ELECCIONES

Cristina 2019: el kirchnerismo sanjuanino ya tiene instrucciones

Se confirmó internamente que ella será candidata y que irá por Unidad Ciudadana, en alianza con todos los que pueda sumar.
domingo, 28 de abril de 2019 · 09:39

Por Daniel Tejada
Canal 13 San Juan

Terminó el misterio. Tanto desde el Instituto Patria como desde el partido Frente Grande a nivel nacional, dos pilares de Unidad Ciudadana, bajó la misma coordenada para los militantes K sanjuaninos esta semana que termina: Cristina Fernández de Kirchner será candidata a presidenta en 2019. No se dirá oficialmente por un tiempo, pero ya hay indicaciones concretas para activar a la tropa militante en todo el territorio.

Lo confirmaron dos fuentes locales directamente vinculadas con el espacio que conduce la senadora a nivel nacional, que tienen contacto prácticamente cotidiano con los coordinadores de la operación regreso. Hicieron la revelación en estricto off the record, porque nadie saldrá a blanquearlo antes que ella. Y hay indicios acerca de que no habría que esperar tanto como el 20 de junio, cuando se había anunciado un acto militante en el estadio de Racing, apenas dos días antes de inscribir listas.

Agregó una cuota de incertidumbre acerca de los plazos la nueva escalada del dólar y el riesgo país, más la ola de cuestionamientos que recibió la administración de Mauricio Macri  en el plano internacional, en diarios del calibre de Financial Times, New York Times y Washington Post, por citar solo tres. Hoy preocupa en el búnker de CFK el sostenimiento del gobierno, aunque parezca paradójico tratándose de la principal fuerza de oposición.

Esta coyuntura confusa apresuró por un lado la definición de comunicar hacia abajo que ella será candidata, para terminar con la intriga en la militancia sanjuanina en este caso, pero por otro lado le puso pausa a la fecha de anuncio oficial, hasta que el panorama esté un tanto más claro, si fuera posible.

Por lo pronto, en el búnker porteño instruyeron a los apoderados de los cuatro espacios que integran originalmente Unidad Ciudadana, para poner a punto todo lo relativo a lo jurídico, porque Cristina jugará con sello propio. No será la candidata del Partido Justicialista, contra algunas especulaciones que se echaron a rodar. Esto no significa que no pueda prosperar un acuerdo electoral para conformar un frente patriótico, tal como ella lo denominó. Como eso aún está por verse, saldrá al escenario electoral con estructura y soporte autónomos.

“Ella es alegría”, “Ella es patria” y “Ella es comida”, entre otras frases similares, empezarán a cubrir los muros primero de Buenos Aires y luego de distintas partes de la geografía nacional, a modo de anticipo de campaña. No serán afiches sino pintadas, de acuerdo a la información que trascendió desde adentro.

Las fuentes coincidieron en un par de coordenadas más, en un segundo plano: que Cristina viene dispuesta a cambiar su estilo de conducción, con mayor apertura al diálogo, y que hay plena consciencia de que no alcanza únicamente con el kirchnerismo para ganar las próximas elecciones. Comienza de esta manera una carrera por sumar todo lo que se pueda. En esta línea de acción, el mandato hacia abajo es no entorpecer la conducción política de los gobernadores. Hubo un gesto simbólico en este sentido en Córdoba, donde se bajó el candidato K, Pablo Carro, en colaboración directa con Juan Schiaretti, uno de los dirigentes más distantes y críticos de la ex presidenta.

En San Juan, aunque el gobernador Sergio Uñac ha manifestado reiteradamente que Cristina debe estar en la construcción nacional pero no como candidata, hay buen nivel de diálogo con el Instituto Patria y Unidad Ciudadana. Abonó esta relación la inclusión de referentes kirchneristas en candidaturas expectantes del Frente Todos. Tuvo un gesto de calidez reciente el pocitano con la senadora cuando falleció su madre, Ofelia Wilhelm, al transmitirle sus condolencias no solamente por redes sociales sino también en una comunicación telefónica personal.

En paralelo, el jueves hubo una reunión de la mesa nacional del partido Frente Grande en  Buenos Aires, donde el intendente de Ensenada, Mario Secco, transmitió la definición de la candidatura de CFK hacia los dirigentes de todo el país. Y también la decisión de activar jurídicamente la estructura de Unidad Ciudadana, con sus cuatro partidos integrantes: además del  Frente Grande, Kolina, el Partido para la Victoria y Nuevo Encuentro. Desde esa plataforma propia, ella tenderá lazos con el PJ que conduce José Luis Gioja y todos los espacios posibles para la construcción del frente patriótico.

Se dijo en esa reunión que Cristina está dialogando con todos los dirigentes de peso en la oposición, desde Sergio Massa hasta los hermanos Rodríguez Saá, de San Luis. No hay nada cerrado aún, pero los contactos revelan la estrategia de construcción amplia. “Tanto del lado nuestro como del mismo PJ está claro que solos no se puede ganar”, sintetizó un operador cristinista sanjuanino. Y agregó: “con el kirchnerismo puro está todo bien pero no se gana”. 

Para que esto no quede en lo declamativo, explicó la fuente, habrá que traducir la unidad en compromisos de gobernabilidad hacia adelante. La primera medida será entonces construir con amplitud, porque Cristina no está dispuesta a salir segunda. La segunda será asignar lugares en una eventual administración.

Para sentarse en esa mesa de negociación con los peso-pesado de la oposición, el kirchnerismo hará primero un fortalecimiento de estructuras propias. Por eso se bajó la coordenada de instalar la candidatura de ella y sacudirle el polvo a Unidad Ciudadana, que circunscribió su participación electoral en 2017 estrictamente a provincia de Buenos Aires. La carta más fuerte del espacio sigue siendo la tracción electoral, los votos que conserva la ex presidenta. Aún así está claro que no será un diálogo sencillo ni lleno de renunciamientos.

Cuentan con el acercamiento de Gioja, con quien no siempre hubo cordialidad en el pasado. Desde la llegada de Macri al poder, el diputado sanjuanino se posicionó con claridad en las votaciones del Congreso Nacional dentro del Frente para la Victoria. Es otro aspecto que no presenta conflicto en el armado de unidad. Queda aparte el segmento de Alternativa Federal, donde el senador Miguel Pichetto, el gobernador Juan Manuel Urtubey, el propio Massa y el ex ministro de Economía Roberto Lavagna parecen impermeables en su postura de no ir a una interna con ella. Distinto es el caso de Daniel Scioli, quien ya se anotó en esa línea de largada.

Quedan un par de fechas claves por delante, para las que falta muy poco. El 6 de junio será el día de inscripción de frentes electorales nacionales.  Entonces se sabrá la magnitud de la unidad o de la división de la oposición. Y el 22 de junio, finalmente, el cierre de listas, los precandidatos y precandidatas presidenciales que irán a las urnas en las primarias del 11 de agosto, con la expectativa de llegar a las generales del 27 de octubre.

Comentarios