Potenciar Acompañamiento

Así funciona el plan de apoyo para jóvenes en recuperación de adicciones

Además de la ayuda institucional, se prevé un ingreso mensual de 8.500 pesos.
lunes, 10 de agosto de 2020 · 18:25

“Hoy me siento libre”, dice Débora, coordinadora de un centro de rehabilitación para mujeres. No consume drogas hace un año. “Quiero ser buena madre, recuperar la relación con mis hijas, solo quiero estar bien y ser feliz”.

“Perdí muchos años de mi vida, perdí amigos, perdí familia, perdí y solo perdí. Todos nos merecemos ser felices y tener oportunidades”, cuenta Matías, que se rehabilitó y ahora acompaña a otros jóvenes que están “en tránsito” para recuperarse de sus adicciones.

Lo dicen en la casa comunitaria de Vientos de Libertad, en General Rodríguez, en el oeste del Gran Buenos Aires, frente a la experiencia compartida por compañeros y compañeras que trabajan y luchan para transformar sus vidas.

En articulación entre la Sedronar y el ministerio de Desarrollo Social, junto a organizaciones populares y de las iglesias, el gobierno nacional lanzó el programa Potenciar Acompañamiento para reforzar las posibilidades de formación, inclusión social y la generación de nuevas propuestas productivas y sociocomunitarias.

Está destinado a las y los jóvenes con consumos problemáticos de drogas y adicciones que transitan un tratamiento en algún dispositivo de la red territorial de la Sedronar. Se les brindará formación para el aprendizaje de trabajo y la finalización de estudios, además de un respaldo económico de 8.500 pesos mensuales. Las instituciones en las que residen o se tratan en forma ambulatoria serán las encargadas de seleccionar los candidatos que se encuentren en una etapa avanzada de su recuperación.

El lanzamiento fue encabezado por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, en la mañana de este jueves. “Es siempre fácil echarle culpa a las personas y no mirar que quizá es el sistema el que hay que cambiar, sobre todo cuando es uno que genera exclusión”, aseguró Cafiero.

“Es una ayuda económica por un tiempo para facilitar la reinserción en el mercado laboral de aquellos que están egresando de este tipo de instituciones”, dijo Cafiero en diálogo con El Destape.

Los elevados índices de desocupación y pobreza afectan principalmente a los jóvenes, y en particular a las mujeres jóvenes. Las oportunidades son escasas para conseguir un ingreso, un trabajo, y al mismo tiempo estudiar o capacitarse. Más aún para quienes durante años sufrieron una profunda crisis personal, de salud, que los desvinculó por completo de sus propios derechos.

Sebastián Sánchez, referente de Vientos de Libertad, la rama del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) para trabajar el tratamiento de adicciones, señala que “el consumo es una de las tantas problemáticas que atraviesan las juventudes, especialmente las juventudes de barrios populares, que crecen en contextos de profunda desigualdad y exclusión”. Las organizaciones sociales construyeron estos espacios de contención en todo el país.

Es la primera vez que la Sedronar pone en marcha un programa de estas características. La titular de Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas, Gabriela Torres, detalló a El Destape que el objetivo es “acompañarlas y acompañarlos a rearmar sus vidas, salir de ese proceso para que puedan construir un proyecto de vida saludable, dentro de su comunidad, desarrollando tareas que tienen que ver con la economía del cuidado”.

El ministro Daniel Arroyo destacó la importancia de la red social que "permanentemente pone el cuerpo y acompaña" y destacó que "como país vamos a crecer en la medida de que armemos proyectos de vida, productivos y educativos”.

Las tareas que desarrollan en las casas, donde llegan de manera voluntaria, tienen que ver con la denominada “economía del cuidado”, en tres dimensiones. En primer lugar, el compromiso obligatorio de continuar con el tratamiento. Luego, participar de las actividades del espacio o dispositivo en el que se tratan, donde algunos son residenciales y otros ambulatorios, asumir responsabilidades propias y con los demás. Y por último, lo más difícil según los testimonios de quienes luchan diariamente contra sus adicciones, retomar sus lazos familiares y afectivos.

“Tratamos de acompañarlos para que se puedan soltar, abrirse, contar sus historias personales, a revincularse con las familias”, cuenta Facundo, que trabaja en el lugar como coordinador. Él también se recuperó. “Yo viví lo mismo y los puedo ayudar. Cuesta mucho porque la adicción genera frustración, no hay laburo, no tiene donde vivir y tienen problemas en la calle. Pero esta es su casa”.

El objetivo es que sean parte de la institución y de la red de trabajo diario de las casas. Cocinar, limpiar los parques, hacer trabajos de carpintería, acompañar a alguien al médico, gestionar un DNI, coordinar grupos, entre otras actividades de estrategia cuerpo a cuerpo, como le llaman.

Mediante el “Acompañante Par”, un tutor deberá acompañar hasta un máximo de 10 jóvenes. Habrá una certificación trimestral de tareas. Al año se realiza una evaluación interdisciplinaria junto a la persona para comenzar a definir los primeros lineamientos de su proyecto de vida. Allí puede elegir cambiar de línea dentro del programa Potenciar Trabajo, finalizar sus estudios, capacitarse o incluirse en alguna línea socioproductiva o sociocomunitaria.

Está previsto que el Potenciar Acompañamiento se implemente a partir de septiembre en todo el país a través de la red federal de dispositivos bajo convenio de la Sedronar. Son 215 Centros de Atención y Acompañamiento Comunitario (CAACs), donde se contiene, orienta y atiende a personas con situación de consumo problemático. Otras 96 Comunidades Terapéuticas, más estructurados, para hacer el tratamiento de forma más intensiva.  

Hay otros 60 Dispositivos Integrales de Abordaje Territorial (DIAT) que funcionan en cogestión entre la Sedronar y las organizaciones populares, municipios y provincias. Y 35 centros de Tratamiento Comunitario, con personas que se encuentran trabajando en el territorio.

Del acto de presentación de esta iniciativa también participaron el secretario de Economía Social, Emilio Pérsico; el dirigente del MTE, Juan Grabois; el coordinador de la Comisión Nacional de la Pastoral de Adicciones, padre José “Pepe” di Paola; el intendente local, Mauro García, y el subsecretario de Atención y Acompañamiento en Materia de Drogas, Sebastián Morreale.

Comentarios