Análisis del día II

¿Te contaron el cuento de la buena pipa?

La pelea con Mendoza, esta semana reavivada por la promoción industrial, terminó hoy con una denuncia penal contra las GCT de las promocionadas. ¿Y el diálogo prometido?
viernes, 11 de noviembre de 2011 · 19:37

Por Viviana Pastor
vivipastor@tiempodesanjuan.com

- ¿Querés que te cuente el cuento de la buena pipa?
- Sí.
- Yo no te digo ni que sí, ni que no, yo sólo te digo: ¿que si querés que te cuente el cuento de la buena pipa?
- Bueno.
- Yo no te digo que «bueno», yo sólo te digo: ¿que si querés que te cuente el cuento de la buena pipa? …
Y así sucesivamente hasta que se canse el que escucha.

El tema de la promoción industrial, reavivado por Mendoza hoy, me hizo acordar al cuento de la buena pipa y, la verdad, parece una historia de nunca acabar.

Mendoza se opone, Mendoza siempre se opone, presenta amparos, critica, despotrica y pelea con las provincias a las que siempre le gustó llamar “las hermanas menores”.

Hoy la noticia fue la presentación la Fiscalía de Estado de Mendoza que denunció penalmente a las CGT de San Juan, San Luis, La Rioja y Catamarca por amenazar con impedir el ingreso de productos mendocinos a sus provincias, ya que, de concretarse, perjudicaría la economía mendocina y los fondos públicos. Esto a pesar de que por este medio el subdelegado de la CGT y diputado provincial, Enrique Castro, había advertido que ese anunciado boicot a los productos mendocinos sólo sería “simbólico”. “No vamos a salir a cortarle la ruta, pero si esto no se soluciona hemos evaluado movilizarnos a la ruta y explicarles a los que transitan cómo nos está afectando esta postura mendocina y entregar folletos”, contó Castro.

Peor aún, el jueves el Gobernador José Luis Gioja estuvo reunido con el Fiscal de Estado de Mendoza, Joaquín de Rosas, quien visitó San Juan para participar del foro de Fiscalías de Estado. "Yo lo saludé, no hablamos del tema. Tengo entendido que la denuncia se hizo recién hoy -por el viernes-", dijo el gobernador un tanto asombrado.
 
Por eso este juego de preguntas que no son y respuestas que no son, parece un cuento de nunca acabar o, en este caso, algo así como hablar con la pared. ¿Habrá que descubrir quién se cansará primero?