Habló el cuarto tripulante del Maratonga: "deben estar a la deriva

El velero desaparecido cerca del Triángulo de las Bermudas Marcelo era el cuarto tripulante de la expedición. Cuando tuvieron que quedarse en Estados Unidos para reparar el barco, decidió bajarse porque tenía que volver al país. Dice que fue arriesgado cruzar así el océano y que el barco, aunque era seguro, es muy viejo y lento.
viernes, 23 de octubre de 2015 · 17:31

Los argentinos que están desaparecidos en el medio del océano Atlántico son tres, pero en realidad había un cuarto navegante que se bajó justo antes de que la travesía por el mar se transformara en un misterio. Su nombre es Marcelo, quien por motivos laborales tuvo que abandonar la travesía y emprender el regreso a casa. Sin saber que esa decisión pudo haberle salvado la vida.

Cuatro tripulantes. Uno de ellos, Marcelo (el segundo de izquierda a derecha), desistió a último momento y volvió a la Argentina.

 


El "cuarto integrante” relató algunos detalles del viaje que son importantes para entender qué pudo haber pasado con el resto de los navegantes, de quienes no se sabe nada desde el 26 de julio pasado: "El objetivo era llegar a España y en principio la idea era salir de Cuba, parar en Isla Azores, luego hacer otra parada en Bermudas y finalmente llegar a España”.

Sin embago algo salió mal: la rotura del motor del velero llamado "Maratonga” (que funciona a vela, pero que tiene un motor para ingresar a los puertos y para utilizarlo en casos de tormentas o huracanes) hizo cambiar los planes: "Tuvimos que desviarnos al puerto de Virginia, Estados Unidos, porque era peligroso seguir así”.

Marcelo contó que desde Cuba hasta Virginia cruzaron por el Triángulo de las Bermudas y aseguró que no tuvieron ningún incidente: "Tuvimos un poquito de miedo cuando apareció un tiburón gigante cerca nuestro, pero nada más”. Después de algunos días llegaron al puerto de Norfolk (EE.UU) y allí se quedaron durante 60 días para reparar el motor. Fue en ese momento que Marcelo decidió emprender el regreso para Argentina: "Se me había cumplido el tiempo que había pedido en mi trabajo y entonces me volví”.

El resto de los navegantes, los ingenieros navales Pablo y Raúl Enriquez y el escribano Raúl Echevarría, continuaron con su viaje luego de arreglar el motor, aunque otra vez volvieron a cambiar el plan de viaje: "Por el tiempo que perdieron decidieron ir desde Virginia hasta España sin escalas, cruzar todo el mar sin parar ni un día. Para mi esa decisión fue muy arriesgada, el barco tenía el antecedente de la rotura del motor”, afirmó Marcelo en el canal de noticias América 24.

 

El hombre dijo que cruzar el Océano Atlántico sin parar es una tarea arriesgada y que no es muy normal que suceda: "Yo creo que al ser un barco tan antiguo era arriesgado hacer semejante trayecto sin escalas. Lo que se hizo no es usual. Me parece que el capitán se confía porque el barco es seguro, por eso no creo que se haya hundido, se le pudo haber roto algún palo y entonces la única forma de moverse es con los vientos. Entendemos que puede estar flotando a la deriva”.

Ahora los familiares decidieron contar el caso en los medios para ver si desde Cancillería Argentina pueden iniciar una búsqueda más intensa. Marcelo cuenta que el pedido de auxilio ya está hecho desde hace un tiempo y que las guardias costeras de Estados Unidos, Isla Azores y Bermudas los estuvieron buscando. Por ahora sin ningún dato concreto.

 

 (Fuente: Clarín) 

 

 


Valorar noticia

Comentarios