Lucha contra el Cáncer de Mama

Belén Coria, la mujer que superó el cáncer de mama y le dio un giro inesperado a su vida

Fue diagnosticada cuando tenía 36 años. Siete años después siente la necesidad de transmitir lo que le pasó desde una óptica más positiva, sin romantizar lo vivido, pero haciendo hincapié en la importancia de no dejarse estar.
domingo, 17 de octubre de 2021 · 10:26

“Me hice un autoexamen y noté un bulto pequeño. Fui a hacerme un control y tuve la mala suerte de ser mal diagnosticada, ya que la médica me dijo que no era nada preocupante”, contó Belén, mientras espera que Lucía, su hija de 3 años sale de una consulta médica. Lo que no era nada, en cinco meses había duplicado su tamaño: “Pagué los costos de los meses de demora”. Así empezó una odisea en la vida de Belén Coria, una joven mujer que luchó y ganó la batalla contra el cáncer de mama. Esta artista plástica se confesó en Tiempo de San Juan y alentó a las sanjuaninas a realizarse autocontroles en forma periódica. Su historia. 

En ese período de tiempo, el pequeño bulto aumentó considerablemente de tamaño y tras hacerse algunos estudios le diagnosticaron cáncer de mama. La enfermedad estaba tan avanzada que debía intervenirse quirúrgicamente de inmediato. Belén recordó que cuando le dieron el diagnóstico se le paralizó el mundo, sin tomar dimensión de lo que sucedía en realidad, al punto de ir a trabajar como si nada hubiera pasado, pero con la cabeza en otro lado. “No caí hasta el día que me hicieron la mastectomía radical de la mama derecha, pero creo que tomas real dimensión con la quimioterapia. Ahí es cuando te sentís mal, te ves mal, demacrada. Ahí me cayó la ficha”, relató. 

Cuando fue diagnosticada, Belén tomó la decisión de hablar con Juan Cruz, su hijo, que en ese momento tenía cinco años, para explicarle lo que le estaba sucediendo; pero no encontró la fortaleza para decírselo a sus padres, quienes la acompañaron, al igual que el resto de su familia y amistades, todos pilares que le permitieron salir adelante.

Luego de 16 sesiones de quimioterapia y 18 tratamientos de drogas monoclonales específicas, Belén culminó con el monitoreo permanente, y pese a los buenos pronósticos fue miedo lo que sintió. Es convivió y conoció durante las sesiones de quimioterapia a otras mujeres que eran reincidentes en la enfermedad. Este temor que hasta el día de hoy está presente.

Debido al avance de la enfermedad, a Belén le extirparon ambas mamas, una en donde se encontraba el tumor, y la otra de manera preventiva. Dos años después de culminar con los tratamientos viajó a Buenos Aires para comenzar con la reconstrucción mamaria.

La sorpresa que le dio un giro radical a su vida llegó casi cuatro años después del diagnóstico. Belén estaba embarazada. “Nunca entendimos que pasó, ya que estaba en una menopausia química inducida y me enteré del embarazo cuando tenía 5 meses de gestación. Durante el resto del embarazo estuve siempre monitoreada, porque mi cáncer fue de origen hormonal”, afirma, resaltando que la llegada de Lucía fue llamativa pero más que bienvenida.

 

Hoy Belén acompaña a otras mujeres que están pasando por la situación que ella vivió, tratando de transmitir la parte positiva que vivió de la enfermedad, pero sin romantizarla. Reconoce que fue triste, que el diagnóstico enoja mucho y hasta que es difícil procesarlo, pero en vez de encerrarse y que la enfermedad le pasara por encima, buscó otra forma de canalizarlo.

Dejó su trabajo que tenía que ver con el área administrativa para volcarse de lleno a la pintura. “Decidí que lo que me había pasado debía ser un clic y no iba a dedicarle el resto de mi vida a algo que no me hiciera feliz. El cáncer fue un despertar en ese sentido, porque permitió redescubrirme”, cerró. 

La atención pública, un servicio en pos del bienestar emocional para quienes son diagnosticadas

En el Hospital Marcial Quiroga funciona la Unidad de Mama, que cuenta con profesionales de distintas disciplinas que trabajan en la detección, prevención, contención y tratamiento de la enfermedad, pero donde además realizan la cirugía oncoplástica, comúnmente conocida como reconstrucción mamaria.

Esta cirugía consiste en la colocación de un expansor o una prótesis, según cada caso. El expansor es una prótesis desinflada que se coloca para estirar la piel y cada 15 a 20 días se va llenando con solución fisiológica hasta obtener el volumen que se busca para colocar la prótesis.

La intervención puede realizarse manera inmediata, una vez realizada la cirugía oncológica, o diferida, es decir, cuando pasa un tiempo de la extirpación de la glándula mamaria, comentó el Dr. Raúl Márquez, quien supo formar parte de la Unidad de Mama en los inicios de la misma.

Actualmente en la unidad, dirigida por la doctora Natalia Quinteros, el 20% de las cirugías que realizan son mastectomías, y la mitad de esos casos tiene la reconstrucción mamaria en el momento, debido a las condiciones clínicas o del tumor, aunque la prioridad de los profesionales es conservar la mayor parte de la mama, para evitar entre otras cosas, el impacto psicológico que genera.

Pasar por esta enfermedad puede ser muy caótico para la mente de la mujer, ya que no solo debe lidiar con el cáncer y todo lo que conlleva, sino que además la idea de un cambio físico permanente lleva a sentir inseguridad del cuerpo, incomodidad e incluso depresión, por lo que la reconstrucción mamaria es fundamental para el bienestar emocional.

Años tras año, desde el Ministerio de Salud Pública se hace hincapié en el control anual para una detección temprana de la enfermedad, ya que dejarse estar puede tener consecuencias irreversibles. Desde el área de Perinatología de Materno Infancia del ministerio, su jefa, la doctora Carmen Rojo, afirma que por año en la provincia un promedio de 99 mujeres fallece a causa de esta enfermedad.  

Para evitar ese triste desenlace, el control es fundamental. Es por eso que este año, tras el impacto de la pandemia, se apuesta fuertemente a los chequeos y estudios, más que nada en aquellas mujeres que tanto el 2020 como este año no hicieron la consulta médica. Por eso, desde el 19 al 22 de octubre se ubicará un tráiler en horario de mañana en Ignacio de la Roza, entre Las Heras y España, para que quien lo desee se pueda acercar y asesorarse.

Además, se han previsto otras actividades, como reconocimiento a profesionales que trabajan en el área, entrega de mamógrafos en centros de salud de Albardón, San Martín y Caucete, entre otras.

Comentarios