Escándalo en el depósito judicial de 9 Julio

El comisario Padilla otra vez arrinconado, ahora por un auto del depósito del cual se adueñó

Va camino al segundo procesamiento. Ya fue indagado por la causa del auto que estaba secuestrado en el Depósito Judicial y que se quedó para él, aparentemente, mediante una maniobra ilícita.
jueves, 21 de noviembre de 2019 · 23:33

La situación procesal del comisario Gustavo Padilla se complicaría aún más. Fuentes judiciales revelaron que va camino a otro procesamiento en el Segundo Juzgado de Instrucción por la causa del auto Chevrolet Corsa que estaba secuestrado en el depósito judicial de 9 de Julio y que se quedó para él, supuestamente, mediante una maniobra ilícita. También está comprometido un oficial de la Seccional 3ra, que al igual que el jefe policial permanece detenido por su vinculación en el caso.

El comisario Gustavo Padilla cuenta ya con un procesamiento, con prisión preventiva, en el Primer Juzgado Correccional por el supuesto uso indebido de una camioneta Toyota Hilux que estaba en calidad de secuestro en el depósito judicial. En esa causa es acusado de abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público. Por otro lado, es investigado en el Quinto Juzgado de Instrucción por la posible sustracción de autopartes de los vehículos secuestrados en ese predio. Esto último a raíz del pedido de la fiscal Claudia Salica, en base a la sospecha de que el jefe policial y uno de sus subalternos se apropiaban de algunas parte de los rodados que estaban bajo su custodia.

La tercera causa contra el comisario Padilla es esta, la de del auto Chevrolet Corsa, que fue la que se denunció primero y la que derivó en las otras dos investigaciones. El caso del Corsa empezó a investigarse a principio de septiembre por la denuncia del jefe de la Seccional 3ra, quien descubrió que alguien había falsificado su firma en un acta para la entrega de ese coche. Ese vehículo estaba radiado desde el 2017 por falta de documentación tras un accidente de tránsito en la zona de Trinidad, en Capital. Cuando saltó todo esto, comenzaron a averiguar y establecieron que ese coche estaba en poder del comisario Padilla, que éste lo había comprado a los dueños y había hecho todos los trámites para sacar el vehículo de depósito judicial.

La sospecha

Ahí surgió la sospecha de una maniobra ilícita. Fuentes judiciales señalaron que el comisario Padilla habría cometido una estafa para quedarse con el vehículo. La presunción de los investigadores es que el auto estaba en buen estado, entonces el jefe policial contactó a los dueños –un matrimonio mayor de apellido Naranjo- y los convenció para que se lo vendieran a 25.000 pesos, argumentando que tenía una multa y una abultada deuda por la estadía del rodado en el depósito judicial. Como la propietaria del vehículo y su marido están enfermos y no tienen dinero, se vieron en aprietos y terminaron vendiéndole el rodado.

A partir de ahí, el comisario Padilla hizo los papeles para sacar el vehículo. Para ello contó con la supuesta complicidad del oficial Mauricio Oro de la Seccional 3ra, que se encargó de conseguir esa acta con la firma falsificada de su jefe para liberar al auto, según la sospecha de los investigadores.

El comisario Padilla está acusado del delito de estafa, dado que la familia Naranjo lo denunció porque se sintió engañada por el jefe policial con la compra de ese rodado. También está imputado de los delitos de peculado –que es disponer ilegalmente de bienes que estaban a su cargo-, adulteración de documento público e incumplimiento de los deberes de funcionario público. Estos tres delitos también le imputan al oficial Mauricio Oro.

Tanto Padilla como Oro ya fueron indagados en el Segundo Juzgado de Instrucción. Fuentes judiciales y allegados al caso revelaron que el juez Eduardo Raed, a cargo momentamente de ese juzgado, y la fiscal Silvina Gerarduzzi habrían detectado muchas las irregularidades y pruebas que complican a ambos. Y lo que se dice en tribunales es que puede haber novedades sobre la situación procesal del jefe policial.

Comentarios