viernes 12 de abril 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Historias

Cheerleader en San Juan, un equipo pionero en fuerza, resistencia y espíritu de grupo

Alrededor de 150 deportistas practican a nivel local esta disciplina asociada a las porristas americanas que alientan a sus equipos y entretienen al público. La academia local es la segunda que abrió en el país. Hoy hay más de 50 en la Argentina.

Por Cecilia Corradetti

Cuando prácticamente no existía en el país la disciplina Cheerleader, que en el idioma español hace referencia a la actividad que desarrollan porristas y animadores, Elsa Silvana Alaniz y Marcelo Leiva, ambos profesores de Educación Física, no dudaron en investigar y proyectar instaurarlo en San Juan. En gran medida, según señalan a Tiempo de San Juan, pensaban en la importancia de brindar una actividad inclusiva, lejos de todo tipo de discriminación y que abarcara distintos cuerpos, habilidades y capacidades.

Corría 2008 y en el país solo funcionaba un solo equipo en el Club Instituto de Córdoba. “Fuimos segundos en crear cheerleader en la Argentina y lo digo con orgullo. Hoy la disciplina creció muchísimo y lo podemos comprobar en los distintos torneos a los que concurrimos año tras año”, sostiene Marcelo Leiva desde el gimnasio de General Paz Este 2453 de Santa Lucía.

Fuerza, destreza, coordinación. El equipo de San Juan es pionero en cheerleader.jpg
Fuerza, destreza, coordinación. El equipo de San Juan es pionero en cheerleader.

Fuerza, destreza, coordinación. El equipo de San Juan es pionero en cheerleader.

“Empezamos y aprendimos de cero y somos entrenadores. Ser entrenador implica una gran responsabilidad que, incluso, nos impidió practicarlo, ya que debemos estar atentos a cada movimiento de los equipos”, agrega.

En Estados Unidos, las porristas, cuya actividad está más asociada a las mujeres, realizan una animación a su equipo (de béisbol, fútbol americano, etc) como forma de estímulo, entretener o competir. El deporte nació de ese modo, aunque luego pasó a ser un deporte en sí mismo. “Las universidades americanas comenzaron a juntarse y hacer competencias entre ellas, de manera que eso dio origen a los clubes privados”, aclara Leiva.

Confianza en el otro y espíritu de grupo, algunas de las principales consignas de cheerleader.jpg
Confianza en el otro y espíritu de grupo, algunas de las principales consignas de cheerleader.

Confianza en el otro y espíritu de grupo, algunas de las principales consignas de cheerleader.

Hoy está reconocido como tal y, prácticamente, al menos en toda Latinoamérica, no se animan a los equipos sino que se trata de un deporte propiamente dicho vinculado con actividad física intensa que combina saltos, elevaciones, gimnasia y pirámides.

“Consiste en una serie de ejercicios obligatorios por nivel que deben concretarse en un tiempo determinado de 2,30 minutos. Y, precisamente bajo esa premisa competimos a nivel nacional e internacional a través de la federación Corecheer.

Entrenamientos y actividades mixtas e integradoras.jpg
Entrenamientos y actividades mixtas e integradoras.

Entrenamientos y actividades mixtas e integradoras.

El gimnasio en cuestión trabaja con niños desde los 3 años de edad y no hay límites. El mayor deportista de esta actividad en San Juan tiene 36 años. “Hay equipos con integrantes de más de 40 años; el límite se lo pone cada uno”, aclara Leiva, para relatar su satisfacción por haber logrado en numerosas ocasiones los primeros puestos.

“Todos los años tenemos alegrías muy grandes, como en 2023 en Córdoba, cuando trajimos a los campeones nacionales, un subcampeón y un campeón de campeones”, relata.

Los gestos también forman parte del show.jpg
Los gestos también forman parte del show.

Los gestos también forman parte del show.

La disciplina crece a pasos agigantados conforme van pasando los años. Hoy, medio centenar de equipos se cruzan en distintas competencias. San Juan, reiteró el entrenador, siempre alcanza podios.

“Estamos haciendo un muy buen trabajo y eso nos llena de satisfacción porque volcamos mucho esfuerzo en esto. Nunca nos quedamos de brazos cruzados y el hecho de participar de eventos nos permite crecer, competir y mostrar nuestro nivel, que está entre los mejores”, destaca.

Chile, de cuyos referentes aprendieron muchísimo debido a su elevado nivel competitivo, es una plaza frecuente y un lugar de referencia.“Tienen alrededor de 600 o 700 equipos”, advierte, para recordar que tanto Elsa, su esposa, como él realizaban en sus inicios gimnasia aeróbica y deportiva en forma paralela con la actividad en establecimientos educativos.

Fue a partir de un viaje a Córdoba cuando, de a poco, comenzaron a involucrarse con el mundo “porrista”, como lo suelen llamar. Allí surgió, precisamente, y luego de un caso de discriminación, la posibilidad de aprender esta práctica.

“Fue un antes y un después, aunque todo se dio de a poco. Lo que más nos entusiasmó siempre fue el hecho de incluir a todo el mundo. En esto nadie queda afuera, todos tienen habilidades para distintos puestos. Creo que no hay mayor alegría que abrirle la puerta a todo aquel que desea participar y destacarse”, señala.

Un equipo de cheerleader debe ser integrador. Los entrenadores aseguran que todos los roles son importantes.jpg
Un equipo de cheerleader debe ser integrador. Los entrenadores aseguran que todos los roles son importantes.

Un equipo de cheerleader debe ser integrador. Los entrenadores aseguran que todos los roles son importantes.

Respecto de golpes o accidentes que puedan producirse, asegura que los riesgos son mínimos debido a que el deporte es técnico.

“Una vez que se obtiene la técnica uno se aleja de los accidentes”, destaca, más allá de que el piso del gimnasio es de alta densidad y, de ese modo, absorbe el impacto. Además, el piso está cubierto de madera que abajo posee resortes, de manera de amortiguar.

El hecho de haberse convertido en referentes en San Juan y una vasta zona hizo que el grupo se fuera incrementando. Hoy posee 12 categorías y una matrícula de alrededor de 150 deportistas.

Leiva insistió en la inclusión que siempre “abre puertas” y confiesa que su mayor deseo, y también desafío, es armar un equipo con niños que presentan alguna discapacidad.

Mientras tanto, Elsa y Marcelo continúan volcando su esfuerzo en la misma línea, aprendiendo, capacitándose en técnicas y reglamentos y participando de los eventos que siempre enriquecen.

“Todos los años convocamos entrenadores chilenos para seguir sumando y eso es clave para crecer. Ellos nos han enseñado todo lo que sabemos”, reflexiona.

Cheerleader representa para quienes concurren a las clases algo mucho más que un mero deporte. “Refuerza la personalidad, brinda seguridad, coordinación, disciplina y destreza. Sin embargo, hay algo que trasciende, los vínculos que se forman aquí. Las amistades que se generan en esta actividad son para toda la vida y nos llena de orgullo saber que muchos grupos se siguen juntando a pesar de los años”, concluye el entrenador, para asegurar que numerosos chicos con timidez han dado grandes pasos a partir de integrar un equipo de cheerleader.

Finalizó: “Por todo esto, sería ideal que esta actividad se dicte en las escuelas. Es un gran complemento. Desde nuestro lugar seguiremos luchando para eso”.

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

LO QUE SE LEE AHORA
en un mes, denunciaron mas de 300 medicos sanjuaninos por cobrar plus al recibir osp

Las Más Leídas

Estos son los participantes de Gran Hermano San Juan: ¿ya elegiste a tu favorito?
¿Hasta cuándo durará el frío en San Juan? Un especialista respondió video
Un músico de Omega, en grave estado: piden cadenas de oración por su salud
Imagen ilustrativa
Un reconocido ciclista sanjuanino, protagonista de un violento choque en Capital

Te Puede Interesar