Transición caliente

Un nuevo capítulo del escándalo de contratados en Iglesia: dan de baja a 3.000

La disposición del intendente Marinero generó gran revuelo en el departamento. El sucesor Espejo negó que fuera consensuado con él.
miércoles, 4 de diciembre de 2019 · 14:51

Un nuevo estallido político sacude la transición en Iglesia. Al escándalo por las numerosas contrataciones del intendente Marcelo Marinero que incluye gente que “no trabaja” se sumó otro capítulo con la decisión del jefe comunal de dar de baja a unos 3.000 contratados municipales.
El intendente dio a conocer la medida mediante un comunicado, según publica Diario de Cuyo, pero no llegó a todos los medios de comunicación. Marinero no atendió los llamados de Tiempo de San Juan como así tampoco su sucesor, Jorge Espejo, quien el citado medio publicó que negó haber sido consultado para la medida. No obstante, el actual diputado viene quejándose de la cantidad de contratos y dijo que la mitad de ellos no trabaja.

Tras la primera reunión en el marco de la transición que fue a mediados de noviembre, Espejo dijo que Marinero le había informado que hay 1.600 contratados y que en el municipio reconocen que hay gente que no trabaja. “Pasa que se les escapa de las manos porque hay un monotributista que cobra y ese reparte entre 5 o 6, y habrá 3 o 4 que no trabajan por cada monotributista y hay entre 200 y 250 monotributistas”,  aseguró Espejo días atrás.

“Si nos ponemos  a ver ingresos por regalías y coparticipación han sido más de 300 millones este año, sin la última cuota bimestral de regalías y eso que no ha sido un buen año para la minería. Queremos ver qué respaldo de gastos hay porque esa cuenta la tendremos que presentar nosotros. Vamos a tener el 10 de diciembre que ver. Marinero lo debe saber pero no lo dice”, lanzó el entrante.

Ambos bloquistas supieron ser socios y se distanciaron políticamente al punto que disputaron la Intendencia en las últimas elecciones por separado y Espejo desbancó a los Marinero, Marcelo y su hermano Mauro, que están en el poder alternativamente hace casi dos décadas. En junio explotó la polémica con los contratados ya que no había dinero para pagarles.

Ahora también se conoció otra situación de tensión porque los concejales habrían aprobado la creación por cada bloque de 4 cargos políticos, lo que genera un incremento importante en el gasto.

Espejo anticipó que quiere achicar la planta política en al menos un 30%. “Ahora hay un solo secretario de Gobierno pero queremos achicarlo. Son 80 ahora los cargos políticos, entre directores, subdirectores y jefes de departamento. Tremenda estructura no se nota en la gestión, todas las líneas de abajo son muchas, por lo menos queremos suprimir 20”.

Comentarios