ANÁLISIS

¿De qué lado están?

El consejo que representa a todos los fiscales del país, presidido por el sanjuanino Quattropani, se mantuvo al margen de la tensión política generada por el pedido macrista de renuncia a la jefa de los fiscales federales del país, Alejandra Gils Carbó. Las relaciones y vínculos con uno y otro lado. Por Gustavo Martínez Puga.
martes, 29 de diciembre de 2015 · 09:18
Por Gustavo Martínez Puga

"¿De qué lado estás, chabón?”. Aquella frase que hizo famosa el conductor televisivo Matías Martín resuena hoy por hoy en los despachos de los fiscales de todo el país, tanto en los del fuero provincial como en los del federal, entre los que defienden la institucionalidad del cargo de Alejandra Gils Carbó y los que consideran que debe dar un paso al costado. En medio de ese lío quedó el Consejo de Procuradores, Fiscales, Defensores y Asesores Generales de todo el país, entidad que se mantuvo muda y aislada de la grieta.

La importancia está dada en que los fiscales son quienes representan los intereses de los ciudadanos ante la Justicia.

Las aguas se dividieron por el polémico pedido público de renuncia que Mauricio Macri le hizo (en campaña) y le viene haciendo (ya como Presidente de la Nación) a la Procuradora General de la Nación, Gils Carbó.
En ese contexto quedó atrapado el Consejo de Procuradores, Fiscales, Defensores y Asesores Generales del país. La entidad, presidida por Eduardo Quattropani, Fiscal General de la Corte de Justicia de San Juan, no fijó una postura sobre ese hecho político y viene caminando por el filo político para no caer de uno u otro lado.
Incluso, del primero al último, ninguna de sus autoridades emitió (y evitan hacerlo) una opinión pública al respecto.

LA GRIETA

La embestida contra Gils Carbó arrancó como una promesa de campaña del macrismo y públicamente abrió dos frentes.

Por un lado están los que sostienen que constitucionalmente no corresponde que el poder político, ejercido por la máxima autoridad del Ejecutivo de la Nación, le pida la renuncia a la jefa del Ministerio Público Fiscal. Cabe aclarar que es en el fuero federal, los fiscales provinciales tienen su propia autoridad.

El cargo de Procurador General de la Nación es autónomo e independiente, como el de cualquier fiscal federal o provincial, y sólo puede removerse con la muerte del titular o con un juicio político.

Por otro lado está la postura política que viene pregonando el macrismo, con la que se cuestiona a la procuradora Gils Carbó por algunos gestos políticos que la identificarían con el gobierno K.

El principal motivo que sacan a relucir los fiscales que se enrolan en la posición embanderada por el macrismo está dado en que Gils Carbó fue una de las principales impulsoras de la creación de Justicia Legítima.

Justicia Legítima es una agrupación de magistrados y ciudadanos de todo el país que nació en diciembre de 2012 para debatir sobre el rol de la administración de Justicia. Incluso hoy, en el perfil de Facebook de la agrupación, está la foto de sus principales referentes, y allí está Gils Carbó, como también está la Defensora General de la Nación, Stella Maris Martínez y quien era juez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Raúl Zaffaroni.

Los fiscales que simpatizan con esa agrupación y sus objetivos, siempre sacan a relucir la independencia política y el coraje que tuvo Gils Carbó cuando se le plantó al ex presidente Néstor Kirchner y le frenó legalmente la posibilidad de que el Grupo Clarín unificara a Multicanal con Cable Visión y se transformara en un monopolio incontrolable con el 47 % del mercado.

En esos días, el gobierno K tenía buena relación con el monopolio mediático, con quien luego mantuvo un encarnizado enfrentamiento.

Sin embargo, los fiscales que miran de reojo a Gils Carbó dicen que aquella postura de independencia política del 2007 nada tiene que ver con la postura política que Gils Carbó mantuvo luego como Procuradora General de la Nación.

Otro punto que le cuestionan desde el interior del ente que representa a los fiscales es el manejo que Gisl Carbó hizo de los fiscales. Por ejemplo, le cuestionan el traslado de los fiscales federales de un lado a otro, como queriendo dar a entender un manejo político incorrecto y caprichoso en el destino de los fiscales.

Por ejemplo, citan el caso de San Juan: quien fuera designado fiscal federal de primera instancia en agosto de 2015, Fernando Alcaraz, aún está en Mendoza, donde venía trabajando como fiscal subrogante, supuestamente porque allí hay causas "grandes” que debe terminar, resintiendo así el fuero local.

RELACIONES

En medio de esas posturas cruzadas quedó atrapado el Consejo de Procuradores que dirige Quattropani.
Si bien no tomaron una posición al respecto, hay gestos que pueden ser interpretados como posturas políticas.
Hace dos semanas, en Salta se produjo una reunión a puertas cerradas del Consejo de Procuradores con representantes de todo el país. ¿Quién sí estuvo?, German Garavano. ¿Quién no estuvo? Gils Carbó.

Dicen que los dos fueron invitados, aunque a la Procuradora General no le hacía falta invitación porque es parte integrante. Pero no asistió. A reglón seguido hacen saber que la relación de Gils Carbó con el Consejo de Procuradores es buena. Y acuñan esa idea con el hecho de que hay un diálogo telefónico fluido.

Sin embargo, hasta ahora, la Procuradora General de la Nación no logró que sus pares del consejo digan si la apoyan o no políticamente para que siga en el cargo.

Sin embargo, la foto de las autoridades del Consejo de Procuradores es con Garavano y sin Gils Carbó.
Un dato no menor: Garavano es el flamante Ministro de Justicia de la Nación. Ya Macri lo había presentado para ese cargo en noviembre, en la previa al balotaje.

¿Cuál es la relación de Garavano con el ente de los fiscales? Hasta antes de jurar como ministro, era el reelecto Vicepresidente Segundo del Consejo de Procuradores, cuando se desempeñaba como Fiscal General de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Para que se entienda con más claridad, era el tercero en la línea sucesoria que encabeza el sanjuanino Quattropani.

Dicen que en aquella última reunión el Salta no se habló del caso Gils Carbó. Pero hacen saber que el trato del Consejo con Garavano fue "afectivo, casi familiar”. Y que el objetivo del nuevo ministro fue llevarse de primera mano una impresión de cuál será la postura de los fiscales de todo el país en la relación con el nuevo gobierno nacional.

En su página web institucional, el Consejo de Procuradores tiene una serie de objetivos de su razón de ser. Dice el número uno de esos objetivos:

*Preservar y consolidar la independencia y la autonomía del Ministerio Público, resguardando su jerarquía funcional”.

¿Están cumpliendo los fiscales del país ese objetivo fundacional con su actitud de no decir si apoyan o no la remoción de Gils Carbó como Procuradora General de la Nación? ¿De qué lado están?.

Galería de fotos

Comentarios