La vida sobre ruedas

Oscar Bonomo, el precursor de las radiomotos

Manejó la primera moto de Radio Colón en el ciclismo, hizo ese trabajo durante 25 años y pasó por todas las radios que transmiten este deporte.
domingo, 7 de septiembre de 2014 · 12:55


En la década del ’70, cuando el ciclismo era furor en San Juan y miles de personas se volcaban a las rutas a ver el paso de los ciclistas y seguían minuto a minuto las incidencias de las carreras por las radios que transmitían, Oscar Bonomo era corredor de motos. Sin embargo, sin imaginárselo siquiera se encontró manejando su moto entre un enorme pelotón de ciclistas, con un periodista sentado detrás suyo y un equipo de emisión instalado en su movilidad.

Lo que fue algo inimaginable para él en ese momento lo fue mucho más con el transcurrir del tiempo, ya que pasó 25 años haciendo el mismo trabajo en las principales radios que transmiten la pasión sanjuanina.

Bonomo cuenta que todo nació por casualidad. Hugo Rodríguez, que era Jefe de Deportes de Radio Colón, convocó a Fernando Cerdera, el múltiple campeón de motociclismo para que estudiaran la posibilidad de poner una radiomoto en la ruta, algo que hasta ese momento no existía. “Era Doble Calingasta y “Peringa” fue y probaron con un periodista y un Handy. Cuando llegaron me llamó para que viera la moto porque había tenido un problema. Yo era muy amigo de él, corrimos mucho tiempo juntos, y hasta fui su chasista”. Ahí sucedió lo inesperado.

“Recuerdo que ahí “Peringa” me presentó a Hugo y a Molina, que era el gerente comercial y les dijo: éste es el hombre que ustedes necesitan para que les haga el trabajo, porque yo no puedo”, contó.

A los días los hombres de radio cayeron por la casa de Bonomo y le explicaron que es lo que pretendían. “El fin de semana había una carrera en Albardón, me presentaron al Ingeniero Alfredo Martín, técnico de la radio.  Intercambiamos opiniones y me instaló un equipo VHF. Pero había un problema, la moto tenía una batería de 6 voltios, y el equipo funcionaba con uno de 12”.

No estaban dispuestos a rendirse. Oscar tenía un amigo en la fábrica de motos que le confió que estaban preparando unas de 12 voltios para la policía. Hicieron todas las gestiones hasta que consiguieron la Gilera 188 c.c., la primera que usó la radio. Desde ese momento, el micrófono estuvo pegado a los ciclistas en cada metro de la ruta.

Después vendría la Honda CV 650 c.c. que era mucho más moderna. “ya nos habíamos agrandado tanto que hasta le puse encendedor”, cuenta entre sonrisas “Pico”, como lo conocen en el ambiente a Bonomo.

En cada etapa, carrera y fundamentalmente cada embalaje final estaba la radiomoto relatando las incidencias, llevando en simultáneo las emociones a los hogares sanjuaninos. “Hicimos la Vuelta de San Juan, Vuelta de Cuyo, la Doble Bragado, la Vuelta de Córdoba, la Vuelta de Uruguay, la Vuelta de Chile, de Colombia y la de la Argentina”, dice con orgullo.

Después llegaría la Honda Magna 750 c.c. Una de las primeras que llegó al país con tecnología de avanzada. “Pico” tenía tanto oficio que ingresaba al Velódromo del Parque de Mayo acelerando a fondo por arriba del peralte, prácticamente acostado sobre el pavimento para que el relator narre el instante sublime de la competencia.

La irrupción de la radiomoto en la radiofonía sanjuanina fue un hecho relevante, porque era la única forma de hacer algo distinto. Para ello la moto por vía VHF emitía al móvil que vía BLU con válvulas enviaba la señal a la planta transmisora y estudios centrales que luego iba al aire. Para ello necesitaban además llevar una batería de alimentación de auxilio para poder reponerla en las carreras de muchos kilómetros.

Bonomo cuenta las aventuras que vivieron haciendo ese trabajo. “Una vez, en la Vuelta de la República Argentina, en San Luis había terminado una etapa y viajábamos con Oscar Vega Mestre a Córdoba donde se largaba al día siguiente. En las Sierras de Córdoba paramos por la noche para descansar un poco y decidimos llamar por el equipo a la radio. Nunca imaginamos que nos iban a tomar la emisión. Así que nos quedamos hablando como 1 hora con el operador”.

La otra anécdota que describe a la perfección lo que significaba estar al lado de los ciclistas es la que rememoró más tarde. “En la Vuelta de San Juan, en la etapa de Jáchal, casi llegando a Niquivil nos acercamos a Ramón Francisco Sánchez, le pusimos los auriculares para que su esposa, desde Mendoza, le cantara el feliz cumpleaños en plena carrera. Te imaginás, el “Gringo” no entendía nada”.

Oscar fue el primero en manejar una radiomoto y lo hizo por 25 años. Hoy sigue siendo el método más eficaz en radio para transmitir ésta pasión que es para los sanjuaninos el ciclismo.

DATOS
Oscar Bartolomé Bonomo nació el 18 de septiembre de 1944. Fue corredor de motociclismo y gran amigo del “Peringa” Fernando Cerdera, el mayor exponente del motociclismo de la provincia. Empezó a correr a los 18 años hasta los 36. Dice que corrió 14 Calingasta, ganó, abandonó en dos, salió segundo en seis y en el resto estuvo siempre entre los tres primeros puestos. “Con el Peringa siempre terminábamos primero o segundo. Ganaba él o yo”. Incluso fue chasista del campeón.
Cuenta que en una Caligasta iba puntero, se cayó y se dislocó el brazo izquierdo. Como no iba nadie para auxiliarlo decidió seguir. Llegó segundo. Lo llevaron al hospital y le diagnosticaron doble fractura de clavícula.

SU PRIMERA VEZ
Bonomo empezó a manejar la moto a los 24 años. “Trabajé con Oscar Vega Mestre, Américo Vargas, Ricardo Rodríguez, Gerardo Picón, Rolando Vera, Juan Veragua, Guillermo Pereyra, Jorge Enrique Pinardi, Miguel Ángel Carrasco y hasta la primera salida que hizo al aire el “Pájaro” Benmuyal fue conmigo”, recordó.

Comentarios

Otras Noticias