Fiesta Nacional de la Uva y el Vino

La reina 2011 se enojó y denunció maltrato

Jimena Martínez, que representó a Sarmiento en la edición del año pasado de la fiesta caucetera, dijo que la ignoraron y no la hicieron participar más que en actos escolares. Hoy entrega la corona.
sábado, 10 de marzo de 2012 · 10:48

Por Susana Roldán

Si don José María De los Ríos, fundador de Villa Colón, cabecera del departamento Caucete, viera lo que han hecho con su bisnieta, Jimena Martínez, no estaría para nada feliz. La hermosa rubia de 21 años, 1,70 m de estatura y bellos ojos verdes, se quedó con las ganas de cumplir con el rol de Reina Nacional de la Uva y el Vino 2011 porque, según denunció, desde el municipio la ignoraron casi por completo, luego de involucrarla en una elección de la que no le avisaron y en la que participó (y ganó) sin que nadie le pidiera su consentimiento. A horas de entregar la corona, en la elección que se realizará esta noche, cuenta lo mal que pasó su año de reinado.
La historia parece el argumento de una comedia de enredos, pero para Jimena resultó ser una muy mala experiencia. Electa como representante del departamento Sarmiento para aspirar al cetro de Reina Nacional del Sol 2011, Jimena fue invitada a la Fiesta Nacional de la Uva y el Vino, que tuvo lugar en marzo del año pasado. “Ya había pasado la Fiesta del Sol y nos dijeron que íbamos a Caucete para participar del carrusel y de una cena. Hasta ahí, creíamos que nuestra participación se limitaba a desfilar en el carro y nada más. Pero cuando llegamos, una señora del municipio nos pidió los datos y nos dijo que todas íbamos a ser candidatas a Reina de la Uva y el Vino. Y sin más, nos subieron a un micro y nos llevaron a comer”, contó la joven.
Para entonces, el municipio ya había coronado a la reina por Caucete, Ana Belén Ibáñez, quien también empezó a participar como candidata al reinado de la Uva y el Vino. Además, el intendente Juan Elizondo anunció con bombos y platillos que, a partir de ese año, se convocaría a candidatas de todos los departamentos y no solamente a chicas cauceteras. “Pero nadie nos preguntó -dijo Jimena- porque recién nos enteramos que éramos candidatas cuando llegamos a Caucete y nos pidieron los datos de cada una”.
Las desprolijidades, según relató la joven, continuaron a lo largo de todo el año. “Me llamaban para actos escolares, nada más, y yo tenía que arreglármelas para venir desde Sarmiento, pagarme la peluquería, conseguirme la ropa y todo. Recién después de un mes, me pagaron 2.000 pesos y me dijeron que ese era el premio, pero desconozco si había algo más, porque los medios decían que el premio era mayor. Nunca pude representar a la provincia en ninguna fiesta, pese a ser Reina Nacional de la Uva y el Vino, porque nunca me llamaron. Y durante el cierre de la Fiesta Nacional del Sol, cuando compartí la noche con reinas que vinieron de otras provincias, me enteré que había sido invitada a varias provincias, pero que el municipio nunca contestó las invitaciones. La única vez que estuve a punto de viajar fue a la Fiesta del Contratista Rural en Córdoba, pero la noche anterior la señora que era la encargada de acompañarme nos dijo que se suspendía el viaje porque ella estaba enferma, cuando mi mamá ya había pedido permiso en su trabajo y todo para poder ir conmigo”, dijo enojada.
Jimena está en 4to. Año de Farmacia, con una activa vida de estudiante. “Para entregar la corona, les pedí que aunque sea me alquilen un vestido, porque a la ropa siempre la conseguí yo. Y me hacen ir hasta Caucete para eso, cuando saben que yo estoy en época de exámenes”, contó.
El municipio de Sarmiento, departamento al que la joven representó, tampoco hizo un mejor papel. “Al premio me lo entregaron hace unas pocas semanas”, dijo Jimena. Decepcionada por lo ocurrido,  Jimena reveló que se sintió usada por ambos municipios. “No pido un premio mayor, sólo que me respeten como persona. Y siento que fui maltratada y que nunca me respetaron”, concluyó.

Desilusión

La noche en que fue electa Reina Nacional de la Uva y el Vino, Jimena tuvo su primera desilusión. “Hicieron entrar a las autoridades y recién nos hicieron pasar después que terminaron de comer. Mi papá, que estaba conmigo, se enojó muchísimo. Hacía mucho frío y estábamos todas disgustadas por el maltrato”, relató.
En la elección, que se realizó de madrugada, Jimena se impuso con 15 de los 72 votos totales sobre la representante de Angaco, Erica Martínez.

Disgusto

Jimena Martínez, Reina Nacional de la Uva y el Vino 2011, no es la única enojada con el intendente de Caucete, Juan Elizondo. Esta semana se supo que entre sus propias huestes, el jefe comunal tiene varios enojos que remontar: la causa  es la designación, como asesor, de Lisandro Gutiérrez Colombo, desde la nueva gestión.
Según se conoció, en el municipio hay algunos de los que acompañan a Elizondo desde la primera hora que no están conformes con esa designación. Califican a Gutiérrez Colombo como un “recién llegado”, que poco tiene que ver con el rebaño leal al intendente. Algunos ya hicieron escuchar su descontento. Otros, por lo bajo, guardan el enojo para la primera oportunidad en que puedan hacer pesar su opinión en el Concejo Deliberante o en cualquier otro ámbito en que Elizondo necesite su apoyo.

Comentarios