Análisis del día

El intendente que pateó el hormiguero

En la letra chica del plan de erradicación de villas hay contraindicaciones: ¿dónde llevar a las familias?. El intendente chimbero-y giojista- Mario Tello acaba de quejarse fuerte. ¿Infidelidad? Y dijo que esa es la causa del aumento de los robos. ¿Será cierto?
lunes, 28 de noviembre de 2011 · 20:49

Por Sebastián Saharrea
ssaharrea@tiempodesanjuan.com

Todo muy bien con el plan de erradicación de villas que lleva adelante el gobierno provincial. Hasta podría decirse que se trata de la política social más importante de la gestión Gioja, de las tomadas con autonomía de la Nación y con fondos propios. El asunto es que tiene su costado más polémico y un intendente propio como Mario Tello acaba de patalear fuerte.

Ocurre que el plan tiene dos facetas. Una, la más importante, el reemplazo de las viviendas precarias levantadas de cualquier manera en villas de emergencia, por otras viviendas de barrio, construidas con material y con todos los servicios. La otra faceta es la relocalización. Porque las viejas villas fueron arrasadas por las topadoras, y las familias trasladadas a nuevos lugares, en algunos casos muy lejos de donde estaban.

Chimbas es el destino de muchos de esos nuevos barrios. Y Mario Tello, el intendente por el oficialismo, salió a quejarse en un tono inusual con un argumento cuanto menos polémico. Sostiene que las familias relocalizadas en Chimbas extrañan su terruño y como se aburren salen a robar. Incomprobable fórmula utilizada por el intendente para argumentar sobre el problema más importante de su departamento.

 Lo único que falta es que diga que como el Penal está en Chimbas, los que están en libertad se inspiran y roban por allí cerca.

Comentarios