal que fiscalice la calidad del líquido vital y mejore los índices de recaudación.
miércoles, 4 de julio de 2012 · 08:52

Dos problemas: la mala calidad del agua y los bajos índices de recaudación. Esos son los mayores inconvenientes que se desprenden al realizar una evaluación del manejo del agua que realizan 65 uniones vecinales en 15 departamentos de la provincia. Para darle una solución a estas dificultades, el presidente de OSSE, Cristian Andino, busca crear un área dentro de la empresa estatal que ayude a corregir las falencias que cometen estas agrupaciones.
La mala calidad del líquido vital es un tema que preocupa, y mucho, a las autoridades de OSSE. Es que son varias las denuncias que después fueron constatadas por los organismos pertinentes. Aunque no hay detalles de los nombres de las agrupaciones comunales acusadas, sí se sabe que las denuncias existieron porque así lo aseveró la antigua Directora de Defensa del Consumidor, Ana María López de Herrera. Iglesia, Angaco y Zonda fueron vecinales en las que recayó la lupa en su momento por este tipo de hechos. Para evitar que sucedan esta clase de hechos, la idea es que las personas que se encarguen del área puedan fiscalizar más y también que tengan la posibilidad de instruir a las vecinales sobre técnicas de potabilización. “Queremos capacitar a las personas que se encargan de los procesos de potabilización. Con una instrucción más profunda, podremos cortar de raíz estas fallas”, dijo Andino.

Los bajos niveles de recaudación es otro de los pesares de las vecinales. En promedio, las agrupaciones comunales sólo reciben los pagos del 10 % de los vecinos que son beneficiados con el servicio. Como la capacidad de recaudación es muy baja, constantemente piden el rescate financiero de OSSE. Una de las maneras de evitar que esto suceda es instruyendo metodologías más severas que posibiliten hacer efectivos los pagos de los vecinos morosos. En Ullum, el intendente Daniel Albarracín contó que la situación es tan extrema que sólo el 3 % de los ulluneros cumple con el pago mensual, que apenas llega a los $10. Con esta recaudación, es imposible realizar obras de mejoramiento de la infraestructura con medios propios, aseguraron. La mayor parte de las vecinales, al vivir panoramas semejantes, deben recurrir a la solicitud de subsidios que permitan hacer frente a cualquier tipo de desperfecto que se dé en sus plantas de procesamiento.

Aunque la fecha no está definida, Andino dijo que es inminente la creación dentro de la repartición de un departamento que administre el manejo del servicio en forma integral. “No nos vamos a meter con sus finanzas en forma directa, pero sí buscamos capacitar a los trabajadores de las vecinales para que mejoren los servicios. También queremos crear un fondo para mejorar la infraestructura de las plantas de potabilización que tienen las uniones vecinales”, comentó la autoridad.

Otro de los problemas que se genera tiene que ver con la falta de una ley que regule el funcionamiento de las vecinales. Todas deciden en base a los estatutos internos. “Al no haber una legislación madre, se presentan múltiples denuncias que tienen que ver con el manejo interno. Por ejemplo este mes (por junio), hemos recibido una denuncia del propio municipio de Albardón, sobre la unión vecinal Belgrano que directamente les cortaba el servicio a los vecinos que no pagaban, sin dejarle si quiera una gota de agua”, explicó el Director de Defensa del Consumidor, Elías Álvarez.

El presidente de OSSE adelantó a Tiempo de San Juan que para comenzar a pensar en la elaboración de una normativa, se reunirán próximamente con Oscar Andrés Ghilardi, el encargado del área Inspección General de Personas Jurídicas. “Me reuniré con Ghilardi, la idea es hacer algo juntos, ya que es ésta la repartición más relacionada con el manejo de las vecinales”, alegó Andino.

Con una normativa común sería más fácil trabajar en conjunto en pos de la mejora del servicio en todo el territorio.

“Tenemos un solo objetivo y es que todos los sanjuaninos reciban agua en su casa de excelente calidad y que constantemente busquemos perfeccionarnos”, concluyó Andino.

El manejo de una vecinal, en primera persona

Andrés Sánchez es el interventor de la Unión Vecinal Valle de Zonda. Esta agrupación comunal se hizo conocida hace años por un escándalo que involucró a la sobrina del ex diputado departamental, Isidro Oyola. La joven, Paola Castro Oyola, fue acusada por un grupo de vecinos de retener la presidencia sin convocar a asamblea.

“Manejar una vecinal que administra el servicio de agua no es nada fácil. Tenés que hacer malabares para que los vecinos tengan un buen servicio cuando no se recauda lo suficiente. La escasez de dinero es uno de los grandes problemas con los que tienen que convivir las autoridades de las agrupaciones. Lo mismo, el clima es cálido porque no hay gente que te quiera pasar por arriba, siempre recibís una mano amiga”, contó Sánchez, que desde comienzos de este año está a cargo del polémica unión vecinal. 
 
Buenos ejemplos

Entre las uniones vecinales que se caracterizan por realizar un muy buen trabajo está en primer lugar la Richet Zapata (Santa Lucía). La agrupación mantiene un contacto fluido con las autoridades y gracias a este poder de gestión logró cambiar las cañerías de un importante número de beneficiarios y también obtener subsidios para mejorar la planta potabilizadora.
En segundo puesto se ubica la unión vecinal Villa El Salvador (Angaco). Una buena calidad del agua y mejoras constantes a nivel infraestructura son las cualidades destacadas de la organización.

El último lugar del podio es para la unión vecinal La Rinconada (Pocito). La agrupación se caracteriza por brindar un servicio que nunca recibió ningún reclamo, según consignó Andino.

Más info

En la provincia hay 65 uniones vecinales que administran el agua potable en 15 departamentos: Caucete, 25 de Mayo, San Martín, 9 de Julio, Jáchal, Iglesia, Albardón, Valle Fértil, Ullum, Angaco, Zonda, Pocito, Sarmiento, Calingasta, Chimbas y Santa Lucía. Las agrupaciones se encargan de asegurar que la calidad del líquido vital que llega a todas las casas sea óptima y también de recaudar la mayor cantidad posible de dinero por el servicio brindado. En estas funciones, la participación de OSSE es mínima.

Actualmente, Obras Sanitarias no se inmiscuye mucho en la labor de las vecinales. Únicamente goza de un poder de policía que permite controlar la calidad del agua y en caso de detectarse irregularidades, denunciarlas en la Dirección de Defensa del Consumidor o en el propio municipio. Sin embargo, la empresa comandada por Andino no cuenta con las armas necesarias para accionar en estos casos y sancionar a la agrupación si el asunto lo amerita.

Comentarios