accidente laboral

Cattorini y el trágico antecedente del empleado que murió dentro de la fábrica

El domingo último falleció un joven que cumplía funciones en la fábrica de vidrio y, aunque su muerte provocó un revuelo, esta no es la primera vez que sucede.
viernes, 14 de enero de 2022 · 19:06

Un operario de la fábrica Cattorini falleció mientras trabajaba y el hecho que ahora es investigado por la justicia penal provocó un revuelo en el lugar, aunque esta no es la primera vez que sucede un evento de estas características. Es que hace cuatro años atrás, otro empleado de la empresa murió cuando cumplía sus funciones y por ello se presenta como un trágico antecedente a lo ocurrido el domingo último. 

El 17 de enero de 2018, un ingeniero de 35 años identificado como Mariano Hernández tropezó y cayó dentro de uno de los silos de arena de la fábrica ubicada en Santa Luía. Tras caer desde 12 metros de altura, el trabajador murió y el caso levantó polvareda, ya que se desplegó un operativo de rescate del cuerpo de más de 9 horas

Para poder recuperar los restos del hombre debieron antes vaciar el silo, por lo que el proceso de rescate demoró varias horas. En el lugar trabajó personal de Protección Civil, de la entonces Comisaría Santa Lucía Este, Bomberos Voluntarios de Santa Lucía y el Cuartel Central de Bomberos.

A pesar del esfuerzo de todas las personas que participaron del operativo en el desesperante suceso, el profesional oriundo de Buenos Aires y que hacía dos años se había radicado en San Juan no pudo ser salvado con vida. Según informaron fuentes de la empresa, Hernández subió hasta el tope del silo para remover la arena pues su paso se había obstruido. Fue en ese momento que perdió el equilibrio y cayó dentro del tubo repleto de arena, del cual no pudo salir por sus propios medios.

Durante más de dos horas se extendió el rescate, apurados por la succión del cuerpo del hombre todavía con vida, que se asfixiaba. Lamentablemente, después de un tiempo considerable, constataron la muerte.

Luego de una intensa investigación, el Cuarto Juzgado Correccional determinó que la muerte del jefe de sector se produjo por asfixia, producto de no haber llevado uno de los elementos de seguridad correspondiente. Cinco meses después se ordenó que la causa se archive, debido a que las conductas realizadas por parte de los compañeros y de la empresa no constituyen delito.

Los testimonios de dos hombres, subordinados del ingeniero, coincidieron en que Hernández pensó que era un trabajo más que sencillo y obvió usar un arnés de seguridad, aunque si se colocó un casco y un botín de seguridad del costado derecho, pero lamentablemente no pudo evitar el fatal accidente.

El hecho que trajo a la memoria aquella tragedia tuvo lugar el domingo pasado, cuando Fabricio González Meza murió a consecuencia de una fuerte descarga de energía. Si bien en un principio las versiones hablaban de una muerte natural (raro en un chico tan joven), el informe de autopsia habría sido revelador puesto que promovió un giro inesperado en la investigación que lleva adelante la UFI de Delitos Especiales. 

La pericia forense habría indicado que el deceso se produjo por una descarga eléctrica que recibió el operario de 21 años. Esto pone en la mira los responsables y directivos de la empresa, dado que todo indica que había una fuga de corriente eléctrica en una de las turbinas en el sector donde trabajaba el joven de 21 años y que nadie la detectó. Hacía dos años y medio que González Meza trabajaba en dicha fábrica. Comenzó cumpliendo funciones de limpieza, pero después se desempeñó como operario.

   

Comentarios