Historia

Lorena, la pionera: es sanjuanina y será la primera mujer en dirigir un seleccionado masculino de vóley

Creció en Rawson e hizo escuela en Ausonia. Hace 14 años emigró a Santa Fe, después de perder a su esposo y en medio de una dura batalla contra el cáncer. Allá se convirtió en una entrenadora multicampeona. Superación pura.
viernes, 15 de enero de 2021 · 21:32

"No fui designada por el hecho de ser mujer, sino no lo hubiese aceptado. Detrás de esto hay capacidad y responsabilidad. Hay muchas mujeres entrenadoras que son capaces. Y que una pueda llegar, genera sueños y esperanza en todas". Lorena Góngora tiene 46 años y fue noticia nacional tras convertirse en la primera mujer en dirigir un seleccionado masculino de vóley. La FeVA la designó para conducir el Seleccionado Pre-Menor y ser la técnica asistente de Pablo Rico en la Selección Menor. Aunque todos los laureles se los llevó Santa Fe, de donde mencionan que es oriunda, la conocida DT es sanjuanina, crecida en Villa Las Rosas y formada como jugadora y entrenadora en Ausonia. 

"Mi infancia fue en Rawson. Y mis inicios en el vóley en Ausonia. Ahí empecé a jugar y más tarde a dirigir mujeres y varones. Pero el vóley en mi vida apareció de casualidad, antes practicaba handball", cuenta la protagonista. Lorena dice que el vóley llegó a su vida mientras cursaba la carrera de Educación Física. Tenía que aprobar la materia vóley, en la que tenía como profesor al gran Leonardo César Wiernes, conocido como "Chiqui", y para aprender y conocer de la disciplina eligió ponerse en la piel de una jugadora. "No tenía recursos económicos para asistir al club pero tuve la suerte de que me becaran. Además empecé a trabajar como entrenadora, aprendiendo mucho de `Chiqui´", agrega. 

Mientras hacía "escuela" como DT, se destacaba también como jugadora. Con Obras y la Universidad llegó a disputar dos Ligas Argentinas. Jugó durante muchos años en San Juan hasta que en 2006 armó las valijas y se fue a probar suerte a Santa Fe. En ese momento atravesaba un difícil momento personal: su esposo había fallecido de cáncer y ella batallaba contra otra enfermedad. La provincia santafesina apareció en el peor momento de su vida como una posibilidad de resurgir, sin dudas.

A Santa Fe viajó de urgencia por un tratamiento que iba a ayudar a mejorar salud. En medio de esa situación se dio la chance de retomar con la disciplina que tanto la había hecho feliz en su juventud. Y así llegó a Villa Dora, el primer club que le abrió las puertas y el que la convirtió en la DT más ganadora. "Es un vóley que admiraba mucho, esta provincia es la cuna del vóley femenino, y de repente me convertí en entrenadora. Siempre dirigí mujeres. De los 14 torneos de Primera, ganamos 12. Fue un sueño", cuenta la técnica, quien también logró reconocimiento como profesora de Educación Física en varios colegios santafesinos. 

Hoy la sanjuanina tiene un enorme desafío por delante y tiene que ver con las selecciones masculinas. Será la entrenadora principal del Pre-Menor y la asistente de Pablo Rico en la Menor, un hecho histórico al tratarse de una mujer. Antes de ser designada fue evaluada por todo el staff del vóley masculino, entre decenas de nombres. "Me puso re contenta que me dieran la oportunidad de formar parte de la selección con otros entrenadores. Pensé que no iba a llegar, pero después me llamaron y me comunicaron la noticia. Sé que mi vida va a cambiar mucho, son viajes y un ambicioso proyecto, pero es una oportunidad única. Acepto este desafío y voy a dar lo mejor". 

Góngora habla del apoyo que recibió de su familia, sobre todo de su hija Mili, y de la federación. También menciona los objetivos que se vienen a futuro y cómo piensa encarar este nuevo ciclo como conductora y co-conductora de dos seleccionados masculinos. "Vamos a buscar jugadores, captarlos, visitar provincias y hacer observaciones. ¿Si vuelvo a San Juan? Si la FeVA lo dispone, iré. Es una provincia maravillosa y llegar de esta forma, como entrenadora, sería maravilloso", cierra. 

Comentarios