Salud

Se realizó una terapia súper novedosa para casos de epilepsia extrema en San Juan

Se hizo en el hospital Rawson. El paciente fue un adolescente, desde que lo intervinieron no ha tenido nuevas crisis. La terapia sirve para otras enfermedades.
jueves, 12 de enero de 2017 · 20:55
Entre el 15 y 20 de diciembre pasados se realizó en el hospital Rawson el primer procedimiento simultáneo para tratamiento de la Epilepsia y la Agresividad en la Provincia. Este tipo de procedimientos pertenece a una subespecialidad de la Neurocirugía denominada funcional y está destinado al tratamiento de patologías refractarias o resistentes al tratamiento farmacológico o quirúrgico convencional, por ejemplo enfermedad de Parkinson, epilepsia, trastornos psiquiátricos, dolores invalidantes y espasticidad.

En este caso, se realizó esta terapia funcional sobre un adolescente portador de epilepsia de larga data, resistente a todo tipo de drogas y combinaciones de las mismas, con muchísimas crisis diarias y además un cuadro psiquiátrico de agresividad incontrolable con medicación, lo que hacía sumamente dificultoso su control y manejo por parte de la familia y cuidadores.

El procedimiento consistió en dos intervenciones en un lapso de cinco días. En la primera cirugía se efectuó una hipotalamotomía esterotáxica por radiofrecuencia, alcanzando estructuras cerebrales profundas involucradas en la conducta a través de navegación guiada por fusión de imágenes y neurofisiología.

En este mismo procedimiento se implantan electrodos en la superficie del cerebro, en ambos hemisferios, para el registro de la actividad eléctrica cerebral continua y simultánea, con filmación permanente del paciente (videoelectroencefalografía). Esta técnica se efectuó durante tres días en la habitación con el paciente despierto. Gracias a ello se detectó el origen del foco eléctrico cerebral desencadenante de las crisis ubicado en lóbulo frontal derecho, a partir del cual, a través de una estructura llamada cuerpo calloso, se activaban estructuras del hemisferio opuesto.

Luego del trabajo en el laboratorio de bioingeniería de la UNSJ, se procesaron analíticamente las imágenes morfológicas y eléctricas cerebrales, fusionando ambas modalidades y permitiéndole al cirujano conocer certeramente el origen de la epilepsia y sus vías de propagación. Con esto en claro, se efectuó la segunda intervención: un procedimiento microquirúrgico denominado lobectomía frontal parcial y callosotomía, destinado a extirpar el origen de la epilepsia y reforzar el tratamiento psicoquirúrgico de la agresividad.

Tres semanas después, los resultados han sido altamente satisfactorios, sin ocurrencia de nuevas crisis epilépticas y con un cambio evidente y objetivo en la conducta y personalidad del paciente con respecto a la agresividad incontrolable previa.

 
El equipo médico que intervino
 
El equipo que intervino fue la directora Beatriz Salanitro y Sergio Rueda; el Servicio de Neurología y Neurofisiología del Hospital Notti y Neuromed Mendoza; Servicios de Diagnóstico por imágenes de CIMAC y del hospital Rawson los médicos Eduardo Orellano, Silvina Alé y Javier Garcés; del centro de Neurorehabilitación Abril Lucía De La Vega; el gabinete de Tecnología Médica GATEME; Bioingeniería de la Universidad Nacional de San Juan, bioingenieros Juan Pablo Graffigna y Natalia López; Servicio de Anestesia e Instrumentación Quirúrgica del hospital Rawson Diego Lanciani y residentes; Fundación Cenit, Fabián Piedimonte; Servicio de Neurocirugía del Hospital Rawson, jefe Nelson Campero y Pablo Barceló, Facundo Ortiz y residentes integrantes del equipo quirúrgico, Matías Estrada, Juan Yodice, Erick Valdez y Mauro Medina. El coordinador de equipo fue el doctor Ricardo Berjano.

Comentarios