presunto femicidio

Pudo salvarle la vida y no lo hizo: procesan al amante de Brenda con inédita perspectiva de género

El juez correccional Ortega procesó a José Miguel Guajardo por omisión de auxilio porque, a pesar de ver cómo el marido la golpeaba, se marchó sin importarle y se fue a hablar de fútbol con amigos.
viernes, 23 de agosto de 2019 · 14:37

Después de que la madre de Brenda Requena, la joven brutalmente asesinada en Campo Afuera presuntamente por su marido, denunciara al sujeto conocido como el amante, la Justicia Correccional procesó con una perspectiva de género a José Miguel Guajardo por el delito de omisión de auxilio, pues el juez que dictó la resolución consideró que pudo ayudarla y salvarle la vida. 

Para Juan Pablo Ortega, el juez del Primer Juzgado Correccional, Guajardo pudo ayudar a la joven madre pero no lo hizo. Incluso, dos testigos aportaron datos que comprometieron al amante pues contaron que, minutos después de haber presenciado la violenta situación de la pareja, el procesado les contó lo sucedido y habría continuado la conversación hablando de fútbol, tal y como señalaron fuentes judiciales. 

El procesamiento que se realizó con una perspectiva de género, algo novedoso en los últimos tiempos, responde a que el amante sintió un "total desprecio por la vida de Brenda", según se señala en el expediente, y sabiendo la situación de vulnerabilidad de la joven -que era agredida físicamente por su marido- decidió escaparse y "la dejó librada a su suerte".   

El magistrado, en su resolución, sostiene: "Es menester aclarar que la violencia también se ejerce por omisión. Esta modalidad de violencia contra la mujer está íntimamente relacionada con el tipo penal por el que aquí se procesa a Guajardo, el sujeto no hizo lo que efectivamente tenía que hacer. Y aún así, aunque no se hubiera representado en su cabeza el final de la vida de Brenda por causas que se encuentran bajo investigación judicial, Guajardo efectivamente vio que Álvarez la golpeaba, conforme le contó a la denunciante".   

Tras su determinación, Ortega agregó de forma contundente: "Certeza tenemos de que Brenda Montaña está muerta, certezas tenemos que Guajardo huyó corriendo el día en que fueron descubierto por Diego Álvarez, certeza tenemos que quién pudo evitar una tragedia, no hizo más que correr e irse a hablar de fútbol con sus amigos, certezas tenemos en que se hubiera evitado una frenética búsqueda de cinco días y se hubiese logrado un abordaje del caso más eficiente y eficaz si Guajardo hubiera dado aviso inmediato a la policía del hecho de violencia que presenció, pero quedará una eterna incertidumbre en si la muerte de Brenda se pudiese haber evitado, pues entiendo pesará en la conciencia del imputado Guajardo tal grave omisión de auxilio".

Con esa pena una vez resuelta en la segunda instancia judicial (la del juicio), el joven que fue sorprendido por Diego Álvarez cuando se encontraba con Brenda, y se marchó de inmediato, a pesar de ver cómo el esposo la golpeaba, podría afrontar una multa económica por el delito que se describe como una conducta de abandono de persona. 

Según indica el Artículo 108 del Código Penal Argentino,"será reprimido con multa de pesos setecientos cincuenta a pesos doce mil quinientos el que encontrando perdido o desamparado a un menor de diez años o a una persona herida o inválida o amenazada de un peligro cualquiera; omitiere prestarle el auxilio necesario, cuando pudiere hacerlo sin riesgo personal o no diere aviso inmediatamente a la autoridad". 

 

 

Comentarios