RELEVAMIENTO

El preservativo no es para todos

El 1 de diciembre se conmemoró el Día Mundial de la Lucha contra el SIDA. El gobierno nacional implementó la distribución gratuita y masiva de preservativos para prevenir la enfermedad, pero en 4 de 5 centros de salud su llegada no es masiva a la gente.
domingo, 04 de diciembre de 2011 · 11:03

Por Gustavo Martínez
gmartinezpuga@tiempodesanjuan.com
La decisión del gobierno nacional es que los preservativos tienen que estar a disposición de la gente en todos los centros de salud públicos, a través de fuentes, bandejas o dispenser, de manera que conseguirlos resulte fácil y sin ningún tipo de limitaciones físicas ni morales. Como el jueves último se conmemoró el Día Mundial de la Lucha contra el Sida, Tiempo de San Juan hizo un relevamiento en los centros de salud públicos en los que se proveen los profilácticos y se comprobó que en cuatro de los cinco visitados los preservativos no están al alcance de la mano como se pretende oficialmente.

El único lugar en el que los preservativos se exhibían en un dispenser y en forma correcta, con un pequeño instructivo de cómo usarlos y en el que estaban disponibles para la gente en cantidad y sin tener que pedirlo a un empleado, lo cual termina limitando a mucha gente por cuestiones de prejuicio, es en el Centro de Salud Emilio Galdeano, ubicado en el asentamiento Pedro Echagüe, departamento Santa Lucía.

Sin embargo, ese es un lugar semi rural alejado de los centros urbanos.
“Es más efectivo el dispenser porque la gente saca los preservativos sin tener que pedirlos. Acá se reponen cada dos días y sacan más cuando tenemos atención médica para adultos, que son tres veces a la semana”, informó Cinthia Paola Ludueña, médica clínica de ese centro de salud que funciona en la Unión Vecinal Colonia Gutiérrez.

Pero este lugar fue la excepción en el relevamiento que arrancó por el hospital Marcial Quiroga, el segundo más concurrido después del hospital Rawson. Allí, en el hall de entrada del nosocomio ubicado en Rivadavia, hay un dispenser torcido, casi arrancado a la fuerza, y sin un solo preservativo. Arriba tiene un cartel grande impreso en computadora que indica dónde realizarse los exámenes gratuitos del VIH.

Frente al dispenser está la oficina administrativa de la entrada al Marcial Quiroga, en la que tampoco hay alguna fuente o bandeja con preservativos para la gente. De ahí en más, todas las otras salas de atención en las que puede haber preservativos requieren de una firme voluntad para llegar hasta ellas, golpear la puerta y solicitarlos. Lo que en la práctica traba la iniciativa oficial.

Una situación muy parecida se da en el principal centro de salud público de la provincia, el hospital Guillermo Rawson. Allí tampoco hay preservativos al alcance de la mano de la gente. En primer lugar, en el servicio de Urgencia, el más concurrido, el dispenser fue reemplazado por dos relojes digitales con el que controlan la entrada y salida de los empleados. De ahí, quien requiera preservativos gratuitos es derivado a la Maternidad –a 400 metros, donde no saben de este sistema- y a la Farmacia. Para esta última hay que caminar unos 200 metros desde Urgencia y trasladarse desde General Paz y Estados Unidos a General Paz y avenida Rawson.

Allí está, a un costado, en un lugar no muy visible, el único dispenser a la vista de todo el hospital Rawson. Pero no solo que no tenía preservativos, sino que la gente lo usa de papelero. En la sección Farmacia, las empleadas informaron que no tenían preservativos desde hace dos semanas. Dicen que les dejan una caja con 140 unidades y les dura mediodía. De allí derivan a Infectología, ubicada por un pasillo en el consultorio 27. Tampoco ahí hay dispenser ni fuentes con preservativos, solo un cartel que informa sobre los exámenes del SIDA. Estos son los principales lugares donde se trata esta enfermedad en la provincia.

Ante la consulta de dónde conseguir preservativos en el Rawson, los empleados también derivan a Consultorios Externos, en la parte vieja, donde funciona el Plan Mujer y Ginecología en los consultorios 20 y 21. Pero allí tampoco hay preservativos al alcance de la mano, solo afiches informativos. “Antes había un dispenser, pero cuando trasladaron el programa del SIDA a otro sector del hospital se lo llevaron.

Acá tenemos disponibles preservativos y los entregamos a la gente en el pasillo en forma personal”, explicó Cármen Bustelo, representante del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable.

Una situación similar se da en el Centro de Adiestramiento René Favaloro, conocido como la rotonda, en Rawson. Allí hay un dispenser para preservativos prolijamente instalado en la puerta de entrada al centro de salud más importante de ese departamento. Pero está vacío. Ante la consulta periodística, uno de los agentes sanitarios sacó preservativos de una de las cajas apiladas y rellenó el dispenser:

“Ponemos de a poco porque la gente los saca y se los da a los niños para que jueguen. Ahora tenemos, desde hace una semana, pero estuvimos unos 30 días sin preservativos. Acá los entregamos personalmente, generalmente son más las mujeres las que los piden”, comentó uno de los empleados.

La situación es peor en el centro de salud Di Stéfano, ubicado en el Barrio La Estación. Allí no hay preservativos a la vista. Y el único afiche que habla del sida está pegado en un pasillo cerca de la puerta de la farmacia. Desde esa dependencia informaron que “el dispenser duró menos de una semana. Se lo robaron. Estaba ahí –donde ahora está el cartel indicador del matafuego-“, explicó la empleada. Dice que tienen preservativos disponibles, pero lo suministran si lo piden. Y lo exhiben en un recipiente casero en el que inscribieron con marcador la palabra “preservativos”.

“Está probado que el preservativo previene enfermedades sexuales, es el más efectivo para prevenir el VIH SIDA y es el método más seguro de prevención si es usado correctamente. Se proveen desde dos programas, el provincial del SIDA y desde el Programa de Salud Sexual”, explicó Claudia Noriega, responsable de la sección Salud Sexual y Reproductiva del ministerio de Salud.

Además de los centros de salud públicos revelados, el estado provincial y nacional proveen de profilácticos a los centros de salud de Las Margaritas (Villa del Carril), Villa Marini (Santa Lucía), en el barrio San Justo (Rivadavia), en Santa Rosa y La Chimbera (25 de Mayo), en la Costanera Norte (Chimbas), en el hospital de Valle Fértil y en el de Barreal, en Calingasta.

Claves para el uso

1-Revisar la fecha de vencimiento. Y es importante conservarlo en lugares confiables, sin exposición al calor, al sol o al contacto con el calor del cuerpo, como en las billeteras.
2-Controlar que, al apretar el envase, conserve una especie de líquido esponjoso. De lo contrario, puede estar mal conservado.
3-Abrirlo por la parte superior. Y nunca usar los dientes o elementos cortantes.
4-Asegurarse que el pene este bien erecto a la hora de colocarlo. Se debe apretar la punta para sacar el aire antes de apoyarlo en el pene duro. Y desenrollarlo hasta la base del pene.
5-No usar vaselina, aceite o crema de manos. Eso estropea el preservativo. Hay que usar lubricantes “al agua” que se consiguen en farmacias.
6-Después de la eyaculación retirarlo con el pene todavía duro. Se debe tener cuidado de no derramar semen.
7-Se debe usar un preservativo por cada penetración. Luego se debe sacar, atar con un nudo y tirar al recipiente de la basura.

Comentarios