martes 23 de julio 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Sanjuaninos Olímpicos

Raúl Quiroga, el pionero: "La medalla pesa más que en el '88"

Este mes comienzan los Juegos Paris 2024 y 10 sanjuaninos recrean sus experiencias en los últimos 10 JJOO. En esta primera entrega, un repaso a Los Ángeles 1984 y Seúl 1988, con el voleibolista comparando la diferencia entre participar y competir.

Por Redacción Tiempo de San Juan

Producción: La Excusa Deportiva

Lo ha contado cientos de veces, pero todavía es importante la carga emotiva cuando evoca aquel torneo de hace 40 años: “La verdad, cuando nos enteramos de ir al Juego Olímpico del '84, para nosotros era un sueño, un sueño que se estaba empezando a hacer realidad”.

Raúl Quiroga no sabía todo lo que le esperaba relacionado a los cinco anillos. Se iba a transformar en un pionero para su San Juan natal y para el vóley argentino: en la provincia, el primero en participar más de una vez en los Juegos de la Olimpíada y hasta la edición pasada, el único con una medalla oficial.

Antes de Los Angeles 1984, los registros indican que hubo apenas dos sanjuaninos en las 12 ocasiones de participación olímpica de Argentina: los ciclistas Lilo Giménez en Helsinki 1952 y Amador Jiménez en Munich 1972.

Embed - Sanjuaninos Olímpicos Raul Quiroga

Para esa cita olímpica en la ciudad norteamericana participaron Quiroga y Leonardo Wiernes, ambos en la selección de vóley. A partir de ahí, siempre hubo presencia sanjuanina en los 10 Juegos siguientes.

Quiroga cuenta que junto a Wiernes vivían un sueño porque “Argentina nunca había ido a un Juego Olímpico en vóley. Nos llenaba de orgullo y de alguna manera nosotros ya estábamos palpitando que podíamos ser un equipo un poquito más competitivo, gracias al Mundial del ’82 (se realizó en Argentina y la selección concluyó en un histórico tercer puesto)”.

“Y siempre hago una comparación bastante clara –agrega cambiando el tono de voz-, en el sentido que en la primera Olimpíada fuimos a participar y en la segunda, a competir”.

Los Ángeles 1984

Oficialmente conocidos como los Juegos de la XXIII Olimpiada, los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984 se celebraron entre el 28 de julio y el 12 de agosto de ese año. La participación de Argentina fue la 13ra actuación olímpica oficial, a través de 83 deportistas, de los cuales 10 eran mujeres. El abanderado fue el remero Ricardo Ibarra.

El mundo todavía estaba dividido por la Guerra Fría y así como varios países del Occidente no asistieron a los Juegos Moscú 1980, para este año llegó la ‘devolución’ de la Unión Soviética, Alemania Oriental y Bulgaria, verdaderos colosos del medallero. Así y todo, Argentina no ganó medallas (sí 6 diplomas), al igual que en Montreal 1976, por lo que se profundizaba su peor momento con el olimpismo.

Uno de los seis diplomas fue para el vóley masculino, que concluyó en el sexto lugar. El opuesto de 1,97 de estatura tenía en aquel entonces 22 años y recuerda: “En el 84 no teníamos la certeza de que estábamos entre los ocho mejores equipos del mundo, fuimos a participar. Para nosotros, todo era nuevo. No se viajaba tanto, si bien hicimos algunas giras por Europa y por Asia por el Mundial del 82, no estábamos acostumbrados. Y llegar a una Olimpíada, para nosotros iba a ser la más grande de la historia”.

El enorme entusiasmo reconoce que se vivía tanto dentro como fuera del campo de juego: “Para nosotros todo el tiempo era recreativo en Los Ángeles. De no conocer una computadora y de repente tener una al lado del restaurante o ibas caminando por la Villa y si no sabías donde estabas, te metías en otra para ver donde estabas y donde querías ir”.

Las anécdotas de aquella experiencia de hace 40 años fluyen sin cesar: “Nosotros no teníamos ni pines para intercambiar. Nos daban la ropa justa y cualquier cosa que podíamos conseguir para cambiar, era para nosotros llevarnos algo de las Olimpíadas. Queríamos terminar un partido para ir a ver que podíamos conseguir, alguna foto con un atleta, a ver una computadora, salir a comprar un pantalón barato por la zona. Todo era nuevo para nosotros”.

Además de los sanjuaninos Quiroga y Wiernes, el equipo estuvo integrado por Daniel Castellani, Esteban Martínez, Carlos Wagenpfeil, Alejandro Diz, Hugo Conte, Waldo Kantor, Jon Uriarte, Alcides Cuminetti, Daniel Colla y Esteban De Palma.

Seúl 1988

Los Juegos de la XXIV Olimpiada se celebraron en la capital de Corea del Sur entre el 17 de septiembre y el 2 de octubre de 1988. Participaron 118 deportistas argentinos, de los cuales 25 eran mujeres. La abanderada fue la tenista Gabriela Sabatini.

En esta ocasión hubo solamente un atleta sanjuanino y fue nuevamente Raúl Quiroga.

“A partir del 86 nos empezamos a mentalizar", indica el jugador surgido de Obras.. El objetivo era una medalla en Seúl.

En la fase de grupos Argentina venció a Túnez (3-0, Japón (3-1) y Países Bajos (3-0) mientras que perdió ante EEUU (3-2) y Francia (3-0). En la semifinal perdió ante el gran candidato, Unión Soviética (3-0). La Albiceleste jugaría el partido por la medalla de bronce ante Brasil.

Quiroga marca la previa de aquel encuentro: “Con Brasil hemos jugado cantidades de sudamericanos, juveniles, mayores, campeonatos mundiales, amistosos y siempre pensábamos que ya estábamos para ganar y los brasileros nos ganaban 3-0, 3-1. Bueno, ya habíamos logrado una cierta madurez y las ansias que teníamos de subirnos al podio, ese hambre, nos hacía completamente convencidos de que nosotros ese partido por la medalla de bronce no lo íbamos a perder”.

El 2 de octubre, con Quiroga en la formación inicial como siempre, el equipo argentino ganó el primer set 15-10. El segundo fue para los brasileños, por 15-12- Argentina volvió a adelantarse, al imponerse en el tercer parcial por 15-8. Y Brasil igualó nuevamente el marcador, al ganar 15-12 el cuarto. En el quinto y definitivo set, Argentina ganó 15-9.

“Ese momento de la entrega de la medalla es una sensación… era como estar flotando. Era una sensación de un alivio, de una necesidad de consagrarnos. Para nosotros ese tercer puesto era tocar el cielo”, describe el jugador que también tuvo una carrera consagratoria a nivel clubes en Italia.

El equipo argentino estuvo formado por Daniel Castellani (27), Daniel Colla (24), Hugo Conte (25), Juan Carlos Cuminetti (21), Alejandro Diz (23), Waldo Kantor (28), Eduardo Esteban Martínez (26), Esteban de Palma (21), Raúl Quiroga (26), Jon Emili Uriarte (26), Carlos Weber (22) y Claudio Zulianello (23). El director técnico fue Luis Muchaga.

Repercusiones

Quiroga indica que en los ’80 “el voley no era tan mediático, si bien es cierto que en San Juan empezaba a ser mucho más popular. Recuerdo que al llegar al aeropuerto de San Juan, encontrarme con la familia y la gente del club de Obras fue también una cosa muy importante”.

Cuatro definiciones

La medalla: “La llevo siempre muy cerca mío y me lleno de orgullo desde que venían los amigos de mi hijo Sebastián que querían verla. Año tras año pesa más que allá en el 88”.

Su presente: “Hoy estoy un poquito retirado de la parte voleibolística, de la parte de trabajo, y trato de disfrutar un poquito, estoy con mis amigos del vóley, me divierto jugando al tenis, estar en familia y me encanta estar con mi nieta”.

Los ‘NO’ que marcaron su carrera: “Uno siempre tiene altibajos en el deporte y hay momentos de ‘no’. Basta, no quiero más, suficiente, me conformo pero siempre está la campanita que se te mueve de nuevo y la zanahoria vuelve a pasar para adelante y eso es lo que te hace persistir y eso es lo que te hace seguir luchando y buscando la excelencia en todo. Cuando uno es deportista tiene que buscar la excelencia para trascender y a mí particularmente me ha gustado trascender siendo en un deporte colectivo e individualmente, entonces siempre la zanahoria me la ponía yo”.

Ser atleta olímpico: “A nivel personal fui muy reconocido en Italia pero a nivel íntimo soy un medallista olímpico de un país que a lo mejor no tenía tanta trayectoria en vóley. Y nosotros fuimos los pioneros y nos llenamos más de orgullo sabiendo que Argentina volvió a tener otra medalla. Entonces sentimos que nuestro granito de arena que pusimos en este deporte sirvió también”.

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

LO QUE SE LEE AHORA
a pulmon y en auto prestado, viajo a buenos aires para que lo vea river y termino siendo fichado

Las Más Leídas

Telefe de luto: murió una de sus figuras más queridas video
Se viene un festival nacional de gastronomía a San Juan.
Dolor por el fallecimiento del bioquímico sanjuanino Aldo Martínez, quien se desempeñaba como jefe de Servicio en el Hospital Marcial Quiroga.
Murió el hombre que se quemó en su casa de Rivadavia
La cadena local Cereza confirmó la apertura de su quinto local en esta esquina top de Capital antes de fin de año.

Te Puede Interesar