Hecho grave 

Empleado de Rentas, víctima de un doble secuestro virtual

Primero le llamaron al chico y le dijeron que tenía a su papá. Cuando fue a pagar el rescate le hicieron creer al padre que el menor estaba secuestrado también. La madre trabaja en Tribunales. 
miércoles, 13 de diciembre de 2017 · 08:27

Un secuestro virtual por partida doble tuvo en vilo a un chico de 14 años y a sus padres. Todos pensaron lo peor y vivieron un martes del terror, ya que los delincuentes hicieron creer al chico y a su padre que tenían secuestrados a un ser querido. Lo llamativo: los secuestradores tenían una gran cantidad de información sobre la familia, compuesta por el padre que es un empleado a cargo de un área de Rentas, la madre que trabaja en la Justicia y el adolescente. 

Todo empezó con un llamado al teléfono fijo de la vivienda, ubicada en Marquesado y donde sólo estaba el chico de 14 años. El menor, al atender el teléfono, escuchó la voz de un hombre que lloraba y le decía “que le diera todo a los secuestradores”. En su desesperación, el chico creyó escuchar la voz de su papá y siguió las instrucciones que le daban. 

Como obviamente no contaba con dinero, el chico buscó todo lo que pudo cargar de valor, lo metió en su mochila, agarró su bicicleta y partió hacia la Costanera del Río San Juan, a intentar rescatar a su padre, según relataron fuentes judiciales. En el lugar dejó todas las cosas que llevaba de valor en el lugar indicado y nunca tuvo contacto con ninguno de los delincuentes. Mientras, en su casa ocurría otra escena de pánico. 

Apenas salió el niño de la vivienda, llegó un llamado al teléfono personal del padre, a quien le dijeron también que tenían secuestrado a su hijo. El hombre, que es encargado de Rentas, intentó primero comunicarse al fijo de su casa, donde sabía que el adolescente debía estar. Al no recibir respuesta, decidió ir hasta Marquesado, donde efectivamente confirmó que su hijo no estaba. 

Fue cuando la policía llegaba, empezaban la investigación, que el chico volvió, en su bicicleta, todavía pensando que acababa de pagar el rescate de su padre. Tras confirmar que ninguno sufrió heridas quedó una sospecha flotando en el aire, según dijeron fuentes judiciales a Tiempo de San Juan. Es que los secuestradores virtuales al parecer estaban controlando los movimientos del chico para saber cuándo llamarle al padre, y además contaban con el teléfono personal del adulto. 


 

Comentarios

Otras Noticias