Personaje

La periodista sanjuanina que enamoró en la tele renunció en busca de nuevos desafíos

Carolina Muñoz dejó Canal 8 después de 18 años de estar frente a las cámaras. Cómo empezó y una anécdota con su marido Marcelo Yacante que marcó su destino.
jueves, 27 de febrero de 2020 · 13:02

A los 16 años contó en un almuerzo familiar que quería ser periodista. Su padre le dijo que tenía que ser la mejor, como Marcelo Yacante, que en ese momento estaba en el noticiero de la televisión. Ocho años después la protagonista de esta anécdota se casó con el hombre de las bonitas tardes y se convirtió en la cara del noticiero de otro canal. Carolina Muñoz eligió describir este suceso de su vida como un testimonio de la fuerza del destino. La periodista anunció recientemente que dejaba la conducción del noticiero de Canal 8 para afrontar nuevos desafíos en su vida. 

Sus inicios 

En la familia de Carolina no hay periodistas. Tiene dos hermanos mayores que trabajan en otros rubros, su papá es diseñador gráfico y su madre es abogada. A los 15 años mientras cursaba la secundaria en la escuela Normal Sarmiento se dio cuenta que le gustaba investigar y escribir sobre temas como la Dictadura. Su profesora de Literatura, Eva Miranda, le dijo que le escribiera una carta a Rodolfo Walsh. Esta tarea extracurricular la enamoró y la llevó a indagar más sobre el tema. Además, junto a un grupo de compañeros, resucitó el diario escolar “Palabras Libres”.

Fue después de estas experiencias cuando decidió estudiar periodismo. “Un día estábamos con mi papá almorzando en la casa de mi abuela, en ese momento le conté que quería ser periodista. Estaba la tele prendida y él me dijo: -¿Vos querés ser periodista? Tenés que ser como él –señalando en la tele a Marcelo Yacante-. En ese momento me aconsejó que apostara a dar lo mejor. Lo cuento porque me parece muy representativo de la fuerza del destino”, relató con lujo de detalles la periodista. 

A lo largo de su carrera periodística siempre le gustó cubrir temas judiciales. La influencia de su madre abogada fue clave. Durante años iba a buscarla a Tribunales. Allí conoció a muchos funcionarios judiciales que después terminaron siendo fuentes de consulta para la televisión. 

La carrera y el amor

Mientras estudiaba en la facultad, dio sus primeros pasos en los medios. Arrancó en un programa de radio, luego las ofertas laborales la llevaron a la televisión, medio que nunca dejó hasta ahora. Lo primero que hizo fue la producción del programa Pecados Capitales. “Me mandaron a hacer una encuesta, gustó y yo también me sentí cómoda. Al tiempo cerró ProImagen, nos convocaron a Supercanal, que era del mismo grupo que Canal 8 por eso las prácticas las hicimos en Canal 8. Siempre me gustó la gráfica pero el destino me llevó por otro camino”, narró Carolina. 

Así fue construyendo su carrera y en ese paso a paso lo conoció a Marcelo Yacante, el hombre con el que se casó y armó una familia. ¿Cómo se conocieron? “Conocí a mi marido en la toma de rehenes en Tribunales. Tenía que ser así. Él estaba con los brazos cruzados, trabajaba en radio La Voz y en el noti, le llamó la atención que no me quedara quieta”, respondió. Al poco tiempo, le llegó una invitación de Yacante. Era para tomar un café. Carolina imaginaba que el café era para ofrecerle un trabajo. “Fui muy ingenua. Lo entendí por una cuestión periodística pero en el primer café parecía que nos conocíamos de toda la vida”, agregó. 

Carolina tiene dos hijos: Martina, de 15 años y Santiago, el menor. Aún son chicos para definirse, pero Caro le ve a Martina muchas cualidades en el desarrollo audiovisual, en realización de videos. La ve estudiando cine o alguna carrera vinculada. Santi relata partidos como hobby. 

Muchos periodistas le cierran la persiana a establecer una relación de pareja con un colega, pero para Carolina siempre fue una ventaja. “Hablás el mismo idioma, el periodista se lleva a la casa el debate de temas, pensar en estar acompañado por alguien que no sabe lo que pasa en el mundo es complicado. Era muy enriquecedor compartir con Marcelo, aunque tuviéramos puntos de vista distintos sobre los abordajes”, opinó.

Mientras Carolina estaba haciendo el noticiero en el cable, le ofrecieron el noticiero en el 8. Para ella, fue un salto importante, “fue llegar adonde quería llegar”. A Caro no siempre le encantó el estudio, le gustaba mucho la calle, tener contacto con la gente. En menos de una hora de café, al menos quince personas se acercaron a la periodista para saludarla.  

Además de su trabajar en Canal 8, en el medio tuvo otro desafío que encarar en la Fiesta Nacional del Sol. Fue miembro de la Comisión de Reinas y luego se convirtió en la presidenta. Su paso por allí le dejó conocer por dentro el otro lado. “Siempre digo que la gente a veces subestima pero es un trabajo con una enorme responsabilidad. Nosotros más allá de lo que se veía de afuera, hacíamos un trabajo muy fuerte con las chicas de los departamentos, cada charla tenía su razón de ser, desde violencia de género, educación sexual.  Coseché amigas de mi alma y profesionalmente empezar a defender la posición de un trabajo que quizá no está tan bien visto, por ahí la gente es muy reduccionista, se queda con la estética pero sentís que podés ser útil y ayudar”, analizó. 

El 19 de enero del 2017, tuvo que afrontar la muerte de su compañero de vida. Marcelo Yacante era un colega muy querido, que tuvo una sólida carrera en los medios de comunicación. Tuvo que sacar fuerzas y como una leona siguió con entereza. Es en este punto donde la anécdota del destino cobra mayor significado. 

Después de pensarlo mucho, decidió dar un paso al costado y dejar su trabajo en Canal 8. Renunció en busca de nuevos desafíos. ¿Le cierra las puertas a los medios? “No está para nada definido, no estaría en condiciones. Justo ayer estuve hablando de los sueños, que toda la vida había querido ser periodista y me preguntó mi hijo por qué me iba del canal si era mi sueño. Me lo dijo con una mirada que no entendía muy bien el por qué renunciar a los sueños. Le respondí que tenía razón, ese era mi sueño, pude concretarlo, hice lo quería hacer y ahora voy en busca de nuevos”. 

Caro en frases
“Si no sos equipo, sos competencia.  Recuerdo que me sentía muy bien cuando arranqué y los que sabían compartían la experiencia desde el lugar de la humildad”. 
“No tengo en general grandes amigos periodistas pero tengo mucha afinidad con muchos, sólo tengo un gran amigo. Camino con la frente en alto porque puede haber habido diferencias, pero nunca he actuado de mala leche para perjudicar al otro. He tratado a lo largo de estos años de compartir”. 
“Siento que he capitalizado estos años de periodismo, me han enriquecido mucho. Uno no pierde el nexo con la gente, de ser crítica de la realidad. El desafío no pasa por lo laboral específicamente, sino que lo laboral me permita buscar esa felicidad”.
“Creo en Dios, tengo esa sensación de protección permanente, hasta cuando iba a salir al aire me encomendaba”. 
 

Comentarios