Resúmen

Lo que dejó la maratónica jornada 1 del juicio contra los detenidos por la fiesta VIP de Santa Lucía

Pedidos de cuarto intermedio por violación del derecho de defensa y por cansancio de imputados, solicitud de incompetencia del procedimiento de Flagrancia y hasta un pedido de recusación del juez. También, una "inmediata libertad": para la más complicada.
viernes, 18 de septiembre de 2020 · 22:47

Fue una jornada realmente extensa que comenzó a las 9 -hora en la que fueron citados los 48 imputados por la fiesta VIP de Santa Lucía- y terminó sobre las 18, cuando el juez Eduardo Raed decidió ir a un cuarto intermedio hasta el lunes, día en que continuará el juicio en Flagrancia. Nueve horas de audiencia en la que pasó de todo: pedidos de suspensión del juicio por violación del derecho de defensa y por cansancio de los imputados, solicitud de incompetencia del procedimiento de Flagrancia y hasta un pedido de recusación del juez. Lo más trascendental, la "inmediata libertad" a una de las más complicada.

Incluso fue tan maratónica que los pedidos de las defensas comenzaron con anterioridad al inicio de la audiencia de este viernes. El primer pedido de suspensión del juicio fue solicitado por Leonardo Villalba, por la violación al derecho de defensa que había en torno a los imputados. Entre los fundamentos, se expresaba -casi de cajón- que la audiencia no debería haberse realizado vía Zoom, sino que lo que correspondía era la presencia física de los acusados junto a sus defensores. "Los imputados tienen dudas y nosotros tenemos que explicarles y más a estos chicos que nunca pasaron por un proceso penal de estas características", argumentaba Agustín Idemi, quien adhirió, junto a Toranzo, al pedido de Villalba.

Otro pedido de cuarto intermedio fue el que solicitó el letrado Franco Montes, sobre las 16. En este caso, su solicitud fue por el lado del cansancio, tanto físico como mental, de los imputados ya que "llevaban casi siete horas de proceso y no habían podido hidratarse, ni comer nada. Me llamó la atención la respuesta del fiscal, quien me dijo que el cansado era yo. Pero era lógico que los imputados ya no tenían la compostura para seguir en el debate y menos para prestar declaración indagatoria", afirmó Montes.

Ambas solicitudes de cuarto intermedio, para el Ministerio Público Fiscal, compuesto esta vez por Claudia Salica e Ivan Grassi, fueron únicamente para dilatar el proceso. "Los defensores que pedían los cuartos intermedios estuvieron en procesos similares, de las mismas cantidades de horas y, en esas ocasiones, no presentaron esos recursos, ni hablaron sobre el cansancio de los imputados. Por lo tanto, el único fin era la dilatación de la audiencia. Por otro lado, creo también que no se ha respetado la investidura del señor juez, ni de las partes. Faltó una actitud más colaborativa", sostuvo Grassi.

Posteriormente a ello, la letrada Manuelita Moreno Ferrer pidió la incompetencia del procedimiento de Flagrancia en este tipo de delitos. El juez Eduardo Raed fue a cuarto intermedio pero rápidamente ratificó su competencia. Esta solicitud no tuvo adhesión de los colegas. Sin embargo, Moreno Ferrer siguió sosteniendo que "desde el Ministerio Público Fiscal de la Nación dijeron que los delitos contra la Seguridad y Salud Pública deben ser investigados por la Justicia Federal. Incluso, el DNU donde se resolvía el aislamiento social preventivo y obligatorio, es una orden nacional".

Casualmente, Moreno Ferrer es la defensa de Florencia Coria, la joven que, sobre las 16:30 -en momentos en que pedían los datos filiatorios de los imputados-, se desmayó. La médica afirmó que sufrió una suba de presión a raíz de la situación estresante que estaba pasando. Nuevamente, resurgió el pedido de Villalba de suspender el juicio por el cansancio de los imputados y "por una cuestión de humanidad", dijo. Raed fue a cuarto intermedio hasta tanto estuviera el informe médico. Como la profesional de la salud le dio el 'ok' para poder proseguir y el juez continuó con el proceso.

Sin embargo, este suceso, sumado a las 9 horas de audiencia y al pedido de una imputada que necesitaba ir a cuidar a su hijo, fueron determinantes para que el magistrado decidiera ir a un cuarto intermedio y seguir con la audiencia el próximo lunes, a partir de las 8. "Fue una decisión acertada porque había que velar por los derechos, garantías y estado de salud de los imputados", sostuvo el fiscal Grassi.

Previo a la suspensión de la audiencia, hubo hasta un pedido de recusación al juez Raed, por parte del defensor Agustín Idemi. "Simplemente era una apreciación personal. Noté que en el transcurso de la audiencia, el juez tuvo un trato poco equitativo con las defensas y con los fiscales", dijo el letrado. Ante esto, Raed pidió un nuevo cuarto intermedio y, cuando regresó, denegó el pedido: "Resuelvo rechazar en todas sus partes el planteo de recusación efectuado, por tratarse la misma de una actitud maliciosa y basarse en percepciones subjetivas y personales del letrado y no contempladas en el código de procedimiento, solamente efectuadas con el ánimo de obstruir la justicia y de ofender al magistrado", sostuvo el magistrado.

Por otro lado, y quizás lo trascendental de la maratónica jornada 1, fue la "inmediata libertada" otorgada por el juez a una de las más complicadas en el proceso. Precisamente,  fue la liberación de Patricia Giuliana Díaz Cheuquepal, una joven que había participado en una fiesta clandestina anterior y había pasado por los fueros de Flagrancia. En aquella ocasión, a los imputados le dieron una probation -o suspensión de juicio a prueba por 8 meses-. Si cometía un nuevo hecho delictivo en ese lapso de tiempo, debía recibir una condena efectiva. Sin embargo, su defensa, a cargo de Maximiliano Paez Delgado, pidió la desestimación de la probation anterior para que se unifique a esta nueva causa. Este recurso presentado, y basado en el artículo 207 del Código Procesal Penal, permitió que la muchacha obtuviera la libertad instantáneamente. De esta forma, no seguirá imputada en el proceso y, por ende, no irá a la audiencia del lunes.

Finalmente, también cabe destacar el desarrollo del resto de los letrados como Filomena Noriega, Fernando Echegaray, Zapata, entre otros más, quienes estuvieron midiendo la audiencia en todo momento, con entradas claras y simples. Generalmente, sus ingresos fueron para adherir a la competencia de Flagrancia en el hecho cuando entró en controversia y, también, cuando el juez decidió suspender la audiencia para el lunes. Es otra gran estrategia defensiva: no obstruir, ni dilatar el proceso.

Comentarios