domingo 2 de octubre 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Personaje

La historia de César, el cafetero de la Catedral

Desde hace 26 años es cafetero, y hace un tiempo está en la esquina de Mendoza e Ignacio de la Roza. Empezó por necesidad, pero hoy ama su trabajo.

Tiempo de San Juan | Ana Clara Rubio
Por Ana Clara Rubio 13 de agosto de 2022 - 09:05

César Orellano es un sanjuanino de 66 años que desde hace 26 es cafetero en las calles sanjuaninas, primero recorriendo lugares en las cercanías de su casa y luego, desde hace un tiempo en la puerta de la Catedral. En una entrevista con Tiempo de San Juan contó que empezó a hacerlo por necesidad y hasta le dio vergüenza, pero los años pasaron y hoy César ama su trabajo y no lo cambiaría por nada. Te contamos acá quien es.

322442d0-8165-4c57-8e1b-04b8157bfd69.jpg

Para su familia y los más íntimos César es "el Negro". Papá de 4 hijos, abuelo de 4 nietos y viudo, desde hace 26 años que vende café, y si uno pasa por la esquina de la Catedral sanjuanina en la mañana, él siempre está ahí, rodeado de gente, con su moto donde lleva todo lo que necesita para ganarse el pan.

Recuerda la primera vez que vendió un café como si no hubiera pasado el tiempo. "Empecé con mucho miedo, porque yo salí por necesidad. En el pecho llevaba cinco termos y me daba vergüenza, por eso salí de madrugada para medio esconderme y que no me vieran. Yo venía de otro trabajo, en el Correo Argentino y me tuve que ir sí o sí; por eso comencé a vender café, me quedé sin trabajo, y después descubrí que podía vivir de esto", relató César.

b8997b04-1b3a-48a4-b04f-98cab3cf70cb.jpg

Siguiendo con el relato, explicó: "Salí de mi casa como a las 3 AM, eran las 10, iba por Avenida Libertador y Alem en mi moto, me para un remisero y me pregunta si me quedaba café, ese fue el primer café que vendí; uno solo, a las 10 am. Después vendí dos cafés al otro día y no paré más hasta ahora".

"El primer día me acuerdo que valía $1 el café con dos tortitas, en la época de Menem" "El primer día me acuerdo que valía $1 el café con dos tortitas, en la época de Menem"

César recuerda también que sus ex compañeros del Correo le dieron una mano cuando empezaba con la venta del café: "Me dijeron que fuera en la madrugada, ellos me ayudaron muchísimo; y así pude empezar a comprar más termos, me pude ir expandiendo y acá estoy, ya hace 26 años que vendo café".

El sanjuanino ya no hace recorridos al grito de "café, café", sino que se queda en un solo lugar. "Hacía recorridos pero lo abandoné, era época de De la Rúa; tenía muchos fiados de la gente, no me pudieron pagar y entonces decidí no hacer más el recorrido porque fiar y no cobrar no era negocio. Hasta que me quedé acá, vendo menos, pero la plata me la llevo", contó.

6e634086-8058-48ae-9ae8-ab0ee00f21aa.jpg

El trabajador dice que antes tenía su "cuaderno Gloria" donde iba llevando las cuentas, pero un dí a detuvo su marcha y entre tantos lugares que recorrió decidió quedarse en la esquina de la Plaza 25 de Mayo, sobre Mitre y Mendoza. "Antes de la pandemia eran las 2 am y yo estaba ahí hasta las 6 que me cruzaba acá; pero como con la pandemia la vida nocturna desapareció, directamente me vengo a las 6 acá hasta 11:30 a más tardar y ya después me voy", explica.

Al llevar tantos años con su profesión César dice que hay personas que van casi todos los días. "Un 30% de los clientes son fijos y los otros son de paso, circunstanciales". Y ahí es cuando este cafetero relata que más allá de una parte comercial, de la venta del café; hay con quienes ha establecido una relación mas personal. "Acá me confiesan todos sus problemas, aventuras, mentiras, todas las cosas", dijo.

3e8305b5-1376-4709-bc78-0b907ee0c225.jpg

"Yo he convertido esto en una posada... amigos, encuentro y Jesús"

César es un hombre muy creyente, y ve en su trabajo no solo algo que le da dinero, si no como si fuera su "posada" en el que hay amigos, encuentro y Jesús. En el siguiente video podés escucharlo recordando un texto bíblico y hablando de las personas en situación de calle. Además relata uno de los momentos más duros: "El asalto al Casino, quedé en medio de la balacera".

César, el cafetero sanjuanino

César vive en Rivadavia y desde su casa ubicada sobre en Avenida Libertador sale cada mañana a bordo de su moto a vender café. A él no le importa el frío, el calor extremo, el viento, la lluvia, enfrenta cada día con la mejor actitud y es así como llega a vender hasta 40 cafés por día.

"Para arrancar el día, salir a vender, lo primero es actitud, me cargo de amor y lo transmito a todo lo que hago, porque todas las cosas que yo hago que es chocolate, capuccino, café, café con leche, tiene un valor agregado que se llama amor, por eso sale rico lo mío", dice. "Para arrancar el día, salir a vender, lo primero es actitud, me cargo de amor y lo transmito a todo lo que hago, porque todas las cosas que yo hago que es chocolate, capuccino, café, café con leche, tiene un valor agregado que se llama amor, por eso sale rico lo mío", dice.

Si uno transita por la Catedral allí estará, entre los cientos de sanjuaninos que cada mañana transcurren por ese sitio. Si querés probar el rico café que hace y darle una mano, sus precios son más que accesibles: un chocolate, un capuccino, un café o un café con leche sale $150 sin la tortita; un mate cocido o un té sale $100; cada tortita $30; medialuna $50; y así va armando "un combito de acuerdo al bolsillo de la gente", explica.

a1c5b7c2-9ba8-4df1-8da4-47539dacf1c2.jpg

- TSJ: ¿Por qué sigue vendiendo café después de tantos años?

- Muy poca gente puede vivir de lo que le gusta y yo lo hago. Le tomé mucho cariño a esto, porque uno aprende a vivir de lo que hace y le gusta.

Hace 2 años César tuvo un accidente de tránsito, en plena pandemia, y atravesó un fuerte cuadro de estrés y depresión, por lo que recibió asistencia en el servicio médica. "La falta de seretonina que tiene mi neurotransmisor la genero acá, mediante la comunicación con la gente, y para mí, esto es terapia, aparte me llevo unos pesos para poder pasar el día, pero sirve mucho para mi salud", expresó César.

Sin dudas este cafetero sanjuanino es uno más de los que sufre las consecuencias de la inflación o de que a la gente le cueste mucho el dinero ya que él ha notado que ha bajado el nivel de ventas porque "la gente está cada vez más empobrecida".

61cd9aed-d71b-45de-a463-56727d2e9cc3.jpg
471e4718-4f32-4229-8ff3-95e49c8ee723.jpg

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Las Más Leídas

El periodista Cristian Molina, detenido por una acusación de violación.
ANSES se prepara para el pago del refuerzo para los sectores más vulnrables.
Los combustibles tienen nuevos valores en las pizarras de las estaciones de servicio.
Imagen de la comisaría 7ª, que se encuentra a cargo de la investigación del robo.
Juan Pablo Rodríguez, el pibe del Medanito que fue convocado a Primera

Te Puede Interesar