Tragedia vial en Vicente López

Manejaba borracho, mató a una mujer y estuvo detenido menos de 72 horas

Los demoraron poco más de lo que estuvo Silvia tirada esperando atención, dijo indignada la hermana de la víctima.
martes, 24 de enero de 2017 · 07:34
Manejaba borracho a más 140 kilómetros por hora. Lo perseguían tras un discusión de tránsito otros dos conductores, quienes también estaban alcoholizados. En medio de la locura, Tomás Núñez Aboy chocó el auto que manejaba Silvia Cabrera. El impacto fue tal que la mujer, de 57 años y madre de cuatro hijos, murió en el acto y su acompañante, Rosa Pedercino sufrió heridas graves. Núñez Aboy escapó a pie del lugar. Nicolás Laitano y Lucas Pechín, los otros conductores, tampoco auxiliaron a las víctimas.

Todo ocurrió la madrugada del viernes pasado en Vicente López. Ayer, a menos de 72 horas del hecho, el juez de Garantías de San Isidro Esteban Rossignoli decidió dejar en libertad a todos los acusados. Lo que provocó indignación en los familiares de Silvia Cabrera.

"Los demoraron apenas unas horas, poco más de lo que estuvo mi hermana tirada esperando que la asistan, y ahora están vivitos y coleando, y libres, mientras mi hermana está muerta", resumió dolorosamente Mariela Cabrera, hermana de Silvia. Se refiere a Tomás Núñez Aboy, conductor de la Volkswagen Suran que chocó al Chevrolet Agile que manejaba Silvia, y en el que también iba Rosa Pedercino (aún internada en el hospital de Vicente López) y que era perseguido por Nicolás Laitano, al mando de un Honda Civic, y por Lucas Alan Pechin, que conducía un Toyota Corolla, y que ya habían sido chocados por Núñez Aboy unas 60 cuadras antes, en Márquez y Santa Fe.

Un test de alcoholemia demostró que los tres conductores tenían valores de alcohol en sangre muy por encima del límite permitido: el que se le practicó a Núñez Aboy, principal implicado, arrojó 1,7 g/l, el de Laitano 1,6 y el de Pechin 1,7. Sin embargo, aunque estuvieron aprehendidos ya fueron liberados porque la causa se caratuló en primera instancia como homicidio culposo.

Es por ello que el exceso de velocidad y el cruce de semáforos en rojo durante lo que duró la persecución, supuestamente para "pedirle los papeles" al responsable del primer accidente, y el hecho de que ninguno de los tres se habría quedado para asistir a las víctimas, son agravantes que el fiscal de la causa, Alejandro Guevara, espera utilizar a su favor para cambiar la carátula a homicidio simple con dolo eventual, y así lograr penas de ocho a 25 años de prisión.

"Estas personas no pueden estar libres. Sabían lo que estaban haciendo, borrachos y manejando un auto a toda velocidad en una avenida que la hicieron una pista de carrera para demostrar quien era más macho. Esto no fue un accidente, fue un homicidio automovilístico", sentencia de antemano Mariela. Y pide celeridad en el caso para que las pistas no se evaporen.

"Queremos que el juez sea un ejemplo de juez y que dicte una condena a partir de la cual todos podamos decir 'bien', decir que estamos apostando como sociedad, evolucionando, una condena ejemplar como fue mi hermana", agregó Mariela. Junto a una de la hijas de la víctima, la mujer pidió que la Justicia dicte un fallo que siente jurisprudencia, ya que éste es el primer caso de este tipo que surge tras la reciente reforma que elevó las penas para los conductores que manejan alcoholizados o a más del 30 por ciento de la velocidad permitida.

Los tres imputados fueron notificados de la formación de la causa y recuperaron la libertad, pero ninguno de ellos aún fue indagado por el homicidio de la maestra y las lesiones de su amiga y acompañante en el auto.

"Quedan en libertad hasta el juicio, porque el juez interpreta que no hay peligro de fuga y que no van a entorpecer la investigación. Ahora lo importante es que las pruebas no se vicien y ya se estén tomando. A partir del juicio esperamos que se aplique esta nueva ley de delitos viales", expresó Vivian Perrone, de Madres del Dolor. Ella fue la principal propulsora de esta nueva y mejorada normativa.

El fiscal, que pertenece a la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Vicente López Este, espera reunir la mayor cantidad de elementos para reconstruir las circunstancias del hecho y solicitar ante el juez, la calificación penal adecuada para el hecho.

El cambio de carátula podría recaer sobre el conductor de la Suran, Núñez Aboy. En el caso de los otros dos acusados, podrían continuar imputados por homicidio culposo, ya que no tuvieron participación directa en el choque que provocó la muerte y las heridas de las víctimas. Pero para la fiscalía, en la cadena causal del hecho hay un aporte individual de cada uno de ellos respecto al desenlace.

Guevara además tomará en las próximas horas declaraciones a algunos testigos del hecho que podrían aportar algún elemento para la investigación. 
 
(Fuente: Clarín)

Comentarios

Otras Noticias