jueves 16 de mayo 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Columna

Huérfanos y casi divorciados, el corazón celeste y blanco partido

De la ansiedad a la desesperación, argentinos y argentinas sin la Patria que los ampare. Un ejercicio con el Papa Francisco interpelando.

Por Redacción Tiempo de San Juan

Por Eduardo Camus

Hace unos días me desperté de un mal dormir con el teléfono vibrando por un mensaje tremendo, ¿qué valores nos unen cómo Patria?, ¿en qué estamos de acuerdo todos los argentinos? Ninguna de las dos preguntas pude responder, una semana antes hubiese repuesto, sin dudar, Malvinas pero me atragantó la general Richardson y el acto más patético de entrega soberana de un presidente desde la Guerra del Atlántico Sur.

Mi compañera compartió conmigo unas preguntas que el Papa Francisco realizó a su entrevistador: “¿estamos seguros, argentinos, que en el fondo no somos huérfanos de Patria?” “¿vos estás enamorado de tu Patria?” “¿o no crees en tu Patria?” “¿perdiste el sentido de Patria?” “¿se te murió la Patria?”.

Francisco alivia el peso de sus preguntas acercando una posible respuesta. Pensar la política, el desarrollo con el pueblo en el medio, recuperar al filósofo argentino Kusch para no confundir patriotismo con ideologías y salir un poco de la discusión partidaria.

Huérfanos de Patria solo encontramos particularidades que defender, lo común de esta crisis es presentado como lo que atenta contra lo propio. Ha pasado a ser un lugar de descarte, nadie que puede pagar una cobertura de salud va al hospital público, lo de todos se desvaloriza. Así lo bello y lo bueno que conocimos como derechos ha pasado a ser un curro. Ni la educación que ha sido emblema del crecimiento de la nación se salva. Romper los acuerdos básicos, lo mínimo que hace lo común, se conjuga en un plan siniestro de miseria planificada.

Todos los días hay nuevas y terribles noticias: 130 despedidos en el comercio de San Juan, empresas de construcción que cierran, obreros en ascuas por la obra pública puesta en duda para facilitar el recorte, Vialidad y el llanto de sus despedidos, el mismo panorama replicado en Anses, Pami, Radio Nacional, centros de referencia y Enacom. Terapia de shock sin límites y encima con infernales mosquitos que tienen plena libertad porque el mercado no los frena.

La ansiedad crece con la inflación, años así, no sabiendo cuánto va a costar la próxima compra en el almacén. El 30% de la caída del poder adquisitivo genera angustia, ya no hay por dónde ajustarse. Si Fantino y Pergolini no pueden pagar la luz, nos estamos preguntando ¿cómo puede hacer una familia en Rawson? Simplemente no se puede, no alcanza. Pero sabemos que eso es mejor que la desesperación que genera perder el trabajo. Miles de argentinos desahuciados, buscando dónde sea y cómo sea un trabajo para seguir manteniendo a su familia.

Si logran contagiarnos el individualismo, estamos perdidos. Nos quieren hacer creer que no hay lugar para lo común. Que el poliamor, viajar, buena conectividad son los deseos del siglo XXI, sin entrar en esa discusión sobre los deseos, nada de eso es posible sin trabajo.

Si no transformamos esta situación va a explotar no sólo en la salud mental de los desahuciados, sino también en las familias, en los barrios, en la sociedad. No es posible vivir riéndose del que se cae, dejando de lado al otro, mirando al costado cuando un trabajador pierde su fuente de trabajo. No hay Patria sin pueblo, ni pueblo que se pueda realizar sin lo común. La comunidad es el punto de partida, sólo en lo común hay amparo ante lo deshumanizante. Todos los que laburamos en los barrios sabemos que la vecinal, la escuela, la salita de salud, el merendero son la contención ante el flagelo de la droga y la violencia.

El pan, el techo, la educación, la salud, el encuentro, lo mínimo y, que hace a lo común, debe ser parte de los valores que nos unen. Solo con eso cubierto podemos ser realmente libres para elegir cómo vivir. Un acuerdo, con el pueblo en el centro, a partir del cual nos permita salir de la desesperación y construir la felicidad colectiva. Los indispensables valores comunes que permiten que nos pensemos como una Patria capaz de ser más justa, que nos abrace y no nos deje a la intemperie de la soledad.

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

LO QUE SE LEE AHORA
Los jubilados de ANSES no saben si cobrarán nuevamente bono en junio.

Las Más Leídas

Los jubilados de ANSES no saben si cobrarán nuevamente bono en junio.
El incierto voto de Uñac y las inesperadas consecuencias que derivarán de su decisión
¡Abrigate bien! Así estará el tiempo este jueves en San Juan
Un motociclista chocó muy fuerte contra una camioneta en Capital
Javier Milei y Eduardo Eurnekian

Te Puede Interesar