Autopsia

Golpeado, mordido y quemado: los terribles detalles de la tortura que vivió Lucio antes de ser asesinado

El informe preliminar de la autopsia reveló lesiones antiguas y recientes. Previo a su muerte, había sido ingresado varias veces al mismo hospital con fracturas
martes, 30 de noviembre de 2021 · 08:35

La autopsia al cuerpo de Lucio Dupuy, el nene de 5 años que fue asesinado en La Pampa, comenzó a las 6.10 del sábado. Apenas el equipo de forenses, comandado por el doctor Juan Carlos Toulouse observó el cuerpo, se sobresaltó. No porque nunca hayan visto el tipo de lesiones que tenía el cadáver del chico sino por la multiplicidad de heridas y el ensañamiento que había padecido, y que saltaba a simple vista. El cuerpo del chiquito presentaba un golpe fuerte producto, probablemente, de una patada, heridas compatibles con quemaduras de cigarrillos y múltiples mordeduras. Algunas lesiones eran antiguas, otras muy recientes.

Según la reconstrucción que realizó el equipo de fiscales que investiga el crimen de Lucio, el nene fue ingresado al Hospital Evita de Santa Rosa, La Pampa, por su madre Magdalena Espósito Valiente (24) y su novia Abigail Páez (27). Llegó prácticamente sin signos vitales y a los pocos minutos constataron que estaba muerto.

La primera reacción de las mujeres fue decir que habían sido víctimas de un robo. Nadie les creyó. Una hora y media después la policía pampeana allanó el domicilio donde vivían y, luego de ese operativo, la pareja quedó detenida acusada de homicidio simple. En el caso de la madre, la imputación está agravada por el vínculo.

El día que murió Lucio no era la primera vez que las mujeres llevaban al nene al hospital Evita. Todo lo contrario. Según pudo saber Infobae de fuentes médicas, el chico ingresó hace pocos meses con una fractura en su mano. En ese momento, la aparente excusa que ofreció la madre a los pediatras que lo atendieron fue que se había caído de una bicicleta. Luego, figura otra entrada al mismo centro de salud, esa vez por la fractura de un dedo. Luego, los documentos registran varias entradas más, aunque se desconocen los motivos.

En cuanto al resultados de la autopsia al cuerpo del chiquito, que por el momento es preliminar, figuran múltiples traumatismos, lesiones y escoriaciones. Uno de los más notorios es un golpe muy fuerte que Lucio tenía en su muslo izquierdo a la altura del cuádricep. Esa lesión tiene una antigüedad no mayor a los siete días y se cree que pudo haber sido por el impacto de un objeto contundente o, directamente, de una patada.

El cuerpo del nene de 5 años también mostraba quemaduras de cigarrillos, prácticamente, por todo el cuerpo. Estas lesiones, siempre según el análisis forense, son de larga data. Es decir, que tiene una antigüedad importante: este dato le permitió inferir a los fiscales que el chico era torturado desde hacía tiempo. Vivió un calvario.

Las otras lesiones que los especialistas detectaron en la autopsia tienen que ver con mordeduras. Esas lastimaduras serían de hace pocos días. Algunas de ellas están presentes en los brazos, pero no son los únicos lugares donde fue mordido: hay también lesiones de ese tipo en otras partes del cuerpo, aunque esa información está reservada por los investigadores.

Finalmente, el informe preliminar de autopsia concluyó que la causa de la muerte fue una hemorragia interna derivada de varias lesiones.

“No se puede determinar un traumatismo, un golpe, puntual que le haya causado la muerte. Sino que fue una multiplicidad de lesiones las que produjeron la hemorragia, y posterior muerte”, explicaron desde la Justica.

Más de

Comentarios