Historias

De Astica a Río, el sueño de una atleta sanjuanina

Viviana Chávez es una maratonista local que en silencio busca llegar a los Juegos Olímpicos 2016. Está radicada en San Luis pero su entrenamiento fuerte lo hace en su pueblo natal, en donde vive su familia. Sigue compitiendo gracias al dinero que gana en las carreras.
miércoles, 28 de octubre de 2015 · 07:38
Por Carla Acosta
cacosta@tiempodesanjuan.com

Nació en la Capital sanjuanina pero sus raíces son astiqueñas. Parte de su infancia y adolescencia las vivió en el pueblo que está al sur de Valle Fértil, en una familia apasionada por el deporte y conocida en todo el Valle: los Chávez. Viviana (28) desde chiquita amaba correr. Su profesor de Astica, Julio Díaz, la impulsó en la disciplina y la llevó a competir en varios torneos provinciales. Hoy ese sueño se está cumpliendo: no sólo es una de las mejores maratonistas del país sino que está en plena lucha por lograr la marca que la llevará a los Juegos Olímpicos de Río 2016.

"En mi familia están todos abocados al deporte. Mi tío participa en carreras de aventuras y muchos son ciclistas. A mí siempre me gustó correr pero lo hacía de manera amateur, hasta que un día un profe y vecino de Astica me impulsó. Participaba en carreras, pero dos veces al año. No era un deporte muy fomentado”, cuenta. 

Su gran conexión con las carreras nació en La Rioja, provincia a la que se fue a estudiar el profesorado de Educación Física. Allí, de pura casualidad, participó en una carrera en la que logró hacer 10 kilómetros en tan sólo 41 minutos. Para sorpresa suya, aquella primera experiencia impactó a Darío Núñez, su actual entrenador y pareja: "Me dijo que podía ser una de las tres mejores de la Argentina, que tenía mucho potencial. Fue ahí que arranqué en esto. El primer año me costó horrores pero le empecé a tomar el gustito y fui bajando aquella primera marca, llegué a los 34 minutos en 10 kilómetros”.

La decisión de meterse de lleno en el deporte en un principio no les cayó nada bien a sus padres Alfredo e Inés, temían que descuide la posibilidad de estudiar en la vecina provincia. Sin embargo, con el tiempo las cosas cambiaron y hoy hay un apoyo incondicional.

Vivi terminó convirtiéndose en una especie de "Dios” del deporte para sus padres: "Al principio no les parecía. Me dijeron ´estudiaste cuatro años, te quemaste las pestañas para hoy hacer un deporte´. Pero amo lo que elegí y sé que en algún momento lo voy a retomar. Y ellos se dieron cuenta de que esta es mi pasión y ahora están súper satisfechos”. 

Viviana es una atleta que la viene remando desde muy abajo, subsistiendo con becas de la municipalidad de Valle Fértil, subsecretaria de Deportes y aportes de la marca deportiva Fila. Sus éxitos se basan en el sacrificio y la humildad, cualidad que jamás perdió ni aún compitiendo en súper maratones. 

Sus entrenamientos fuertes los hace en su Astica natal. Allí es toda una reina, una referente para chicos y grandes. Es tan así que los habitantes, amigos y vecinos, se movilizan para ayudarla económicamente en cada uno de sus gastos: "Han hecho colectas para comprar gran parte de mis vitaminas. Este año se hicieron rifas y me ayudaban hasta con 10 pesos. Son cosas que no se ve a menudo y estoy muy agradecida por eso”. 

Pero su mayor respaldo son los premios económicos que gana en cada carrera ganada, los que le permiten volver a competir, sobre todo ahora que la cabeza está puesta en lograr la marca para clasificar a los Juegos Olímpicos: 42 kilómetros en menos de 2 horas 39 minutos.

"Ahora estoy pensando en correr la maratón de Mar del Plata porque está buena por la premiación, que es efectivo, y con eso nos preparamos ya para Sevilla. La verdad es que es complicado correr hasta diciembre porque no hacés tu preparación al cien por cien para el clasificatorio de los Juegos”. 

La sanjuanina viene de correr una maratón de Buenos Aires, en la que no pudo llegar a la marca para llegar a Río ya que abandonó en el kilómetro 36. Sin embargo en febrero tiene una nueva chance en Sevilla: "Pusimos la vara muy alta pero porque los tiempos nos dan, por eso lo encaramos. Vamos a pelearla hasta el final. Mis amigos me dicen que soy una loca pero también entienden que vivo por esto”, concluyó con las expectativas más vivas que nunca. 

Galería de fotos

Comentarios