Informe

Cuáles son los miedos y las revelaciones de los sanjuaninos en plena pandemia

Acompañantes espirituales contaron qué les trasmiten los fieles en estos momentos de incertidumbre. ¿Un renacer espiritual?
lunes, 31 de agosto de 2020 · 13:36

Miedo. Incertidumbre. Gente más cerca de su familia. Solidaridad. Lazos que se quieren revitalizar y decisiones que se toman. Todo este combo de emociones y sentimientos humanos -más humanos que nunca- son con los que conviven sacerdotes y pastores, los hombres a los que llegan los sanjuaninos de fe a confesarles cómo atraviesan esta pandemia. 

El padre Rodrigo Robles, de la parroquia Santos Cosme y Damián, ubicada en Rawson, contó que la tarea se centra en escuchar a los fieles pero también en hacer porque hay incontables familias que la están pasando mal, que no pueden poner un plato de comida en la mesa y necesitan de la mano de la solidaridad para pasar este momento. Según el sacerdote, la gente busca un acercamiento espiritual, busca estar en paz en momentos dónde reina la incertidumbre. "En el medio de la incertidumbre hay esperanza, no se trata de proyectos ni de expectativas sino de encontrar la esperanza en Jesús. La gente pregunta si es el final de los tiempos, si es el fin de la humanidad. Piden un aliento en el medio del caos, buscan la paz interior y los por qué de este mundo en el que nos toca vivir", relató el sacerdote. 

Mucha gente que no iba a la iglesia desde hacía mucho tiempo decidió volver a los templos en busca de respuestas. Cuando se levantó por unos meses la cuarentena estricta, el padre Robles indicó que hubo una avalancha de gente dispuesta a colaborar con las distintas actividades de la iglesia, incluidas las tareas solidarias que llevan adelante. "Hay mucha gente que la está pasando mal, personas que vienen a pedir la comida. Tenemos el caso de empleadas domésticas que se quedaron desempleadas, de trabajadores informales que no tienen como alimentar a los hijos. Hay muchos voluntarios asistiendo estas necesidades que se multiplican", explicó. 

Como se limitó al máximo el contacto en estos días de cuarentena estricta, Robles dijo que la tecnología vino a acortar distancias. Se armaron grupos de WhatsApp que están activos las 24 horas y se trasmiten en Facebook las adoraciones eucarísticas. 

El padre Rómulo Cámpora, párroco de Iglesia, relató su experiencia en un departamento alejado de San Juan. "La gente tiene necesidad de escuchar la palabra de Dios. Mucha gente se reconcilió con la familia, valora más la familia, la fe, la salud y están más atentos con los mayores o con los hijos. La gente está valorando mucho el trabajo, la familia. Pero lo que más quiero destacar es el despertar de la solidaridad en muchísimos corazones", indicó. 

Fue todo un desafío poder llegar con las donaciones a las localidades alejadas de Iglesia. Se hicieron 580 asistencias a vecinos de Colangüil, Angualasto, Malimán, Colola, Los Coloraditos, Zonda, Maipirinqui y El Tambillo. Se hace complicado llegar a algunas de estas zonas debido a los caminos pero se logró según dijo Cámpora. "Hay mucha necesidad, hay mucha gente que se quedó sin trabajo. A esto se le suma que en las zonas más alejadas los vecinos tienen lazos estrechos así que ha sido muy difícil para ellos estar sin compartir el mate ni un abrazo o palabra de aliento. 

Nada más cercano a la humanidad que el miedo. Y en pandemia hay mucho temor. "La gente no tiene tanto miedo por la pandemia sino más miedo le tiene a la soledad, a los remordimientos. Al estar en muchos casos solos consigo mismos, se replantean muchas cosas de sus vidas", reflexionó. 

Para poder llegar con la palabra, el sacerdote realiza misas que se transmiten por cadena en las tres radios departamentales. "Nunca he mandado tantos audios de WhatsApp como ahora, la gente recurre para que mediemos en problemas familiares. Es un constante apoyo espiritual", añadió. 

El pastor Carlos Lira fue otro de los guías espirituales que contó cómo vive estos momentos de pandemia. "Se han potenciado los temores, a lo económico, a enfrentar situaciones, esta pandemia puso en jaque a la humanidad. Mucha gente empezó a convivir plenamente con su familia ahora y esto implica un aprendizaje. Este momento ha llevado a tomar decisiones, a poner a prueba el interior, a pensar en el comienzo de cosas nuevas y el adiós a lo que no funcionó", relató el pastor. 

Para Carlos, la pandemia potenció la toma de decisiones y también puso de relieve miedos, como el miedo a la muerte y al futuro. Ante la incertidumbre, nace el temor y en muchos casos estos temores se pueden dominar mejor con una agenda llena de actividades, pero ante el encuentro con uno mismo no se le puede esquivar a lo que dice la mente y el corazón. 

"Después de la crisis, ¿seguiremos con este sistema económico de injusticia social y de desprecio por el cuidado del ambiente, de la creación, de la casa común?", publicó el Papa Francisco en su cuenta de Twitter. La pregunta es qué seremos después de la pandemia. Otro misterio de la pandemia. 

Más de

Comentarios

Otras Noticias