Historia

A 60 años del estreno de “Psicosis”: 5 cosas que no sabias del clásico de terror

A 60 años del estreno de “Psicosis”: 5 cosas que seguro no sabias del clásico de terror Un día como hoy, un tal Alfred Hitchcock lograba cambiar la historia del cine para siempre. Aquí un par de datos que seguro no tenias idea de esta clásica pieza de cine.
martes, 16 de junio de 2020 · 12:00

El 16 de junio de 1960 se estrenaba en Nueva York “Psicosis”, la obra maestra del cine de terror que cambió la manera de rodar y que sirvió para dar rienda suelta a la creatividad de los directores de cine del momento y luego de muchas generaciones más.

Como en otros grandes títulos de la historia del cine que marcaron algún precedente, la buena factura, el excelente guión, los actores y las casualidades de la época  hicieron posible que se convirtiera en una forma de hacer cine que cambió la forma de ver películas.

Han pasado 60 años de su estreno y la escena de la bañera sigue siendo la más icónica de la película. Pero…¿sabías que  la actriz elegida en un principio era otra y también se quiso prescindir de Hitchcock? Secretos como estos sobre  la película habrían cambiado el curso de la historia. Mira que más salió a la luz, 60 años después.

 

1- “Psicosis” fue fruto de la casualidad.Alfred Hitchcock había estrenado en 1969 “La muerte en los talones”, protagonizada por Cary Grant, Eva Marie Saint y James Mason, y pretendía rodar con Audrey Hepburn “No bail for the judge (No hay fianza para la jueza)”. Hepburn era una mujer tímida e insegura, que había visto cómo el cine la dejaba un poco de lado con películas cada vez más violentas y una sexualidad más explícita. Esto llevó a Audrey a rechazar a Hitchcock porque tendría que interpretar a la hija de un juez acusado injustamente de asesinato y para ello debería disfrazarse de prostituta y acabaría estrangulada con una corbata. Esta violencia, que incluía una violación horrorizaron a la productora Paramount, que trató de convencer al genial director para que cambiara el guión, a lo que Hitchcock se negó, por lo que el proyecto fue suspendido. Por suerte divina, Hitchcock tenía otro proyecto en mente... “Psicosis”.

2- Cuando Hitchcock puso en marcha el proyecto de “Psicosis”, volvieron a sonar todas las alarmas en Paramount. Si una violación les parecía escandalosa, ahora debían afrontar desnudos, travestismos y violencia. Así, la máquina de la censura se puso en marcha y según narra el documental “Alfred Hitchcock: A Life in Darkness and Light”, de Patrick McGilligan, el presidente corporativo de Paramount, Barney Balaban, voló desde Nueva York a Los Ángeles para expresar su inquietud con la película. Hitchcock insistió en que podía esquivar los estrictos obstáculos de censura que existían en ese momento y hacer la película, pero los ejecutivos se opusieron al proyecto. La única razón por la que “Psicosis” no tuvo el mismo final que el proyecto anterior del cineasta, fue por la inspiración del agente Lew Wasserman, que sugirió una innovadora forma de rodar la película.

3-Hitchcock dirigió la película gratis. La única manera de que el estudio accediera al rodaje era que el director renunciara a sus ganancias, con un valor de 250.000 dólares, a cambio del 60 por ciento del total recaudado por la película. Como la productora no creía en el proyecto, aceptó el trato y cometió uno de los grandes errores de la historia del cine. “Psicosis” se convirtió en la segunda película con mayor recaudación de 1960, tan sólo por detrás de la todopoderosa “Espartaco” de Stanley Kubrick, y convirtió en millonario a Hitchcock, que obtuvo 15 millones de dólares por su porcentaje de la recaudación.

4- El primer inodoro que salía en pantalla. No solo la escena de la ducha hizo saltar todas las alarmas, sino también la escena que lo precede. Nunca un retrete había aparecido en la pantalla y Hitchcock quiso acabar con el tabú y lo incluyó en la película. No sólo aparecía, sino que el mecanismos era accionado. Hitchcock logró convencer a los censores de que tal indecencia era vital para la trama, ya que era evidencia de que Marion Crane había cometido el crimen y había estado en el Motel Bates.

5- Un asesinato sin puñaladas. Una de las escenas más complicadas de la película es la del asesinato en la bañera. Se necesitó una semana para grabarla, una tercera parte de lo que se tardó en toda la película. Los 45 segundos de la escena precisaron 78 configuraciones de cámara y 52 cortes. El montaje, da un ritmo frenético a la escena, que desorienta al espectador con los rápidos cortes y primeros planos del cuchillo que dan la impresión de que estás viendo cómo apuñalan a la protagonista. Una de las escenas muestra el estómago perforado de Marion. En realidad, colocaron sangre en la punta del cuchillo y la separaron del cuerpo de Marion antes de revertir el disparo para que pareciera que el cuchillo la está atravesando.
 

Galería de fotos

Comentarios

Otras Noticias