Historias

Un crack sin límite

José jugaba en Aberastain hasta que perdió su pierna derecha en un accidente laboral. Su discapacidad no lo detuvo y años después pasó a integrar la Selección Argentina de Amputados. Recientemente disputó la Copa América, su quinto torneo internacional con la albiceleste.
martes, 1 de diciembre de 2015 · 08:30
Por Carla Acosta
cacosta@tiempodesanjuan.com

En 2004, una de las máquinas de la fábrica de alambre en la que trabajaba le ocasionó serias lesiones en ligamentos, meniscos y arteria femoral que obligara la amputación de su pierna derecha. Aquel hecho fue un verdadero cimbronazo en la vida de José Coronado, quien en ese entonces jugaba en el Deportivo Aberastain. Su accidente lo obligó a dejar la institución pocitana pero no el fútbol, ya que hoy es el único sanjuanino en la Selección Argentina de Amputados, que recientemente viene de disputar la Copa América en México. 

Es un soñador del fútbol, uno de los tantos que no tienen límites. Es que tiempo después de haber ocurrido el accidente laboral, se enteró del equipo argentino de amputados y decidió sumarse. "Siempre me mentalicé en seguir adelante y en fortalecer el cuerpo, ya que lo complicado era el físico y no lo mental, de hecho no necesité psicólogo. Me enteré por intermedio de un amigo de la Selección, me interioricé del tema y contacté al presidente de la Asociación. Ahí empezaron a convocarme a distintos entrenamientos hasta el día de hoy”, cuenta José, quien ya disputó dos Mundiales y dos Copa América, incluida la de este año. 

Para el futbolista es todo un orgullo vestir la celeste y blanca, algo que ni en el más remoto de sus sueños hubiese ocurrido. Dice que no se siente diferente, sino igual que cualquier jugador convocado por el "Tata” Martino: "Para cualquier persona que hace deporte y es convocado a la Selección defiende la camiseta a muerte.
No nos sentimos diferentes a nadie, solamente amamos lo que es el fútbol. Lo tratamos de jugar ya sea sin una pierna, en el caso del arquero tienen las dos piernas pero les falta un brazo. Tratamos de hacerlo de la mejor manera, jugándolo igual que en el fútbol convencional. Estoy orgullosovestir la camiseta por quinta vez consecutiva en un torneo internacional”.

Coronado es un enamorado de la pelota. Jugó en Juventud Unida y antes de su accidente lo hizo en Aberastain de Pocito, experiencias que según él lo ayudaron para desenvolverse bien en el plantel de amputados. Cuenta que es fana de los deportes en general, aunque sobresale claramente su pasión por el fútbol, y que en su casa se la pasa viendo programas deportivos. "Siempre me gustó el deporte. Me retan demasiado en casa porque veo cualquier deporte (risas). Me encanta. Con el fútbol es un caso especial, creo que me ayudó a ganarme un puesto de titular en la Selección. Siempre digo que el conocimiento del fútbol es como aprender a andar en bici, por más que te falte una pierna o un brazo esa noción no la perdés. Y sigo acá, dando lo mejor de mí”. 

¿Cómo se juega en el fútbol de amputados?

-Son siete contra siete en dos tiempos de 25 minutos cada uno.
-Los jugadores pueden tener dos manos pero una sola pierna. Los arqueros pueden tener dos piernas pero una sola mano.
-Se juega con muletas de metal y sin prótesis. Se acepta una excepción en el caso de los amputados a quienes les falten las dos piernas, que pueden utilizar una prótesis.
-Los jugadores no pueden utilizar las muletas para empujar, controlar o parar el balón voluntariamente.
-Los jugadores no pueden usar el muñón para empujar, controlar o parar el balón voluntariamente. 
-El uso de la muleta contra algún jugador se penaliza con la expulsión y una pena máxima.

Galería de fotos

Comentarios