cuarentena fase 4

Volvió la industria sanjuanina: mezcla de alivio, problemas y muchos controles

Si bien festejan la vuelta, desde la Unión Industrial calculan que la capacidad ociosa llega al 70% y notan algunos problemas de falta de insumos y rentabilidad. Desde el Estado salieron a controlar, con resultados variados. Mirá cómo empezó la "nueva normalidad" industrial.
sábado, 16 de mayo de 2020 · 11:56

La industria sanjuanina recibió el pasado viernes la buena noticia de la reapertura total del sector, una de las medidas clave de al Fase 4 de la cuarentena administrada en San Juan. Pero esto no significa que la vuelta haya sido libre de problemas y desafíos para las empresas, que tras más de 50 días consiguieron el OK para retomar el trabajo sin antes tener que justificar que son actividades esenciales. 

La vuelta al trabajo significó para todos la puesta a punto del trabajo bajo nuevas condiciones, ya que el requisito clave para retomar era que los industriales trabajaran siguiendo el protocolo que publicó Gobierno, en el que entre otras cosas pedían elementos de protección personal, distancia entre los trabajadores y cumplir con el nuevo horario. Esto significó para los empresarios invertir en los kit de seguridad, volver con la mitad de la capacidad productiva y también reducir el horario de los trabajadores. 

Estos factores han significado, según las primeras estadísticas de la Unión Industrial de San Juan, que al retomar las actividades las industrias lo hicieron con un 70% de la capacidad productiva ociosa. Para ejemplificar, una empresa que tiene 10 máquinas sólo puede usar 3, pero sigue pagando los costos fijos como si tuviera el 100% de su producción activa. Esto complica la realidad financiera de las empresas que ya habían sufrido los embates de la crisis económica que arrastra el país desde hace al menos dos años, donde se llegó a tener un 50% de la capacidad ociosa. 

A este contexto se suma que el consumo en el país ha caído abruptamente por la cuarentena obligatoria del coronavirus, por lo que las ventas de los industriales también son más bajas de lo que ya eran y la rueda económica está lejos de reactivarse al 100%. La cadena de pagos, en medio de esto, ha quedado comprometida fuertemente y hay temor entre los empresarios por la baja de las contrataciones tanto privadas como públicas. Un metalúrgico contó que se han encontrado, al volver al trabajo, con la mayoría de los compradores habituales paralizados y esto les preocupa.

Si bien es un alivio la vuelta al trabajo, los empresarios ven un futuro difícil y esperan una reactivación lenta. Otra de las dificultades que enfrentan los empresarios, según detalló Hugo Goransky, titular de la Unión Industrial de San Juan, es que no encuentran todos los insumos que importan para volver a trabajar debido a que hay sectores que todavía no vuelven al trabajo o tienen problemas de logística para ingresar a la provincia.

Nuevo protocolo, capacitaciones y controles 

El gran cambio que hubo desde semanas anteriores a este 11 de mayo para los industriales fue que la aprobación para volver a trabajar fue general y que ya no debían presentar una propuesta a Gobierno para que acepten la reactivación. En cambio, ahora todos deben ajustarse a un protocolo que fue publicado y luego son susceptibles al control de parte de los organismos estatales.

Durante los primeros días los equipos de la Secretaría de Industria han salido en recorridas por decenas de industrias para regular cómo están los empresarios adaptándose a la normativa. Al respecto, el Secretario de Industria y Comercio Alejandro Mestre, aseguró que están saliendo junto con la Subsecretaría de Trabajo a controlar y hay dos tipos de faltas que se detectan: graves en las que se está poniendo en riesgo la salud de los trabajadores con, por ejemplo, falta de elementos de seguridad, o leves en las cuales hay partes del protocolo que no están siendo cumplidas al 100% o la adaptación a sus procesos productivos no es del todo buena. 

En el primero de los casos, las industrias que no cumplen o no han realizado una adaptación del protocolo con profesionales de higiene y seguridad y de salud, pueden terminar clausuradas. En el caso de incumplimientos leves, se realiza un acta en la cual se les exige mejorar y se les comunica una próxima inspección. Hasta el momento, aseguró Mestre, el cumplimiento ha sido "aceptable" por parte de las industrias y en la mayoría de los casos durante la primera semana han encontrado cosas a mejorar, pero no faltas graves. 

Desde la Unión Industrial explicaron que, anticipándose a las posibles dificultades del protocolo, decidieron realizar una capacitación para que los empresarios puedan sumarse a las exigencias nuevas. "Hemos tenido una muy buena recepción" aseguró Daniel Cano, el encargado de esta capacitación, "los empresarios entienden que el futuro depende del autocontrol, porque un contagio en una industria puede ser algo muy grave, que termine en la clausura y aun más paralización. Tras casi dos meses, todos han entendido la gravedad de la situación". Tras la capacitación online, incluso, algunos empresarios replicaron esto con sus empleados con videos que transmiten en las plantas. Otros han sumado elementos extra de seguridad, como cabinas de desinfección apenas entra el personal a las plantas. A pesar de las dificultades, el mayor miedo, sin dudas, es que haya un retroceso para las industrias sanjuaninas. 

Los trabajadores, otros afectados por las estrictas normas 

Mientras los empresarios realizan las cuentas para intentar salir del rojo, los trabajadores también se encuentran afectados, debido a que, por ejemplo, en muchos casos han reducido un 25% los sueldos de los días que no trabajaron. Pero además, buena parte de los empleados industriales sacan una diferencia de las horas extras, algo que desapareció por completo durante esta reactivación. 

Comentarios