Con una ciudad vacía

Salvó a un bebé de no morir en pleno centro sanjuanino: conocé al policía detrás del milagro

Un pequeño de casi 2 años había sufrido un paro respiratorio y un policía en compañía de un chofer fueron claves para que el menor no perdiera la vida. Conocé su historia y cómo se vivieron esos instantes de pura desesperación.
martes, 15 de junio de 2021 · 15:56

Eran las 16 horas del pasado sábado cuando un bebé de un año y 10 meses dejó de respirar en pleno centro. La madre y el pequeño, llamado Isaías, transitaban por Av. Rioja entre Libertador y San Luis cuando la mujer se percató que el menor no tenía signos vitales y rápidamente contactó a los servicios médicos. Como suele ocurrir en estos casos, el protocolo de emergencia también puso en alerta al 911 y fue un policía junto al chofer de la unidad que inmediatamente se presentaron. Se trata del sargento Andrés Maximiliano Rodríguez y un hombre llamado Marcelo Villa los que se encontraron con la desesperante escena. 

"Cuando llegamos nos encontramos con la madre en plena crisis de nervios y un niño que no respiraba. Ella lo tenía en brazos y de a ratos intentaba reanimarlo. Nosotros lo primero que hicimos fue hacerle primeros auxilios, pero el niño no respondía, por eso pedimos autorización y nos fuimos al Hospital Rawson", comenzó relatando Rodríguez sobre esos minutos que fueron eternos. Mientras Villa conducía a toda velocidad por las complicadas calles del centro, el sargento seguía las instrucciones médicas que daban desde el 107. "Seguíamos haciendo los primeros auxilios, pero el niño no daba respuestas. Su mamá nos decía que antes había tenido problemas respiratorios, pero que nunca se había manifestado una crisis como esta". Y fue antes de arribar al nosocomio que el menor reaccionó y salió de ese estado de inconciencia. "Mientras mi compañero manejaba nosotros seguíamos haciendo lo que nos decían los médicos para no perder la calma y en un momento el niño el despertó", contó el policía. 

En el Rawson sabían de la situación y estaban esperando con un equipo médico la llegada del menor. "Cuando entramos los médicos lo atendieron y nos quedamos un rato a esperar alguna novedad. Después salió personal del hospital y nos dijo que el niño estaba estable, y de ahí no supimos más nada de la madre y del niño, solo nos dijeron que se llamaba Isaías", sostuvo el funcionario que igualmente se marcó con la satisfacción de haber cumplido con su deber. 

Es vital remarcar que en estas emergencias médicas hay que tratar de conservar la calma para poder seguir las directivas del 107 donde hay médicos capacitados en urgencia. Y otro factor a destacar fueron las capacitaciones que recibieron los funcionarios que supieron seguir el protocolo y el trabajo conjunto con el 107. "En estos tiempos de pandemia el personal del 107 es muy solicitado, por eso muchas veces llegamos nosotros primero, pero siempre vamos siguiendo las directivas que nos dan por teléfono", finalizó el policía que tiene 42 años y es padre de cuatro chicos. 

 

Comentarios