Videos

¿Qué dice la calle tras el estallido del dólar? Comerciantes y consumidores, asustados y sin rumbo

Ante el aumento del dólar y lo que esto generó en los mercados, Tiempo de San Juan salió a conversar con los almaceneros y con sus clientes. Desazón e incertidumbre, el factor común de ambos que se encuentran atrapados en la cadena de comercialización.
miércoles, 14 de agosto de 2019 · 23:23
Por Santiago Staiger

La suba del dólar a partir de la mañana del lunes 12 pateó el tablero económico de los argentinos. Esto derivó en un aumento inmediato de precios y en la falta de algunos productos en supermercados y demás locales de venta. Tiempo de San Juan conversó con almaceneros, quiosqueros y con los consumidores, ambos sectores perjudicados por la situación.

Comerciantes: entre la espada y la pared.

Del lado de los comerciantes, ellos entienden que están en el medio de una situación que los perjudica. Desde el mismo lunes fueron informados por los preventistas de que los aumentos de entre un 15% y 20% tenían que ser trasladados a los nuevos precios de los productos. Las mercaderías primeramente afectadas por esta situación fueron las golosinas, las gaseosas y los cigarrillos. Después, los derivados de las harinas: pan, facturas, semitas, prepizzas. Frutas y verduras, hasta el momento, no han aumentado.

“Nos sentimos mal porque no tenemos cómo justificar el aumento, yo no he subido nada aún. Hoy (miércoles) nos informaron que tenemos que remarcar un 15% o 20% la mercadería. Estamos vendiendo lo que tenemos en stock y con el precio que hemos venido teniendo, con la incertidumbre de que si no trabajamos, no vivimos.”, afirmó uno de los comerciantes de un reconocido quiosco ubicado en Av. Libertador y General Acha.

La caótica situación también perjudicó a productos locales como por ejemplo los panificados. “En cuanto a panadería y derivados de la harina, no hay productos porque los panaderos no saben a qué precio comprar la harina. Recién a partir de mañana (jueves) nos han dicho que habrán productos y nos van a saber decir a cuánto vamos a poder vender el kilo de pan, las facturas y las semitas”, comentó otro comerciante que también trabaja en el centro, por calle 25 de Mayo entre Mendoza y General Acha.

Lo que aún no ha sufrido el efecto dominó de los precios son las frutas y verduras. Según informaron, “frutas y verduras no han aumentado, están igual y se está vendiendo bastante. La semana pasada ya había aumentado alrededor de $5 todo. La cebolla está muy cara, hay que adaptarse y acomodarse a cómo está”.

Otra comerciante, de un almacén que está ubicado por calle Santiago del Estero entre Mitre y Santa Fe, afirmó que “la gente entiende y está de nuestro lado, sabe que somos intermediarios, que también somos víctimas. Nuestro deber es decirle a la gente, informarle lo que está pasando y que la decisión de comprar es de ellos”.

¿Qué dicen los consumidores de a pie?

Las personas comunes y corrientes que día a día buscan precio, que tienen que ajustar su bolsillo ante las inclemencias de la economía, vienen sufriendo los aumentos desde hace años. Para la mayoría, la clave está en buscar precios, comprar lo justo y necesario y cruzar los dedos para que esta situación no se siga agravando.

“Hay que tratar de comprar lo necesario y de ahí ajustarnos con todo. Apretar los cachetes, como quien dice”, contó una jubilada a Tiempo de San Juan. Además, contó que también sufre los aumentos en los medicamentos: “Desde que me jubilé hasta hoy en día, mi sueldo se ha achicado muchísimo. En la farmacia también aumentaron los precios, de $320 pagué $470 el mismo medicamento. Y eso que he priorizado lo que me conviene más, consulté a mi médico incluso”.

Otro consumidor contó que desde hace tiempo viene llevando a cabo con su familia distintas estrategias de compra: “Nosotros hemos adoptado una manera de comprar que es por cantidad. Compramos bolsones, packs, cajas y eso nos ha favorecido en este momento donde los precios no están en góndolas”. Además, sentenció: “Hay mucha incertidumbre, no se sabe lo que va a pasar. En nuestro caso compramos diariamente pañales, leche, azúcar y la comida del día a día. Esperemos que se solucione y que no siga aumentando”.

 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
42%
Bronca
28%
Tristeza
28%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios